TusTextos.com

Miedo Humano

Si en este mundo existe una puerta para acceder al más allá, sin duda alguna estaría en estos pasillos. El miedo en este lugar puede tener varias formas, y es el más humano de todos los miedos; aquí la obscuridad no tiene la más mínima importancia.

Aquel pasillo parecía infinito. Tan iluminado, como solitario. El único sonido claro y audible eran los pasos. Pasos que llenaban todo el lugar de una manera difícil de escuchar. Hay pocos pasos, pero retumban como si fueran de gigantes. En la madrugada son más lentos, y se pueden escuchar más allá del silencio.

La oscuridad aquí no intimida. Pero el silencio...el silencio es casi salvaje, está encerrado en un vacío que oprime la inquietud, y genera el mismo efecto que un abismo. En estos pasillos la noche y el día se confunden con el tiempo, y detrás de cada puerta, las tinieblas pueden llevarse la única vida que tenemos.

******************

Allí estaba una vez más, ingresando en un pasillo de laberintos lleno de túneles, muy iluminados que hacían agobiante saber por dónde uno estaba transitando. Muchas preguntas sin respuesta, personas vestidas de blanco, voces por doquier cruzándose entre aquellos pasillos y las habitaciones.
Habitación 403. Ese era el destino. Su cuerpo ya no era gobernado por él. Lo trasladaban otras personas, él, solo movía sus ojos mirando el techo de los pasillos.

Su vecino de cuarto ocasional estaba dormido. La habitación totalmente blanca. La acompañante tenía un vestido de intensos colores pastel, muy elegante, pero no lucía para nada en aquel lugar, su rostro estaba muy quieto, cansado y demacrado, pero sereno. En verdad, nada se movía mucho detrás de aquellas puertas.

Lo único que se podía hacer, era pensar. Observar. Despojarse de toda preocupación terrenal, hundirse en un letargo de conciencia poco habitual, mientras el tiempo lo miraba todo. Podía dejar su cuerpo y marcharse& pero era un riesgo.

Comenzó a caer la noche por la ventana de la habitación. Todo se aquieto aún más. Ya podía escuchar claramente su respiración; primero su propio aliento, luego, todos los demás. Las voces viajaban dentro de unos murmullos que se iban perdiendo entre los pasillos, mientras algunos nerviosos caminantes trataban de terminar de aquietar sus cuerpos, sabiendo que la noche podría ser muy larga.

De manera súbita, desde una habitación continua, se pudo escuchar una gran carcajada que rompió abruptamente la monotonía de la incipiente madrugada, una sensación surrealista invadió todo el lugar. Pero la piel se quedó quieta.

¡Una carcajada en aquel lugar en la madrugada! ...a continuación un silencio, y nuevamente la misma carcajada, pero esta vez recorrió por todos los pasillos, perdiéndose entre el espacio y la mente de todos los mortales que habitaban aquel lugar.

Solo unos minutos después el silencio se adueñó de la habitación, y el eco de aquella carcajada murió entre los pasillos y la memoria.

Los enfermeros nunca contaron que había sucedido aquella madrugada, tampoco se les notaba muy curiosos al respecto.

Quizás, una carcajada en aquel lugar no necesite explicación, puede venir desde algún sueño o alguna pesadilla, puede ser real o venir desde una dimensión muy desconocida, una dimensión alterada por los sentidos. Después de haber estado unos cuantos días allí, la distorsión puede ser muy incómoda.
Pero una carcajada en aquel lugar no le causaría gracia jamás a nadie, por más contagiosa que esta luciera, porque solo un demente puede reírse a carcajadas detrás de aquellas infinitas puertas llenas de pasillos, un lugar donde nadie quiere estar en este mundo.

En el caso de que alguien faltara a la cordura y pudiera considerarla una carcajada de otro mundo, o una carcajada fantasma, de todas maneras, poco importaría igual, porque en ese lugar existe un breve instante, donde varios mundos en algún momento se encuentran. Por alguna razón, allí los minutos y las horas no duran lo mismo, incluso, parece que al tiempo tampoco le importa lo que sucede.

Luego de transitar unos días por aquellas puertas y sus pasillos, detrás de cada una de esas puertas, la vida puede desvanecerse sin importar quien realmente somos. Lo único que importa en ese lugar, es sacar tu cuerpo lo más pronto que puedas.

Llores en tu sano juicio, o te rías a carcajadas como un demente, cuando te llegue la hora&te iras de cualquier manera.

El miedo en este lugar es la más humana de todas las emociones, es un miedo real, y es en el único lugar, donde los fantasmas podrán reírse a carcajadas sin asustarnos un ápice.

Además, estando en ese lugar... tampoco te creerían.


07 de noviembre de 2018

Lo recomiendan

10 Comentarios

  • Lau927

    Lo de la carcajada me puso los pelos de punta :) me encantan estos textos!

    07/11/18 07:11

  • Diegozami

    Agradezco tu comentario Lau927. Si, me gustan los textos paranormales, y psicológicos.

    Te envío un saludo.

    07/11/18 10:11

  • Beatrix

    Me gusto mucho tu texto.
    Un saludo cordial.

    07/11/18 10:11

  • Diegozami

    Gracias Beatrix, valoro mucho tu opinión.

    Un saludo siempre.

    07/11/18 10:11

  • Luia

    Buena atmósfera la creada, Diego. Se lee de un envión queriendo llegar al final. Y deja pensando...

    Cordial saludo

    08/11/18 05:11

  • Diegozami

    Gracias Luia por tu comentario. Yo creo que cuando entramos a estos lugares...al siempre cambia en nuestra conciencia.

    Un saludo para ti.

    08/11/18 07:11

  • Remi

    Se siente la inquietud palpable en tu relato, abierto a imaginar lo que podría pasar tras esas puertas de esos pasillos.
    Buen relato Diego, un abrazo.

    10/11/18 07:11

  • Diegozami

    Si Remi, aquí, al tiempo no le importa en absoluto lo que suceda.

    Se detiene y te queda mirando.

    Un saludo amigo.

    10/11/18 09:11

  • Menisto

    Me recordaste lo horrible que es pasar un tiempo en un hospital, donde la muerte es el pan de cada día y vivir se vuelve una pesadilla.
    Interesante texto Diegozami.

    12/11/18 03:11

  • Diegozami

    Lo que sucede, es que estos pasillos...son los que nos llevaran al mas allá.

    Gracias Menisto por tu comentario.

    Un saludo cordial.

    12/11/18 07:11

Más de Diegozami