Nunca Estamos Solos (reflexiones)

El punto de vista más original de la filosofía del francés Henri Bergson lo constituye su concepción del tiempo. Lo que pretende Bergson es hacernos entender que, en palabras suyas, "nuestro pasado está ahí siempre, conservado hasta en sus últimos detalles. No olvidamos nada. Lo que hemos percibido alguna vez, lo que hemos pensado o querido, desde el primer despertar de nuestra existencia, ahí queda y persiste indefinidamente". Pensemos. Es fácil deducir que el presente puro y desnudo como punto cero no puede existir. Y entonces, como bien dice Jesús María Granero, "es imposible la soledad".

Podemos entenderlo desde otro punto de vista: la soledad del pasado no es la soledad absoluta sino un tiempo cargado de rumores, de recuerdos, de vivencias que nos han marcado el presente; un presente que, en realidad, no existe porque es una fugacidad tan instantánea que, en el mismo momento en que lo vivimos, desaparece para convertirse en pasado. El presente no se puede conservar. El pasado sí. Así que cuando alguien cree estar en soledad durante el presente está cayendo en una contradicción. No existe la soledad porque nuestro pasado es nuestra realidad y es un producto que no tiene soledad.

No estamos solos cuando no hay compañía de otros, porque ese pasado que nos confirma como entes vivos es un bagaje de experiencias sentidas y, al pertenecer al mundo de nuestros sentidos, nos acompaña como seres vivos que tenemos identidad. Deduzco de ello que la identidad es una perenne compañía de nosotros con el mundo de nosotros sabiendo que el presente no es presente sino el continuo pasado que siempre nos va acompañando. El pasado perdura porque lo vivimos. El presente no perdura porque no lo podemos vivir. Así que podemos llegar a la conclusión de que no estamos nunca solos ya que el pasado, que siempre va evolucionando según sean nuestras decisiones, es una experiencia que vivimos segundo tras segundo.

Decía Maximiliano Robespierre que "la muerte es el comiento de la inmortalidad". ¿Y qué es la inmortalidad sino todo lo que hemos sido durante nuestro pasado? Al final del camino, el pasado nos contempla y nos conlleva con exactitud por todo lo que tiene valor en nuestra memoria. Así se forja nuestra personalidad. Somos personas en medio de una sociedad y, aun en los momentos más difíciles, estamos acompañados por esa sombra que nos une a lo perpetuo de nuestra existencia. Si el futuro es la inexistencia solamente el pasado es nuestra presencia. En realidad es cierto que nunca estamos solos. Más que ser un golpe de melancolía o de añoranzas, el pasado es la vida que siempre retenemos y no nos deja caer en la soledad.

13 / marzo / 2018

Etiquetas:

9 Comentarios

  • Regina

    Posiblemente sea así, pero cuando alguien querido se va deja un vacío que no se puede llenar.Saludos muy cordiales.

    13/03/18 08:03

  • Clopezn

    Compartiendo toda la exposición el problema quizá reside cuando generamos pasado en soledad. No dejará de ser experiencia vivida y retenida pero, se vivió solo, lo cual invalida la compañía de ese pasado.

    Un saludo.

    13/03/18 09:03

  • Diesel

    Buenos días, Regina, El vacío de las ausencias de seres queridos ayuda con mucho a nuestro viaje vital. Esa sensación que se nos queda al saber que un ser querido ya no nos acompaña en persona no elimina que su recuerdo nos complete con imágenes que nunca olvidamos. Estamos hechos para percibir muchas sensaciones tanto en medio del mundo como en esas sendas que se recorren con el pensamiento y que nos transmiten su fuerza de voluntad para continuar amando la vida. UN SALUDO CORDIAL.

    14/03/18 09:03

  • Diesel

    ¡Hola Clopezn! Bien. Tu punto de vista es exacto pero yo estoy convencido de que el pasado no se invalida nunca y nos deja siempre unas experiencias que son compañía perenne. No toda la compañía humana es vida presente. Al mismo tiempo que nuestro mundo se desarrolla estamos siempre viviendo. Y lo que hace dicho desarrollo siempre se inicia con el pasado. Tenemos un futuro a donde llegar pero no lo podemos medir con el tiempo presente, que es efímero, sino con ese tiempo en fluidez continua que nos va acumulando un sinfín de experiencias del pasado. No es que no vivamos el presente sino que cuando algo nos deja huella es un pasado que nos personaliza como seres únicos. UN SALUDO CORDIAL.

    14/03/18 09:03

  • Diegozami

    Hola Diesel, sabes, pienso que el presente, en lo personal, es el único tiempo real, que no es lo mismo que decir que es el único tiempo que existe. Lo que es mas, en el tiempo presente es donde todo sucede.

    Esto no significa que el pasado y el futuro no sean importantes.

    Lo que sucede, es que el pasado y el futuro, pueden condicionar seriamente nuestro presente, que en definitiva es el único regalo que nos da la vida, no olvidemos que la palabra presente significa, regalo.

    Te envío un gran saludo y te agradezco ayudarme a mover las neuronas de hoy.

    14/03/18 04:03

  • Albasilencio

    el pasado condiciona al presente sobre todo si nos empeñamos en vivir de el.

    14/03/18 04:03

  • Diesel

    ¡Hola Diego! En este mismo instante en que te expreso mis ideas sobre el tiempo y la vida asumida por el tiempo (que no son la misma unidad) estoy construyendo un pasado que mañana me llenará un poco más de persona. Es cierto que el presente no se invalida nunca porque, en caso contrario, no existiría el movimiento esencial de los seres humanos; pero esa esencia del presente es la que nos llena de pasado para saber que lo hemos vivido y lo estamos viviendo en un continuo fluir. Yo creo que, analizando tu punto de vista, estoy de acuerdo que el presente es "el único regalo que nos da la vida" pero es que si antes, e inmediatamente después, no existe el pasado ese presente se nos convierte en una "no existencia" lo cual es falso y estoy de acuerdo con ello. Pero la verdad que nos hace vivir el presente depende de las decisiones que vamos tomando día tras día. Ese es el pasado al que me refiero. Y, por supuesto, no es una soledad sino una compañía de felicidad o de tristeza, de alegría o de nostalgia...

    14/03/18 07:03

  • Diesel

    ¡Hola Alba! Es verdad que el pasado condiciona el presente pero no porque nos empeñemos en vivir en el pasado sino precisamente porque nos empeñamos en vivir hacia el futuro. No partimos de una soledad pasada sino de una compañía que pasó y que nos formó opiniones que nos hacen meditar sobre la trascendencia de lo pasado en un presente que se presenta repentinamente y que, gracias a los que aprendimos del pasado (lo rechazado y lo no rechazado) nos hace ser seres "movientes". Si el movimiento del tiempo es tripartito (pasado/presente/futuro) podemos llegar a entender, sean cuales sean nuestras decisiones, que no partimos de una "nada" sino de un "algo" que nos hace ser como somos a medida que vamos "dejando de ser" para seguir evolucionando hacia lo que "queremos ser".

    14/03/18 07:03

  • Diesel

    ¿Podemos romper el pasado? No. Sería lo mismo que rompernos a nosotros mismos. Lo que sí podemos es cambiar el pasado porque sabemos que podemos cambiar nosotros. En este sentido el principio de nuestras decisiones no surge de un punto cero e indeterminado sino de un punto pasado al que tenemos el derecho de superar.

    14/03/18 07:03

Mas de Diesel