Cataluña Nunca Fue Independiente (ensayo) -1-

Publicado por Diesel el 12 de noviembre de 2017.
CATALUÑA NUNCA FUE INDEPENDIENTE

Como Introducción al presente ensayo cultural es muy interesante e instructivo saber, como dato de gran importancia histórica, de dónde procede el nombre de Cataluña, cuál fue el momento en que apareció y quién resultó ser el primer hombre que lo utilizó. Para asombro de todos los que deseen conocer dicho dato, resulta que no fue ningún español ni tampoco, aunque parezca muy extraño, fue ningún catalán; porque la primera vez que se menciona la palabra Cataluña sucedió en Italia y fue producto de una equivocación, de un error ortográfico, de un despiste monumental de un hombre culto. Ese hombre fue un arcediano de la ciudad de Pisa, llamado Euricus, que escribió dicha palabra, hasta entonces inexistente, en un libro titulado "Líber Majolichinus de Gestis Pisanorum ilustribus" en el que narra las gestas de la expedición a Mallorca en los años 1114 y 1115, y estamos hablando ya del siglo XII después de Jesucristo, refiriéndose, entre otras cosas, a las hazañas del jefe de la expedición aragonesa, Ramón Berenguer III, al que cita con diversos títulos: Catelánicus heros o Dux Catelanensis y menciona igualmente la palabra Catalania o Cathelania.

Bautizó así a la región conocida hoy como Cataluña, como producto de una adulteración errónea de la palabra Lacetania que, además, no era el total de esta región española sino la parte territorial correspondiente al antiguo pueblo de los lacetanos, una de las muchas tribus íberas que habitaban en los Pirineos Centrales desde, aproximadamente, el siglo VIII antes de Jesucristo hasta el siglo I antes de Jesucristo y que tenía por vecinos, y muchas veces como enemigos, a los bergitanos al norte (Berga), a los ausetanos al este (Osona), a los ilergetes al oeste (Lérida) y a los layetanos y cosetanos al sur (Barcelona y Tarragona respectivamente). El acta de dicho bautizo erróneo consta en dicho manuscrito que narra hechos de 1114 y 1115, pero es fácil deducir que fue escrito algunos años después.

¿Quién fue Euricus de Pisa? Antes de responder a esta pregunta debemos saber que, según el Diccionario de la Real Academia Española, se conoce como arcediano a una cierta dignidad en las iglesias catedralicias que, antiguamente, era el principal diácono de dichas iglesias. Sabiendo esto resulta que aquel letrado personaje llamado Euricus era el Arcediano de Pisa, ciudad de la región italiana de Toscana y capital de la provincia, a orillas del río Arno.

En cuanto a Ramón Berenguer III, nacido en Rodez (1082) y muerto en Barcelona (1132), llamado "el Grande", fue un noble medieval de la Corona de Aragón, que llegó a ser Conde de Barcelona (y noten que no he escrito Conde catalán de Barcelona sino solamente Conde de Barcelona por una razón que explicaré cuando llegue el momento de hacerlo) al suceder a su padre Ramón Berenguer II. Bajo las órdenes del rey Pedro I el Católico, llevó a cabo una cruzada contra los musulmanes de Mallorca, para acabar con la piratería en las costas de la Península Ibérica y Cerdeña debido al llamamiento del papa Pascual II, dirigida espiritualmente por el arzobispo Pedro de Pisa. En aquella cruzada Euricus de Pisa conoció a Ramón Berenguer III y vivió las hazañas de este conde aragonés.

Volviendo al asunto de la palabra Cataluña, el vocablo Lacetania no pasó a ser Catalani por una evolución del lenguaje (lo cual le hubiese dado un verdadero valor socio político y socio geográfico) sino como un enorme error del escribano (el ya citado Euricus de Pisa) ya que, como es sabido, a principios del siglo XII, el Condado de Barcelona (no Condado catalán de Barcelona sino solo Condado de Barcelona) no incluía a toda la Marca Hispánica sino que su núcleo central lo formaba, precisamente, el territorio ocupado antiguamente por la tribu íbera de los lacetanos. Un italiano culto recordó aquella denominación y se le ocurrió resucitar el gentilicio de Lacetani, pero en el escrito apareció la metátesis Catelani y debemos saber que una metátesis es un cambio de lugar de uno o más sonidos de una palabra.
Joan Coromines (filólogo, lexicógrafo y etnólogo español nacido en Barcelona el 21de marzo de 1905 y muerto en Pineda de Mar, de la provincia de Barcelona, el 9 de enero de 1997) compara esta metátesis con otros manuscritos medievales que al hablar de los lacetanos escriben Katelanoi en unos y Kastellanoi en otros.

La palabra "Cataluña" aparece por primera vez en tiempos de Pedro II de Aragón (1196-1213 después de Jesucristo) en un documento relacionado con la Paz de Dios, en el que se puede leer: "Haec est pax quem dominus Petrus... constituit per totam Catalonian, videlicet a Salsis urque ad Ilerdam" ("Esta es la paz del rey Pedro... constituida para el total de Catalonian, desde Salses de Roselló hasta Lérida"). Me estoy refiriendo a Pedro II de Aragón apodado "el Católico" y que nació en Huesca, julio de 1178, y murió en Muret (Francia) el 13 de septiembre de 1213, siendo rey de Aragón (1196-1213), Conde de Barcelona (como Pedro I desde 1196 hasta 1213)y Señor de Montpellier (1204-1213) que era hijo de Alfonso II "el Casto" de Aragón y de Sancha de Castilla.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que los promotores de los términos lingüísticos y los adjetivos "catalán" y "catalanes" no lo hicieron de manera inmediata sino que se puede afirmar, con total certeza histórica, que aún en tiempos de Ramón Berenguer IV "el Santo", Conde de Barcelona, no existía ni "Cataluña" ni "catalanes". Estoy hablando de un hombre nacido en la ciudad española de Barcelona o bien en 1113 o bien en 1114 (no se puede saber la fecha exacta de su nacimiento) y muerto en la ciudad italiana de Burgo San Dalmazzo, el 6 de agosto de 1162, que llegó a ser Conde de Barcelona, Gerona, Osona y Cerdeña así como príncipe de Aragón (ya que todos sus títulos pertenecían a este Reino cristiano)en base a lo de "Primus inter pares" que le hacía ser algo así como embajador del rey aragonés por todas las tierras que hoy en día conocemos como catalanas pero que "Cataluña" sólo comienza a ser palabra conocida con cierta asiduidad a finales del siglo XII y principios del siglo XIII y no por todos los hombres sino solamente por los más cultos que eran una inmensa minoría en aquellos siglos medievales.

Es en tiempos del rey Jaime I de Aragón (1213-1276) cuando comienza a ser frecuente el nombre de Cataluña (aquel error de Euricus de Pisa que ya hemos comentado) y aparece en el "Llibre dels feyts del rei en Jacme" también conocido como "Crónica de Jaime I". Así que es en tiempos de este rey aragonés, y más exactamente a fines de su reinado,
cuando va surgiendo, poco a poco, dicha palabra en el pequeño círculo de las personas cultas pero la gran inmensa mayoría de las gentes de estas tierras ni tan siquiera sabían que existiera tal palabra. Así Ferrán Soldevilla, un historiador que fue conocido como Ferrán Soldevila (no Soldevilla sino Soldevia) i Zubiburu, nacido en la ciudad española de Barcelona en 1894 y muerto en la misma ciudad española en 1971, en su libro "Història de Catalunya", se refiere a las constituciones de "Paz y Tregua" de 1173 en la cual Alfonso II, rey de la Corona de Aragón a la que pertenecen las tierras hoy conocidas como catalanas, manda instituir la paz y la tregua "en dicha tierra mía, desde Salses hasta Tortosa y Lérida con todos sus términos". Es decir, dentro de los límites de lo que más tarde será ya conocido como Cataluña; sabiendo, por tanto, que en 1173 no existía Cataluña.

Este rey Alfonso II, que hizo público que todas esas tierras eran suyas, es Alfonso II "el Casto"(nacido en Huesca entre los días 2 y 5 de marzo de 1157 y muerto en Perpiñán el 25 de abril de 1196) que además de rey de Aragón, fue Conde de Barcelona (insisto en que no era Conde catalán de Barcelona sino Conde aragonés de Barcelona o simplemente dicho Conde de Barcelona sabiendo que pertenecía a Aragón)y que llegó a ser marqués de Provenza desde 1166 hasta su muerte. Tras el fallecimiento de su padre Ramón Berenguer IV a comienzos de 1162, Alfonso II "el Casto" recibió la potestad regia de ser Conde de Barcelona, ya que su madre la reina Petronila le otorgó la donación en su favor.

En cuanto a la "Paz y Tregua de Dios", (en catalán "Pau i Treva de Deu", para conocimiento de los que se denominan ateos porque desconocen las verdades divinas y eso es, a buen entendedor, falta de cultura suficiente e ignorancia supina) fue un movimiento social impulsado en el siglo XI por las regiones actualmente conocidas como catalanas, dentro del contexto unitario de España, como respuesta de la Iglesia y de los campesinos a los abusos perpetrados por los nobles feudales y esto se puede considerar como el verdadero origen de las Cortes Catalanas que nacen, por tanto, de la "Paz y Tregua de Dios" (para conocimiento, insisto, de los ignorantes ateos que son muchos más que los ignorantes cristianos porque algún cristiano que otro puede ser ignorante pero somos muchísimos los hombres y mujeres de alta cultura viviendo la Fe Cristiana y muchísimos más los que no creen en nada y viven en el absurdo de que no existe nada).

La Cortes Catalanas o Cortes Generales de Cataluña fueron el órgano normativo de Cataluña desde el siglo XIII hasta el siglo XVII, pero siempre dentro del conjunto de España. Estaban compuestas por los llamados tres brazos: el eclesiástico, el militar o nobleza y el real o de las villas. El rey de España convocaba y abría las Cortes con una "proposición real" mientras que los tres brazos eran encargados de legislar pero siempre con el concurso y participación del soberano español.

Pero hay, todavía, para cerrar esta Introducción al tema, algo mucho más sorprendente todavía en cuanto a lo relacionado con la palabra "Cataluña". Y es que no significa "tierra de catalanes" (pues lo de "catalanes" no existía) sino "tierra de castillos"; o sea, que no era el nombre de ningún reino, ni el nombre de ningún estado ni tampoco el nombre de ningún país. En realidad significaba lo mismo que la palabra "Castilla", es decir "tierra de castillos". Este es el mismo significado que los cronistas árabes le dieron a Castila bajo el nombre de "Al-Quila" también dado a lo que hoy son conocidas como tierras catalanas e insisto, una vez más, que no se refería a ningún reino catalán, a ningún estado catalán y a ningún país catalán sino solamente a tierras catalanas nada más.

En este sentido de la igualdad y semejanza en el significado de las palabras "Castilla" y "Cataluña", según el historiador Sánchez Albornoz concluyó que "Castilla" deriva de la palabra árabe bereber "Al-Quila" que significa "tierra de castillos" y que de la misma manera sucede con la palabra "Cataluña". El origen de "Al-Quila" proviene de una gran capital que existió en el distrito de Elvira en el al-Andalus de la parte sur de España. Allí vivía un pueblo cristiano con entidad propia. Muchos de ellos emigraron hacia el norte como era costumbre en aquellos tiempos y se asentaron en Castilla para después llegar a asentarse en Cataluña ya que para ellos eran las mismas "tierras de castillos" que eran las que buscaban para tener refugio contra los ataques y las violentas represalias de los musulmanes por no querer dejar de ser cristianos. Un dato muy interesante porque lo mismo está sucediendo hoy en día en los países árabes donde la mayoría de la población es islamista.

Así pues, tanto el historiador Francisco García Duarte como el también historiador arabista Jaime Oliver Asín se ponen de acuerdo en sus teorías de que tanto "Castilla" como "Cataluña"(derivados de
"Castalia" y de"Catalonia" respectivamente) significan lo mismo: "tierras de castillos" en el conjunto general y unitario del Reino de España. Y afirman que derivan de un asentamiento geográfico que existió en Túnez.

Veamos ahora otra cuestión también muy interesante. Es en la propia página web de la Generalitat de Cataluña donde se puede leer sin dejar lugar a duda alguna: "El nombre de Cataluña -de etimología incierta, aunque probablemente derivado de "tierra de castillos"- se empieza a utilizar a mediados del siglo XII para designar el conjunto de condados que formaban la Marca Hispánica". Y, por otra parte, consultando Wikipedia se lee lo siguiente: "Otra propuesta sugiere que por las necesidades defensivas de la Marca Hispánica se levantaron muchas fortificaciones. Sus guardas eran los castellanos que en el bajo latín medieval tomaría el nombre de castlanus de cuya voz surgen las formas catalanas "castlà", "catlà" y "carlà". De éstas formas, los extranjeros que pasaban por sus tierras habrían comenzado a nombrar así a los habitantes y su territorio ("catalá", "Catalonia", Catalaunia", por lo que Cataluña significaría solamente "tierra de castillos"; de lo que se deduce que no nació esa palabra para designar un reino, un estado o un país, sino solamente a los pobladores de esas tierras que, desde luego, en su inmensa mayoría ni sabían que existía dicha palabra. Estas opiniones han sido tomadas por Marcelo Capdeferro (un periodista e investigador histórico independiente) para demostrar y afirmar que Cataluña nunca fue independiente sino que siempre formó parte de algún reino o estado llámese Corona de Aragón, Reino Franco, Reino de España (desde los Austrias hasta los Borbones), República Española (tanto primera como segunda), Estado franquista o el actual Reino Constitucional de España en la cual participaron también muchos juristas y políticos hoy conocidos como catalanes. Y estas mismas opiniones fueron tomadas por Juan de la Cierva para su magistral libro titulado. "Historia total de España" donde se demuestra con total claridad y comprensibilidad que Cataluña nunca fue independiente. Aclarado todo esto empecemos por el principio para demostrarlo a través de toda la Historia, incluida la Prehistoria, para ser más exactos en nuestras afirmaciones.


Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Polaris

    No te esfuerces viejo amigo, quien tiene que leer esto, no lo ara nunca, la mentira ya ha triunfado en esta parte de nuestra tierra.

    Un abrazo amigo.

    Pol.

    13/11/17 01:11

  • Diesel

    Gracias.

    14/11/17 02:11

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Diesel