Ni Tan Tú, Ni Tan Yo.

Si la angustia que pisamos fuese tan efimera como soberbia, no seriamos mortales, seríamos casi dioses.
Quizás por eso nos aferramos tan y cobardemente a la esperanza, cuan degraciado se entierra en la adiccion por temor al recuerdo o al abandono, pobres ingenuos, aquellos que viven de la incertidumbre, aquellos que viven rodeados del azar a la espera de un ápice de certeza. Mísera yo, por ingenua y desgraciada, por vivir de la incertidumbre, y dormir enterrada bajo la adiccion.
Publicado por Disorder el 30 de enero de 2018.

Mas de Disorder

Etiquetas:

prosa

Para comentar debes registrarte »
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión »