"amiga"

No vengas a pedir perdón o a preocuparte cuando me vaya, cuando me marche sin intenciones de volver a tener esto que tenemos. No vivas con esa esperanza de que de buena soy tonta, porque siempre me lo hice pero nunca lo fui.

Estuve callada durante mucho tiempo, para hacerte ver que podías hacerme daño, que iba a dejarlo en tus manos, y si efectivamente en esa libertad tú decidías hacérmelo yo decidiría alejarme de ti para siempre "amiga".

Y entonces un buen día llega la gota que colma el vaso, y asombrada te preguntas qué has hecho, qué niñería ha llevado a ese fin de amistad, y perdona que te diga, no naciste ayer como para no saber que no has sido nunca una buena amiga, ni siquiera has sido amiga.

Crees que por pasar un par de años juntas y contarme tus penas has hecho bien tu rol de amiga, pero amistad significa mucho más que eso. Significa saber escuchar a la otra persona, entenderla en la medida de lo posible y no criticarla por sus defectos o aquellas virtudes que tú envidias. No vengas a contarme cuentos porque sé de historias, y de las largas y enreversadas.

Puede que dé pena, que las cosas acaben así y de esa forma, pero yo me limité a ver hasta dónde eras capaz de llegar y la verdad, me sorprendiste. Pero mira qué bien, ahora no hay nadie que me controle y me diga qué tengo que hacer y qué no, nadie que juzgue cuando salgo o cuando entro, porque soy yo la que pone los límites en mi vida, no cualquier niña que se presente en mi camino y quiera hacerse llamar "amiga".

Etiquetas:

Más de Doblelopez