TusTextos.com

Si la Respuesta es Sí, Cierra Los Ojos y Dime, ¿qué Ves?.

Un leve impulso eléctrico transformado en idea, un escalofrío recorriendo tu cuerpo, suscitando sensaciones, haciendo que te sientas vivo. ¿Qué puedes ver cuando cierras los ojos?, quizá esa música, si, esa misma que asocias a determinados momentos de tu vida. No sabes por qué, pero no eres más que un manojo de sentimientos, experiencias y opiniones.

Quizá vivas esperando que llegue alguien capaz de salvar el mundo, alguien con unos ideales lo bastante fuertes como para enseñar a las personas a pensar por sí mismas en vez de seguir un camino fijado, no rebatido y equivocado. Tan equivocado como vacío.

Cuando cierros los ojos, lo que veo es la vida, el cómo pasa…Los segundos mueren mientras nacen los minutos y tú esperas, esperas poder sentarte debajo de la sombra de un árbol mirar al frente y decidir quién quieres llegar a ser con la esperanza de poder luchar por lo que ahora eres y por el lugar al que perteneces. El mayor poder del ser humano, el peor usado durante toda la existencia de este pequeño universo; las palabras. Capaces de manipular, de dirigir caminos, de significar representaciones sin sentido de opiniones que jamás han sido escuchadas o tenidas en cuenta.

Cuando cierro los ojos, me imagino una esencia limpia, un uso correcto de lo que debería transmitir las verdaderas emociones, una permutación de letras capaces de hacer llorar a alguien, de hacerle sonreír o de recordar como huele el césped recién cortado del pequeño pueblo en el que nació. Ojalá fuéramos capaces de limpiar así las letras, de dejar a un lado esa parte tan importante del binomio del ser humano. Es hora de cambiar el mundo, de pensar, de emplear esa libertad de expresión que tanto nos costó conseguir, es ahora o nunca. AHORA, ahora cuando debemos levantarnos del sofá cuando volvemos del trabajo, ahora cuando debemos salir a la calle, depurar las ideas, enseñar lo que significa dejar a un lado los preámbulos, leer, decidir por nosotros mismos quién dice la verdad y quién miente. ¿A caso no debería ser todo más fácil?, sería más fácil si siempre trazáramos esa “A” o esa “B” que forman parte de una frase con la tinta de una verdad impugnable. Señores, el mundo es como nosotros queremos que sea, ¿es así como queremos vivir? ¿es esto lo que ves cuando cierras los ojos?¿es esto con lo que sueñas por las noches, por lo que sonríes cuando te levantas cada mañana?. Si la respuesta es sí, podrás cerrar los ojos, disfrutar de los pedazos que quedan de una sociedad vacía mientras las notas de un réquiem se cuelan por la rendija de la ventana. Si la respuesta es no, lucha por lo que quieres que sea, por recuperar lo que está enterrado al fondo de la historia, por esa parte del binomio que sirve. Lucha por ti, por mí, por el panadero, el vecino del séptimo, por esa mujer que pasó setenta años de su vida levantando un país que se derrumba.

Eres tú, soy yo, es la esperanza que necesitamos. Son impulsos eléctricos convertidos en ideas, esa melodía que te recuerda determinados momentos de tu vida. Cuando cierro los ojos veo futuro y tú, ¿qué ves?.
Elinea09 de mayo de 2013

3 Comentarios

  • Polaris

    Gran texto, te felicito.

    Pol.

    10/05/13 03:05

  • Elinea

    Muchas gracias Pol, un placer:)

    11/05/13 10:05

  • Ennimaje

    Hay muchos temas aquí, hilvanados con muchas ganas, con la mente que piensa para sí, aunque hay que ser conscientes que al publicar, esperamos que alguien más nos entienda.

    Conectar, motivar, persuadir, emocionar. Esto se logra con palabras que transportan fuerza y significado.

    Evite usar frases hechas. El escalofrío ya recorrió todos los cuerpos habidos y por haber. Atrévete, logra que un escalofrío haga más que recorrer, haz que pise fuerte, que martille las vértebras, que apretuje los pescuezos. El escalofrío ya remeció la espalda de todos los personajes en todos los cuentos, es por eso que ha permeado en el discurso cotidiano. Haga que esa sensación nos obligue a alzar los hombros, a flaquear las rodillas, a perder el ritmo, a convertirnos en algo más. En fin, láncese fuera de las frases hechas.

    11/05/13 06:05

Más de Elinea