¿a Quién Pertenecemos? (reflexiones)

En la época de nuestros antepasados era muy común escuchar siempre la siguiente pregunta a los niños y niñas de corta edad: ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Era esa la primera equivocación a nivel de sociedad cuando comenzaba la educación infantil en el hogar. Pensando en ello, años después, nos damos cuenta de un error lamentable; ese error de deslindar el género en dos bandos antagónicos que se arrastraba durante toda la infancia y que, al llegar la adolescencia, producía muchas veces esa especie de desequilibrio de género (hombres contra mujeres y viceversa) que tantos problemas está ocasionando en la actualidad.

El pensador español Fernando Savater, en su obra titulada El valor de educar, expone el siguiente párrafo: La verdadera educación no sólo consiste en enseñar a pensar sino también en aprender a pensar lo que se piensa y este momento reflexivo es el que con mayor nitidez marca nuestro salto evolutivo respecto a otras especies. Exige constatar nuestra pertenencia a una comunidad de criaturas pensantes.

Partiendo de ello pienso que el paso del tiempo nos convierte en figuras históricas cuando nos dedicamos a existir fundidos en la mítica condición de sobrevivientes de eso que algunos llaman imaginario colectivo. ¿Imaginamos que somos personas relevantes o es la sociedad la que nos convierte en relevancias unívocas? No equivoquemos el ser inspiraciones de la mayoría del pueblo con existir dentro de la masa. Podemos obtener un grado de eternidad cuando rememoramos nuestra aventura de ser protagonistas de aquellos sucesos que cada día nos sirven para el desarrollo de nuestras historias. ¿De qué historias estoy hablando?

Hablo de estar viviendo con nuestra propia filosofía colectiva individualizada en cada suceso cotidiano que nos ha tocado representar. Existe la certeza de que, pensando, podemos llegar a alcanzar aquello que estamos soñando. Y es que pensar y soñar son dos verbos tan transitivos que nos hacen cruzar la línea de lo imposible cuando optamos por ser más independientes que las ofertas que todos los políticos nos prometen como solución a nuestros problemas personales. Si somos personas somos mucho más que dimensiones politizadas.

No debemos estar de acuerdo con disminuir nuestras fértiles creatividades regalándoselas a los manipuladores de promesas que no sólo las dejan de realizar sino que nos convierten en esclavos de sus ideologías. Lo he dicho ya un millón de veces y lo vuelvo a repetir: si nos hundimos en el caos de las ideologías políticas nunca podremos alcanzar ese grado de personalidad que nos hace únicos e irreversibles. ¿Qué es la demagogia política? Prometer algo que se sabe de antemano que no se va a llevar a cabo porque sólo son entelequias infértiles. Por eso no debemos confundir las utopías con los espejismos dialécticos. Debemos de tener en cuenta que todas las ideologías habidas a lo largo de la Historia de la Humanidad sólo han sido, y siguen siendo, espejismos que nos extirpan las esperanzas convirtiéndolas en decepciones.


Para no decepcionarnos demasiado con lo que vemos a nuestro alrededor (masas de seres humanos buscando algo que han perdido hace ya muchos siglos) lo mejor es no creer demasiado en promesas que se nos presentan como ideales de sociedades desarrolladas. ¿Cuándo las ideologías han logrado una sociedad desarrollada sin haber sacrificado millones de esperanzas que se han hundido en la decepción total? La futura ideología liberadora no existe por el simple hecho de que es una ideología más. Si algunos creen que van a engañar presentando una idílica propuesta de ideología neo cultural, se olvidan de que lo neo cultural no se basa en ningún principio dirigido desde las alturas del poder ideológico. Lo neo cultural se produce cuando buscamos y encontramos ese punto referencial en donde cada uno de nosotros y vosotras, personas con ideales no ideologizados, creamos un universo de ideas irrenunciables que no las podemos perder a la hora de querer vivir un paso más allá de lo que nos prometen los ideólogos como salida a una crisis mundial que ellos mismos han creado y que ellos mismos desean que siga perpetuándose para seguir manteniendo su demagogia existencial.

Si somos algo más que números del cociente de efectividad de sus ambiciones no debemos olvidar que el principal centro de nuestras existencias somos nosotros mismos con nuestras propias creatividades sociales que nunca las debemos entregar a las manipulaciones ideológicas. Mientras sigamos reforzando las ideologías seguiremos siendo cada vez más esclavos. La pérdida de nuestras ideas propias acarrea esa clase de consecuencias. ¡Que nadie jamás te haga renunciar a lo que tú deseas ser, con tanta fe, tanto en lo físico como en lo psicológico porque tienes derecho a serlo! Y digo en lo físico y en lo psicológico para dejar bien claro, y sin duda alguna, lo que pienso y siempre pensaré.

No pertenezco a ninguna clase de partido político pero justo es decir que Felipe González acertó al decir que cuando el derecho de pertenencia no se basa simplemente en el título de ciudadanía, y tiene algún tipo de componente de cualquier naturaleza, entonces empieza a ser peligroso porque empieza a ser excluyente de los otros. Creo que a cada ser humano incluidos los que viven en la marginación y especialmente los que viven de esa manera- es pertenencia de su ser y a cada ser hay que liberarlo no con la mente sino con la expansión de la conciencia, con el sentimiento del espíritu si realmente deseas perdonar errores. Al menos eso es lo que cree Norys Uribe Santana, escritora colombiana de libros de autoayuda y crecimiento personal.

Entiendo muchas cosas que pasan y otras muchas cosas que no pasan. Pero no las entiendo como algo que aprendí a formular en algún momento de la concurrencia de esas cosas en mi ánimo. Es más, reconozco que en principio no las entiendo casi nada; porque entender las circunstancias de las cosas que nos ocurren o que ocurren a nuestro alrededor no es un aprendizaje de escuela o de universidad, ni tan siquiera un aprendizaje del intelecto, y nos pillan casi siempre de sorpresa. Es entonces cuando tenemos que aprender sobre el mismo terreno de batalla.

¿Quién, siendo humano, no ha aprendido a aceptar las equivocaciones como escuela del aprendizaje diario? ¡Cuántas veces quisiera haber podido detener los minutos de la vida y haberme puesto a pensar! ¡Cuántas veces! Pero la vida es un torbellino que a veces nos pilla impensados. Y tenemos que actuar porque estamos vivos. Y ahí es cuando algunas veces acertamos y otras veces nos equivocamos. Entonces es cuando me pongo a pensar y comprendo ciertas cosas que no comprendía, y entiendo a ciertos seres que no entendía, y asumo ciertas responsabilidades que no asumía y, en definitiva, maduro aspectos que antes no habían madurado del todo. Lo importante es tener una vida por delante para superar momentos y para crecer. En este sentido es gratificante y hermoso saber que hay otros seres humanos más allá de la pantalla, dentro de esta distancia llamada comunicación, que te entiende y te comprende para hacerte sinónimo de pertenencia a la Humanidad.

23 / marzo / 2018

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Polaris

    Enorme como siempre.

    Pol.

    23/03/18 08:03

  • Diesel

    Gracias Pol. UN ABRAZO DE AMISTAD SINCERA.

    24/03/18 12:03

  • Diesel

    Un saludo amistoso y gracias, Clopezn.

    24/03/18 12:03

  • Nani

    Asi lo siento yo,me encantan tus reflexiones.

    Un saludo Diesel.

    24/03/18 07:03

  • Regina

    Un gran texto filosófico,Saludos muy muy cordiales.

    24/03/18 09:03

  • Diesel

    Gracias a ti, Nani... y también a ti, Regina... porque vuestros comentarios me animan a seguir. Podemos ser poetas, cuentistas, novelistas, autores de teatro, guionistas... podemos ser cualquier género literario... pero nunca debemos olvidar que somos seres pensantes. UN ABRAZO CORDIAL.

    25/03/18 12:03

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Diesel

Etiquetas:

reflexiones conocimiento instrucciones comentarios opinion