TusTextos.com

Besos Suicidas


Besarte, besarte poniendo en mis labios el sabor amargo del suicida, del incomprensible, de eso que estalla en un momento inoportuno dentro de ti y no te deja dormir, comer o vivir.
Besarte con los ojos cerrados, levantando la pierna por la emoción y echándome a volar sin alas.
Besarte entregándote todo de mi, en un contacto de labios que no dure más de cinco segundos, no me hacen falta más. Los huracanes destrozan todo a su paso, y yo solo quería destrozarte las dudas.
Eso es a lo que llamo: "El beso del suicida" del que no se sabe si saldrás vivo por ser o no correspondido. Donde la muerte no nos da miedo, pero enfrentarnos a un día más a nosotros mismos se nos vuelve tumba y cripta.
Eso es el beso del suicida, del que se sabe que hay un noventa y nueve por ciento de probabilidades de acabar dañado, pero que por un uno por ciento saltamos al mismo infierno.
Ese puto uno por ciento que no nos deja dormir en paz y nos vuelve locos y a la misma vez risueños.
Te doy mi consejo: No mueras sin haberte atrevido a dar el paso, los puentes siempre están ahí esperando a sus suicidas, pero los besos... Los besos cogen trenes y desaparecen sin darnos cuenta.

Memorias de un Joven Escritor.
Instagram: Saaul91
Blog: saauljesus.blogspot.com.es
EquivocadosPublicado el 15 de marzo de 2017
Archivado en amor suicida besos tristeza soledad lagrimas alegria sonrisas muerte

Más de Equivocados