¿por Qué?, ¿por Qué?...

¿Por qué?. ¿Por qué?. ¿Por qué las nubes se agrupan en la cima de los volcanes y las montañas?. ¿Por qué los cielos se vuelven a veces grises dejando su azul escondido en el baúl de las inquietudes?. ¿Por qué?... ¿por qué?... ¿Por qué los amores nos sorprenden y no podemos comer estrellas con leche condensada?. ¿Por qué las libélulas tienen que ser inocentes y por qué las libélulas tienen que ser culpables?. ¿Acaso no nos dan más luz éstas que aquellas cuando estamos perdidos en medio de la noche oscura?.

Yo he visto la boca del lobo y he visto a las luciérnagas alumbrarme el camino para poder espantarle; pero jamás hicieron nada igual ni parecido las libélulas en mi caso particular. Por eso amo a las luciérnagas....

23 / agosto / 2009

Etiquetas:

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Diesel