Temor Sí Pero Miedo No (reflexiones)

El mundo no es un concepto abstracto. El mundo son los otros seres humanos con los que compartimos la vida. El capítulo 7 del libro "La aventura de hoy", escrito por Jesús María Granero, comienza con el siguiente párrafo: "Vivimos, sin duda, en una época de materialismo desbordado. En casi todas las manifestaciones de la vida pública y privada se puede observar este sofocante fenómeno. No es una simple observación (como desde fuera), sino que es un sentirnos inmersos y como engullidos en la vorágine de la resaca".

¿Nuestra civilización se ha perdido del todo o está a punto de perder su capacidad para ascender a lo trascendental? Hemos de comprender que, en este Siglo XXI, ya a punto de llegar a su segundo decenio, casi no valoramos el sentido de la religiosidad. No hablo de ninguna religión ni de ningún grupo religioso, sino de ese sentido ancestral con la que nacen todos los seres humanos desde lo más antiguo de nuestra prehistoria. ¿Nos encontramos ante una cultura que está perdiendo la sensatez y entramos en una irreversible involución anti cultural?

Para Pitirim Sarokin ya estamos dentro de una cultura secularista, puramente experimental y pragmática. El tema de la espiritualidad humana parece, en principio, que está desapareciendo o simplemente no le estamos haciendo caso a pesar de que existe. Públicamente parece que nos hemos alejado de ella; pero ¿qué ocurre cuando nos encontramos a solas con nosotros mismos y sin la influencia de ningún otro medio de comunicación salvo nuestro propio espíritu?

No estoy de acuerdo con el sociólogo norteamericano Peter Berger cuando ataca a su propia profesión diciendo que "los sucesos contemporáneos son ya bastantes para justificar la sospecha de que la sociología es la ciencia más funesta de nuestra época; una ciencia esencialmente desacralizada que tanto les conviene a los nihilistas, los cínicos y otros individuos que necesitan la vigilancia policíaca". Berger es un sociólogo excesivamente conservador que propone la prohibición de la misma Sociología porque ésta funciona a favor de una juventud corrupta y enemiga del orden divino. No estoy de acuerdo porque el sentido de la religiosidad (no religiones ni grupos religiosos sino religiosidad) no ha desaparecido de la vida humana y no desaparecerá mientras existan millones de hombres y mujeres que piensen en este asunto nada trivial y sumamente trascendente.

Una frase de Robert Louis Stevenson (el autor de "La isla del tesoro") dice así: "Nuestra finalidad en la vida no es tener éxito, sino continuar fracasando con el espíritu alto". ¿Qué es la espiritualidad para el mundo contemporáneo? ¿Viajamos sobre un mapa inaccesible y sin rumbos definidos? ¿Nuestro esquema mental sigue funcionando en base a principios éticos y valores morales? Son tres preguntas que debemos responder antes de que nos falten las palabras adecuadas para poder responderlas con acierto.

Vivir es fácil. Pero también es fácil morir aunque nos despreocupemos de ello y no tengamos prisa a la hora de plantearlo. El mundo actual es, cada vez más, un pequeño rincón dentro de la universalidad de los pensamientos. No podemos evitar el trabajo de pensar en ello. Sin una vida espiritual nuestros sueños son imposibles y es entonces cuando llega la sensación de ese sentido de religiosidad a la que me refiero. Vivir entre el mundo del materialismo y el mundo de la espiritualidad. Ambos deben confluir en un punto de equilibrio natural.

El verdadero problema no es de carácter dogmático sino de saber implicarnos más en la libertad de elección y, a causa de ello, ser mucho más responsables en una época histórica que nos ha tocado vivir como encrucijada de un cambio de época; no en una época de cambio sino en un cambio de época. El futuro está siempre muy ligado a lo que somos hoy. No todo el mundo puede creer lo mismo porque cada ser humano es único e intransferible, pero el sentido de la religiosidad lo llevamos impreso en nuestro ADN desde los primeros tiempos humanos.

El cineasta Steven Spielberg acaba de declarar, ayer mismo, "que el miedo es mi combustible". ¿Miedo a qué cosa? Como creyente yo no pertenezco a ninguna religión pero creo en Dios y no tengo miedo a Dios pero sí temor a cuando tenga que estar frente a Él. Ese temor es algo que va mucho más allá del simple sentimiento de miedo a la muerte. No. No tengo miedo a la muerte sino temor a lo que pueda encontrar más allá de la muerte. Algo que supera en mucho al materialismo actual y me hace pensar en el porqué de mi existencia como ser humano. ¿Estamos preparados para el momento final?

Llegado al uso de la razón, debemos inspeccionar más bien cómo estamos construidos desde nuestros inicios. Al mundo actual parece que le cuesta muchísimo hablar de frente en este tema del sentimiento religioso de los hombres y las mujeres porque se nos impone la futilidad de un nihilismo rotundo. Nos venden millones de gozos nihilistas. Para muchos ya la vida sólo es soñar con alguna plácida terraza playera tumbados y tomando el "quemeimportismo" como cóctel de la existencia. Gastamos millones de segundos en seguir las vacías modas sociales de la actualidad. Y eso, en contra de lo que señala Berger, sí lo condena la Sociología cuando entra en el apartado de la pirámide de los valores.

El cantante flamenco Antonio Carmona ha dicho que "la creación es un misterio, y eso siempre tiene algo de divino". A esa idea siempre se llega cuando nos alejamos del ateísmo que nos hunde en "el mundo de la nada desde la nada y hasta la nada" y nos acercamos, de manera más o menos conscientes, al rincón de nuestros silencios para mirarnos a nosotros mismos y descubrir que sí, que tenemos alma y que dicha conciencia nos lleva al límite del temor o al límite del miedo. Esos dos límites son desconocidos pero la respuesta solamente es una pregunta para quienes creemos en la existencia de Dios. ¿Tengo temor o tengo miedo? No es la misma cosa.

25 / marzo / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

3 Comentarios

  • Diesel

    Gracias de nuevo, Clopezn. De corazón.

    26/03/18 03:03

  • Nani

    Para mi solo existe el miedo o el amor,no el amor que conocemos,sino el amor que somos,cuando acepto lo que soy el miedo desaparece ,la lucha de saperece,y encuentras lo que todo humano busca,disfrazado de mil maneras,puede ser de Victima o verdugo,quizas de valiente o temeroso,tal vez de rico o de pobre,lo llamemos como queramos,pero detras de todo ser humano se esconde la aprobacion que buscamos ,a la cual podemos acceder cuando dejas de buscar.El ser humano vino a este mundo para amar,el miedo es el que nos hace olvidar.

    Un saludo y cordial abrazo Diesel.

    27/03/18 08:03

  • Diesel

    Muy bueno tu comentario Nani. Sí. Visto desde tu punto de mira es cierto lo que dices. Un abrazo amistoso.

    27/03/18 10:03

Mas de Diesel