¿qué es Carisma y Qué es Tener Carisma? (reflexiones)

Publicado por Diesel el 03 de mayo de 2012.
En alguna otra ocasión me han hecho esta pregunta y tengo algo escrito por ahí sobre este tema. Pero voy a ser más explícito y concreto. Carisma, según el Pequeño Larousse Ilustrado que uso muy a menudo y en su página 206, dice que proviene del latín "charisma" y del griego "kárisma" que significa gracia y beneficio, se define como "cualidad extraordinaria que se atribuye a una persona y le confiere una superioridad de carácter ético, heroico, religioso (y no me refiero a religión sino a religiosidad que son dos asuntos totalmente opuestos según Jesucristo), etcétera. Y, también, es un don espiritual extraordinario que concede Dios a algunas personas para beneficio de la comunidad. ¿Entienden bien esto los famosos sociólogos, psicólogos y psiquiatras a la hora de redactar sus erráticos informes?

Acudo a una frase de L.M.Parocchi que dice lo siguiente: "... los hombres de nuestro tiempo, no van a ser evangelizados por las palabras, sino con los hechos...". Extraigo esta frase y puedo, partiendo de ella, expresar yo lo siguiente: "los hombres y las mujeres de nuestro tiempo sólo pueden ser humanos y dejar de ser inhumanos, cuando dejen las palabras vacías y falsas para pasar a ser ejemplos prácticos de como se debe actuar hacia el Bien, hacia la Justicia y hacia lo Sobresaliente; a través de hechos no vacíos sino llenos y no fríos sino calientes". En este sentido la tibieza es totalmente rechazable y debemos cambiarla por la templanza.

El Pequeño Larousse Ilustrado dice de la tibieza (ver en su página 978) que es "indiferente, poco vehemente y escasa de afectuosidad" y el mundo actual está lleno, precisamente de todo esto... pero la templanza (ver su página 970) es "fortaleza, valentía y serenidad para afrontar dificultades y riesgos" y, para poder actuar con templanza es necesario tener carisma o empezar ya a aprender a tener carisma.

Es necesario tener identidad propia y saber cuál es la misión que debemos llevar a cabo los cristianos y las cristianas para transformar este mundo en nombre de Jesucristo y nada más que en nombre de Jesucristo. Sólo se consigue bajo la inspiración del Espíritu Santo. Convivir con Dios significa llevar a cabo una misión en favor de los más débiles, de los más inocentes, de los más pobres y de los más necesitados. Don Bosco llegó a confesar: "He prometido a Dios que incluso mi último aliento será para mis pobres jóvenes" y luego, dirigiéndose a sus pobres jóvenes les dijo: "Yo por vosotros estudio, por vosotros trabajo, por vosotros vivo, por vosotros estoy dispuesto incluso a dar mi vida". ¿Existe mayor carisma que ese? Porque me parece a mí que eso lo podría haber dicho y haberlo firmado el propio Jesucristo.

Con el carisma del Espíritu Santo nuetra obligación es "estimular y acompañar a los jóvenes para que desarrollen todos sus recursos humanos y hagan aflorar las aspiraciones profundas hasta anhelar al Trascendente Jesucristo (dimensión de la evangelización y catequesis),
"animar a madurar para ser responsables con sentido de pertenencia social y eclesial (dimensión de la experiencia asociativa) y "moverse hacia el descubrimiento de la propia vocación, como compromiso de transformación del mundo" (dimensión vocacional) según el Proyecto de Dios". Eso es aplicar el carisma personal hacia el bien de la comunidad; y a pesar de las amenazas, los insultos, las ofensas, los ataques, las persecuciones que se deben soportar para conseguir todo ello. En esta labor de sentir tan intensamente a los jóvenes hay que transformarse en un joven, por dentro y por fuera, sin importar para nada, absolutamente para nada, lo que nos digan los documentos que sólo son papeles nada más ni lo que nos llamen los demás por haber conseguido tal transformación.

Para usar nuestros carismas hay tres pilares fundamentales que deben ser bases para nuestros objetivos y nuestra acción vindicativa. Los tres pilares, aplicando el carisma cristiano, son: "personalización de la formación, estudio y análisis de la realidad concreta para fundamentar desde ahí cualquier acción educativo-promocional, y reconocimieto de la dignidad de la persona cualquiera que sea su situación y estado". Los objetivos mínimos deben ser: "lograr que los jóvenes y niños adquieran buenas costumbres, hacer que crezcan en la fe, prepararlos para la vida y lograr una integración con las situaciones más acomodadas evitando la marginación".

En cuanto a la acción implícita de carácter social es la forma acuñada por las Hermanas de la Caridad que dice así: "Son las cofradías de la caridad, formadas primero por mujeres de la nobleza y posteriormente por aldeanas, a las que Luisa anima, motiva y acompaña en esta tarea donde lo que hay lo llamamos un voluntariado". Me estoy refiriendo a Luisa de Marillac quien, junto a Vicente de Paúl, palparon con sus propios ojos la ignorancia y la desestructuración de la infancia y la juventud de las clases populares, de los pobres más abandonados y es necesario saber que la ignorancia es una esclavitud y uno de los peores males de la sociedad, además, y no se asombre tanto porque lo dice la Sagrada Biblia Cristiana, un pecado que aborrece Dios. Por eso debemos ponernos a la obra de acabar con la ignorancia. Muchas veces he vivido yo esas mismas experiencias de ver la ignorancia con mis propios ojos y de intentar combatirla y por eso sé que la clave está precisamente en ser y actuar de esa manera.

El programa de los Maristas dice: "Creemos en la dignidad de toda persona que está por encima de todas las diferencias que establecen la naturaleza o la sociedad. Nosotros fundamentamos la dignidad humana en nuestra condicíón de hijos de Dios y en nuestro compromiso común de construir un mundo mejor", "creemos en la capacidad de superación de toda persona", "creemos en que a pesar de las circunstancias adversas y de situaciones de vulnerabilidad o exclusión social, las personas son capaces de buscar lo mejor de sí mismas y proyectarse hacia el futuro", "creemos que la educación es una fórmula esencial para el desarrollo humano pues partiendo de la situación concreta de cada uno estimulamos su crecimiento personal y el sentido crítico para que todos y todas podamos implicarnos en la transformación de esas realidades".

Si creemos que Jesucristo es Hijo de Dios (no que era Hijo de Dios sino que es y sigue siendo Hijo de Dios porque no murió sino que está vivo) y si nos damos cuenta de que poseemos carisma otorgado por Dios, tenemos y debemos actuar así olvidándonos para siempre de la envida que, por ello, podamos despertar en los que son envidioso o envidosas por su malformación personal. En este sentido es bueno recordar lo que es la identidad claretiana, por ejemplo, en tres frases: "Asumimos el reto de evangelizar a través de la cultura con nuestro trabajo educativo", "creemos que la fe en Jesucristo, como llamada y respuesta personal, llena de sentido las dimensiones de esta forma integral, ordenándola y llevándola a su plenitud" y "educamos en sintonía con el Humanismo cristiano (de lo cual ya escribí y analicé, junto con mi esposa, en el libro titulado "El pensamiento vivo de Benjamín Carrión" del cual os he hablado algunas veces) y con la Declaración de los Derechos Humanos (de los cuales os escribimos mi esposa y yo muchas veces), y siempre con el objetivo de lograr la formación integral de nuestros alumnos (y yo añado de quienes desean seguirnos).

Todo ello lo he experimentado y lo sigo experimentando y poniéndolo en práctica muchas veces... digan lo que digan los demás... porque sólo me importa evangelizar como verdadero cristiano y saber que lo que me promete Jesucristo siempre lo cumple; entre otras cosas el famoso Milagro 16-18 del cual ya os he hablado cantidad de veces y no me interesa nada más que saber que es cierto... digan lo que digan los demás...

Debemos combartir al Mal hasta destruirlo y colocar en su lugar al Bien; debemos hacer que no se cometan injusticias y que se aplique siempre la justicia y debemos dejar de conformarnos con ser mediocres y aspirar y luchar hasta conseguir ser los más sobresalientes en aquello a lo que estemos dedicándonos como vocación profesional.

Eso es el carisma, eso es tener carisma y eso es emplear el carisma.

3 Comentarios

  • Beth

    Me ha gustado mucho tu texto, gracias por compartirlo. Hace ya unos años en un foro en el que participo yo abrí una discusión sobre este tema acerca del carisma, aunque lo enfoqué de manera distinta. Yo hablaba de cómo el carisma puede ser bueno, pero no siempre lo es. Y ponía el ejemplo de Hitler, que sin duda era carismático y un líder nato, de hecho la palabra Führer viene de un verbo alemán que significa conducir, guiar; igual que Duce viene de duco-ducere-duxi-ductum, conducir. No estoy segura de que me guste la gente con carisma.

    Saludos cordiales

    03/05/12 11:05

  • Cadencia

    Un texto excepcional donde se cita indirectamente a hombres y mujeres de gran pensamiento y obra, ¡qué más quisiera yo educar a los hijos de mi tierra! que serán los compañeros de mis hijos. Pero dar armas de cultura a gente es peligroso(según políticos). Soy maestra y profesora jubilada. económicamente no me puedo quejar. Podría en tiempo anterior tener varios postgrados cancelados por mi Universidad pero vi la poca valía que se le da a educación. Y era arar en mar, pero siempre hay fórmulas para enseñar. Felicitaciones por el texto y la catarsis que hace emerger. Besos

    04/05/12 12:05

  • Diesel

    Gracias

    11/11/12 09:11

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Diesel