Un Extraño Latido

"Siempre, existen sonidos para la mente, que pueden ser tan imprevistos, repentinos, y extraños, que, a pesar de todos los esfuerzos, estos sonidos...pueden resultar muy perturbadores."

Un repentino, iracundo y avasallante latido, rasgo de pronto el silencio, fue un latido que agito su pecho y turbo sus pensamientos más serenos. Aquel latido golpeo su mente. Un latido que no pertenecía al hombre que lo escuchaba. No era su latido... estaba completamente solo.

...............................

Los pasos eran agitados, pero no estaba corriendo. No podía, era imposible. La calle replicaba todos y cada uno de sus pasos, un túnel de luces parecía descender aquella noche desde el cielo.

Tom, no quería detenerse por ningún motivo, a pesar de las horas que se encontraba caminando. Agotado, no sesgaba en su voluntad por seguir, siempre en la misma dirección. Siempre hacia adelante, aunque no tuviera rumbo ni aparente destino.

No podía detenerse. Sus pasos no estaban solos. Aquel latido caminaba a su lado. Su mente no paraba de preguntar, pero su tormento se llevaba todas y cada una de sus preguntas antes de intentar responderlas.

Su conciencia, le suplicaba detenerse, y afrontar la angustia que lo estaba obligando a huir de esa manera. Pero nada parecía detener aquel extraño latido. La razón estaba obnubilada y alienada por aquel latido.

Todo parecía inútil. Aquel extraño latido, lo estaba asfixiando, no podía evitarlo, ni expulsarlo de su mente. El cansancio, y una debilidad repentina, casi inhumana, comenzaron a dejarlo irremediablemente torpe, sus ojos se perdieron entre sus ojeras y sus orbitas. La adrenalina le daba más aire del que estaba obteniendo de sus pulmones, pero sus piernas comenzaron a colapsar sin remedio.

Aquel tormentoso latir se llevaba sus oídos lejos, hacia el origen de su temor. Su mente, siguió luchando, sin entender lo que estaba sucediendo con su cuerpo, estaba absolutamente espantada y aturdida por completo. Pero no podía escapar de su cuerpo.

De pronto, su peor momento sucedió. Un obstáculo lo hizo caer estrepitosamente al suelo. Su cuerpo ya completamente exhausto, se desplomo sin remedio contra el pavimento, su cara golpeo primero contra una pared, y luego, contra un árbol en la vereda.

La noche se detuvo. Junto a ella, también aquellos extraños latidos.

Tom, despertó tres días después, levanto lentamente sus parpados, pero unas luces que parecían venir desde el techo, no lo dejaban ver nada. Solo unas voces se escuchaban alrededor de él. Y otras voces alejándose por un pasillo que sentenciaron.

_ No va a soportar otro trasplante.


Etiquetas:

Lo recomiendan

9 Comentarios

  • Remi

    Ufff... lo tuve que leer dos veces para captar todo bien. Ella, Tom...buen relato Diego.
    Un beso.

    29/08/18 05:08

  • Viracostt

    Que bueno Diego, atrapante desde el principio. Que secuencia!! Un abrazo
    "Siempre, existen sonidos para la mente¨
    Esta frase me gusto !!

    31/08/18 01:08

  • Viracostt

    Que bueno Diego, atrapante desde el principio. Que secuencia!! Un abrazo
    "Siempre, existen sonidos para la mente¨
    Esta frase me gusto !!

    31/08/18 01:08

  • Clopezn

    Que maravilla!Que bien entrelazado! Un buen relato, si señor.Un saludo cordial.

    31/08/18 03:08

  • Diegozami

    Hola Remi, si en realidad deje el final muy abierto. Pero imagine una persona despertando de un trasplante de corazón, y su lucha repentina con su mente. Al despertar nunca reconoció sus propios latidos.

    Un saludo siempre.

    31/08/18 11:08

  • Diegozami

    Viracostt, gracias por tu comentario. Sí, la idea era explorar la narración un tanto de vértigo, un sonido de gran sobresalto para la mente, no tanto por el ruido...sino por lo extraño.

    Un saludo.

    31/08/18 11:08

  • Diegozami

    Clopezn, eres siempre tan gentil. Tu comentario me ayuda a seguir buscando el estilo. Gracias...GRACIAS.

    Un saludo siempre.

    31/08/18 11:08

  • Regina

    A veces se escuchan los latidos ajenos antes que los propios, un texto muy bueno, para reflexionar o para leer tranquilamente, excelente. Saludos gentiles.

    03/09/18 12:09

  • Diegozami

    Gracias por tu comentario siempre Regina.

    Saludos.

    03/09/18 03:09

Más de Diegozami