TusTextos.com

El Cuento de la Isla Desconocida (comentario)

El cuento de la isla desconocida (Comentario)
Por: José Orero De Julián "Diesel" y Liliana Del Castillo Rojas.

De este cuento del portugués José Saramago podemos deducir el siguiente esquema analítico en cuanto a su contenido.

- Lo primero que descubrimos es la enorme diferencia que existe entre la ambición de que te den regalos (puerta de los obsequios siempre abierta) y la generosidad de dar algo a los demás (puerta de las peticiones casi siempre cerrada).

- Otra cosa que descubrimos al principio del cuento es la crítica (en forma humorística pero profunda) contra la enorme burocracia oficial que hace que los asuntos tengan que tardar días, semanas y hasta meses, para ser atendidos cuando, en realidad, pueden resolverse en una pocas horas. Se critica esa fea costumbre "oficial" de ir relegando la responsabilidad desde los más altos cargos hasta los más bajos (en este caso la empleada de la limpieza) para luego repetir el proceso en sentido inverso.

-En este cuento, el interés que mueve al Rey para atender al sencillo hombre que sólo pide un barco, no es porque le importe ni dicho hombre ni mucho menos lo que pide, sino quedar bien ante el pueblo no vaya a ser que el pueblo se levante contra él y le destrone.

- El hecho de que este hombre sea atendido personalmente por el Rey desata otra ambición humana: cuando alguien ha conseguido lograr eso todos los demás quieren conseguir lo mismo. Nunca se han atrevido a ello pero un ejemplo basta para animar a los que no se atreven ni a pensar que se puede conseguir tal cosa.

- Hay un dato muy importante en esta primera parte del cuento: el sencillo hombre que sólo quiere que el Rey le dé un barco no pierde el tiempo en pedírselo a ningún cargo intermedio sino que se dirige directamente al soberano porque si puede hablar directamente con la máxima autoridad ¿para qué quiere perder el tiempo hablando con cualquier otra persona por muy alto cargo que sea?.

- Esto despierta una manera de reaccionar propia de las masas: la curiosidad. La masa de los ciudadanos, en su inmensa mayoría (salvo raras excepciones), siempre pone mucha atención a algo que les llama la curiosidad porque rompe con la rutina de lo cotidiano. Es una novedad y las novedades llaman poderosamente la atención se comprenda o no se comprenda de qué se trata el asunto. Esta clase de curiosidad encierra mucho contenido de morbosidad.

-¿En qué se ha convertido, de repente, este hombre sencillo que sólo pide un barco? En un líder natural; un líder espontáneo, un líder que no ha sido fabricado por ninguna clase de marketing sino que es propio de su naturaleza. Y eso es lo que hace que todos pidan y exijan al Rey que cumpla con lo que pide este líder.

- Lo más curioso de todo es que este hombre sencillo, ya convertido en líder por su propia naturaleza de líder, está pidiendo algo que es imposible: la isla desconocida que no existe en ningún mapa conocido a lo largo y ancho de todo el mundo. Se cumple así con el adagio que dice: "Sé realista y pide lo imposible".

- Otra cosa que desencadena esta manera de actuar es el miedo del Rey. Un Rey que nunca había tenido miedo de nada porque vivía cómodamente sin atender peticiones que no consideraba oportuno de atender, de repente siente miedo; miedo a perder su prestigio ante la sociedad que está observando cómo va a reaccionar.

- Así que el miedo a la rebelión de la masa hace que el Rey ponga su máxima atención (algo a lo que no estaba acostumbrado) en la petición de este hombre sencillo que es líder por antonomasia propia.

- Una de las acciones a las que se ve obligado el Rey, es a bajar de la comodidad de estar sentado en el trono y tener que soportar la incomodidad de atender al hombre sentado de mala manera en una baja y pequeña silla de anea.

- Ante todo ello, el Rey empieza por tomarse a risa la petición de un barco para descubrir una isla desconocida que, según piensa él, sólo existe en la imaginación de un desvariado; pero muy pronto se da cuenda de que el asunto no es para tomarlo a broma porque en el trasfondo de la petición hay algo mucho más importante de lo que él cree en el primer momento.Se cumple aquí otro adagio muy conocido: La imaginación es un poder.

-Se establece entonces una verdadera lucha entre dos actitudes totalmente antagónicas entre sí y en la que se descubre algo muy sintomático: los nervios del hombre metódico y realista (en este caso el mismo Rey) contra la enorme tranquilidad del hombre creativo e imaginativo (en este caso el que pide un barco para descubrir una isla desconocida por todos los demás). En esta lucha antagónica triunfa el hombre creativo e imaginativo sobre el hombre metódico y realista.

-Así que el Rey sabe que el hombre sencillo ha triunfado y entonces, para no perder más prestigio ante sus súbditos, comienza a considerar la situación y a aconsejarle al peticionario a la hora de elegir el barco más adecuado que resulta ser, por supuesto, una carabela.

- La victoria del hombre creativo e imaginativo se gana la simpatía y el aprecio de todos los ciudadanos que ven en él algo mucho más que un simple hombre sencillo y le vitorean ganándose, de esta singular manera, la voluntad popular.

- La situación pasa ahora por conseguir tener un barco adecuado y una tripulación. La primera persona que decide aventurarse con él es, nada más y nada menos, que la mujer de la limpieza que ve, en esta odisea, una manera muy adecuada para liberarse de la esclavitud a la que está sometida y, por eso, no le importa en absoluto ponerse a adecuar la sucia y abandonada carabela en un barco verdaderamente limpio y adecuado para navegar.

- Es precisamente la mujer de la limpieza (que en principio se piensa que es la menos adecuada para ayudar al hombre sencillo pero líder) la que elige la carabela y su elección está basada en el respeto y en que la respeten.

- Interviene aquí ya el lenguaje de los sentimientos entre la mujer y el hombre que se han unido para iniciar la aventura en común pero de manera solidaria.

- El capitán del puerto se muestra irónico porque cree que la aventura es imposible. Menosprecia la creatividad e imaginación que ahora comparte el hombre sencillo con la sencilla mujer de la limpieza. Muy pronto se dará cuenta de que su soberbia también es derribada por la pareja que supera el escollo de la incredulidad. Creer es tener fe y la fe siempre triunfa sobre los incrédulos como el viejo capitán que no tiene más remedio que callarse y doblegarse ante la perseverancia de la pareja de aventureros. He aquí otro adagio popular: la constancia logra lo que la dicha no alcanza. Constancia y fe. He aquí dos armas infalibles para vencer cualquier escollo de los incrédulos que van dándose cuenta de que es verdad que todo aquellos que soñamos puede ser convertido en una realidad.

- La valentía de enfrentarse a todo lo que se opone, por último, para conseguir hacer realidad su sueño en común (en este caso las ratas, las furiosas gaviotas, la falta de alimentos, las malas condiciones de los aparejos de la carabela) se refleja en la sabiduría de la mujer de la limpieza que transmite al hombre creativo e imaginativo que ha encontrado en ella a la mejor compañía posible para alcanzar la meta de lo que, ahora, sueñan los dos.

- Mientras él consigue la comida necesaria para que los dos no pasen hambre, ella ha acomodado todo para que los dos no pasen incomodidades en tan largo viaje. Otro adagio que se cumple: la unión hace la fuerza. En este caso la unión de las dos voluntades (hombre más mujer o mujer más hombre porque desde los dos ángulos se puede analizar) supera toda clase de barreras e incomodidades que, de repente, quedan rebasadas y superadas.

- Al final quedan los dos de acuerdo en que, a pesar de que a veces parece que el hombre va a desistir, ella le sirve de ánimo para que siga adelante.

- De pronto él se da cuenta de que ella (la simple mujer de la limpieza) no sólo es valerosa y valiente sino que es bella y hermosa. Está naciendo el amor a través de lo que, en principio, fue solo un compañerismo, pasó luego a ser una amistad y ahora es, en verdad, un sentimiento amoroso sin que ninguno tenga que mendigar ninguna de estas tres cuestiones. Se cumple así lo de "el compañerismo se busca, la amistad se encuentra y el amor nos sorprende; pero ninguna de estas tres cosas se deben mendigar". Y así, con total dignidad, comienza un silencioso romance. El tiempo hará que se convierta en otra inesperada realidad.

- Estando en esta labor de conocerse mutuamente surge no sólo el flechazo amoroso entre los dos sino que su valentía al luchar por conseguir el sueño compartido convierte, de manera milagrosa pero verídica, al barco en una verdadera isla donde hay naturaleza, donde hay alimentos, donde hay animales y donde hay personas que se han decidido ya a viajar con ellos a ese sueño que ahora se convierte en algo colectivo para toda una comunidad de seres vivos que hacen posible lo que ellos habían imaginado con fe.

- Podemos terminar por descubrir que la isla desconocida es, para el hombre sencillo que quiere hallarla, el verdadero encuentro, en primer lugar, consigo mismo y, después de encontrarse consigo mismo, el verdadero encuentro con quien va a compartir sus sueño (la antigua mujer de la limpieza que ya ha dejado de serlo para convertirse en la compañera, amiga y amante que él necesitaba) y todo un mundo de seguidores que comparten el viaje hacia lo desconocido para encontrarse también con ellos mismos (tanto hombres como mujeres)

- La isla desconocida ha sido descubierta. No está en los mapas cartográficos ni en las hojas de ruta. Se encuentra en nuestro interior.
DieselPublicado el 23 de febrero de 2016
Archivado en literatura prosa cuento narrativa comentarios opinion conocimiento analisis taller educacion tareas

Más de Diesel