Cultura Levantina En Las Regiones Catalanas

Publicado por Diesel el 11 de octubre de 2017.
San Gregorio de Falset es una ermita del municipio de Falset (Priorat) protegida como bien cultural de interés local. Construcción troglodítica andamio en una amplia cueva, está formada por la casa del ermitaño, con dos puertas, y de la misma ermita, construida de mampostería de arenisca roja y refuerzo de sillares en los ángulos. Mayoritariamente es cubierta por la roca y un fragmento de ladrillo. Interiormente es dispuesta en una nave. Exteriormente presenta una portada adintelada, en arco de medio punto, un pequeño ojo de buey y un campanario de espadaña en un lado. Las primeras noticias sobre la existencia de una ermita parece que son de finales del siglo XVI o inicios del XVII. En el siglo XVIII se hicieron reformas, tal como queda reflejado en una inscripción de un muro lateral, 1721. En 1897 una roca que cayera aplastó una parte de la vuelta y se cerró al culto. Fue completamente restaurada en 1928.

El abrigo del Filador es un yacimiento del municipio de Margalef de Montsant (Priorat), que ofrece una secuencia cronológica de todo el periodo Epipaleolítico en Cataluña, en sus diversas facies, hasta el neolítico inicial. Fue excavado por Salvador Vilaseca entre los años 1930 y 1960, de manera intermitente y, desde el 1979, lo es por J. M. Fullola. Se trata de un gran abrigo rocoso de unos 100 metros de longitud, aunque el yacimiento arqueológico se sitúa en la zona central. Se ubica a 15 metros por encima del nivel actual del río Montsant, y a unos 340 metros sobre el nivel del mar, justo delante del núcleo de Margalef. Esta zona constituye el extremo más septentrional de la sierra del Montsant. En la zona de la sierra del Montsant, hay una alternancia de capas de conglomerados del Oligoceno estampado y capas de areniscas, arcillas rojas y capas de yeso del Oligoceno sannoisià. La dureza diferencial de estas formaciones ha facilitado la formación de numerosos abrigos en la zona. La erosión de las capas más blandas de las areniscas sannoisianes, realizada por la acción fluvial, ha permitido que los conglomerados, mucho más duros, sobresalgan formando estos abrigos, utilizados por el ser humano hasta la época histórica. Esta riqueza en abrigos que presenta la zona intermedia del valle del río Montsant hace posible que, en poco menos, haya una gran cantidad de asentamientos, ubicados en los meandros del río; en estas zonas, la sedimentación fluvial favoreció la acumulación de materiales de fracción muy fina, que constituyen la matriz del sedimento de estos asentamientos humanos. Durante el cuaternario, la erosión fluvial también propició la formación de diferentes niveles de terrazas del río Montsant.

El Cogul es un municipio de la provincia de Lérida, comunidad autónoma de Cataluña, en la comarca de Las Garrigas, situado al oeste de ésta, en el límite con la del Segriá. Es famoso por las pinturas rupestres de la roca de los Moros, donde se pueden ver algunas mujeres bailar y escenas de caza. La Roca de los Moros donde se encuentran las famosas pinturas prehistóricas, de 5.700 años de antigüedad, cuyo descubrimiento en 1908 descubrió una forma de pintar y de concebir la imagen absolutamente excepcional en la Prehistoria Occidental: por una parte, las muestras figurativas (hombres, mujeres y animales), de los grupos cazadores epipaleolíticos: el Arte levantino (5.778-4.500 años antes del presente) y, por otra, las manifestaciones abstractas (puntos, trazos, máculas..) de los grupos productores (4.500-3.500 años antes del presente), llamado Arte esquemático, además de textos ibéricos y latinos. Es, por tanto, un espacio excepcional de las creencias de los grupos humanos prehistóricos y el primer testimonio de la capacidad intelectual de los grupos humanos que poblaron el territorio catalán. Por todo ello, tanto el santuario de Cogul, como todos los que se encuentran en Lérida (Bellver de Cerdanya, Os de Balaguer, Artesa de Segre, Alòs de Balaguer, Albi..) y, en definitiva, los que conforman el área del Arte levantino, fueron declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1998, bajo el nombre administrativo convencional de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica; máximo galardón que se puede conceder a una obra humana. Hay que señalar, no obstante, que de los 26 santuarios prehistóricos con arte que actualmente se tienen catalogados en tierras de Lérida, el 88,45% carece de algún tipo de protección lo que supone un verdadero peligro para su conservación. Fuentes: Asociación Catalana de Arqueología.

Cabra Feixet es uno de los conjuntos de pintura rupestre levantina más significativos de Cataluña. Las pinturas, hasta un número de trece, se encuentra en tres zonas definidas de la cavidad. Los colores predominantes son los rojizos y castaños, y representan figuras de animales y de humanos en escenas de caza. Cabe destacar que estos yacimientos rupestres fueron declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

La mayoría de las pinturas rupestres de los abrigos Ermites de la sierra de la Piedad de Ulldecona se encuentran en el contexto de lo que llamamos arte rupestre levantino, aunque, como veremos, también hay algunas figuras que pertenecen al estilo esquemático. La importancia de este conjunto de pinturas rupestres ha sido reconocida, ya que los once abrigos de Ermites y los dos abrigos de la partida de las Esquarterades constituyen 13 de los 757 yacimientos incluidos por la UNESCO en la declaración del arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica como Patrimonio Mundial. El abrigo I, por ser el mejor conservado, es el más interesante y donde mejor se puede observar la composición de las escenas.

La cueva de la Font Major, de sistema cárstico binario con río subterráneo, es una de las siete cuevas más largas del mundo formadas en conglomerado y una de las pocas que se extiende, en gran parte, por el subsuelo del casco urbano . Se ubica en la Espluga de Francolí (Conca de Barberà) a lo largo de 3.590 m de corredores descubiertos hasta ahora. Es patente la actividad humana desde tiempos prehistóricos. Una parte del interior de la cueva está habilitada como museo, único en el mundo de estas características. Esta cueva y otros que el subsuelo esconde dieron nombre al pueblo de la Espluga de Francolí (de la palabra latina spelunca). Las exploraciones espeleológicas realizadas a partir del 1956, fecha en que fue redescubierta por los medios científicos, hasta el año 1990, han sobrepasado los 3.590 metros de galerías y han recorrido buena parte de un río subterráneo que surge en el exterior por la fuente Mayor. Esto hace que esta cueva alcance el estándar internacional de gran cavidad y que, por sus dimensiones, sea una de las cuevas más largas del mundo, formadas en conglomerados. Aunque fue utilizada hasta la época romana, a partir de entonces, la cueva de la Font Major fue ignorada. En 1853 fue descubierta accidentalmente cuando un vecino de la calle de San Antonio, en el centro de municipio, abrió un pozo en su casa, y se encontró con la gran galería. Entonces, una improvisada expedición remontó el río hasta donde los precarios medios y la osadía les permitió. La expedición descubrió también las grandes galerías secas de la actual entrada, entonces tapada por los sedimentos depositados durante siglos.

No sería hasta el 28 de agosto de 1956 cuando miembros del Club Excursionista Pirenaico bajaron de nuevo por el mismo pozo (pozo de la Biela) y recorrieron buena parte de las galerías hasta un primer sifón que no pudieron flanquear. Un año después se abría la entrada actual. Soñada ya durante los años 50 por el mecenas espluguense Lluís Carulla, en 1992 se inició la reforma para convertirla en la actual cueva museo, inaugurada en 1994 bajo un proyecto del Centro de Estudios Locales con el historiador Antoni Carreras y Casanovas al frente, y el impulso del Ayuntamiento de la Espluga. La cueva está situada dentro del casco urbano, tiene un fácil acceso para personas de todas las edades y es visitada por 50.000 personas al año. Durante el 2010 se firmó un convenio con la Sociedad de Investigaciones Espeleológicas de Tarragona para investigar en el interior de la cueva de la Font Major.

La cueva del Toll (en catalán, cova del Toll) es una cueva prehistórica situada en Moyá, en la comarca del Moyanés (Barcelona). Situada a 745 metros de altitud tiene un recorrido total de 1148 metros, la parte habilitada para la visita es de 180,55 metros y tiene forma de L. Es una de las cuevas prehistóricas de Europa más rica en fauna del Cuaternario.El Complejo de las cuevas del Toll está formado por la cueva del Toll (1148 m), la cueva de les Toixoneres (50 m), la cueva Morta (100 m) y la sima del Bassot (avenc del Bassot) (12 m de profundidad). Se supone que antiguamente las diferentes cavidades estaban conectadas entre sí. En ellas se han encontrado abundantes restos arqueológicos y paleontólogicos, desde el Paleolítico medio hasta la Edad del Bronce. En el 2007 se creó en los alrededores de las cuevas el Parque Prehistórico de las Cuevas del Toll,1 cuyo objetivo es la difusión y socialización de la paleontología, la arqueología y el medio natural. Pese que la cueva era conocida desde tiempos remotos por la lugareños, no fue descubierta espeleológicamente hasta 1948, cuando el Grupo de Exploración Subterránea del Club Montañero Barcelonés (G.E.S.-C.M.B.) la empieza a explorar. Entonces la única boca conocida era la de la surgencia, que daba paso a una galería estrecha y de difícil progresión. En 1952, mucho más adelante, en la llamada "Galería sur" encuentran abundantes restos arqueológicos y paleontológicos. El hallazgo de estos restos en un punto tan inaccesible de la cueva hicieron pensar que en otro tiempo debió de existir otra boca por la que se podía acceder a la "Galería sur" de manera mucho más fácil. En 1953 la topografía realizada asignaba un recorrido total de 1086 metros. Al año siguiente y en colaboración con el G.E.M. de Moià, se determina el punto donde debería de estar situada la supuesta boca. Después de una serie de excavaciones y desobstrucciones, los espeleólogos J. Sala, P. Quintana, J. Armadans y Joan Surroca consiguen el 29 de octubre por fin abrir la boca. La excavaciones posteriores demostraron que esta galería había dejado de ser pisada por el hombre hace 4000 años. En los años siguientes se seguiría avanzando por la estrecha y dificultosa "Galería este". La existencia del cercano avenc del Bassot (sima del Bassot) hacía suponer una relación entre las dos cavidades. En 1980 el G.E.M.I.-Moià realiza un preciso levantamiento topográfico para ver la distancia existente entre la sima y el último sector de la "Galería este", dando un resultado de 80 m. Desobstruyendo desde la sima consiguieron, tras superar diversos pasos muy estrechos, realizar el enlace Avenc del Bassot-Cova del Toll el día 15 de agosto. Posteriormente realizaron un nuevo bombeado de las galerías inundadas, consiguiendo avanzar 20 m más en la dirección opuesta.

Los vestigios prehistóricos más importantes de Montserrat se han encontrado en la Cova Gran y en la Cueva Fría. Es aquí donde se localiza por primera vez en Cataluña cerámica del Neolítico Antiguo. Cerámica decorada con impresiones a menudo hechas con conchas.

3 Comentarios

  • Antoniof.lee

    Gracias por instruirnos con esta pequeña lección de historia,a

    algunos nos encanta acaparar conocimientos .

    saludos cordiales...

    13/10/17 10:10

  • Diesel

    Gracias.

    17/10/17 02:10

  • Diesel

    Jesucristo es el Camino, Jesucristo es la Verdad y Jesucristo es la Vida. Jesucristo vive y hace milagros. Sólo se llega a Dios Padre a través de Jesucristo y gracias al Espíritu Santo.

    17/10/17 02:10

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Diesel