TusTextos.com

Cap 17 Momentos Eternos

Las sombras iban moviéndose lentamente hacia la derecha, guiadas por un flautista mágico haciendo grandes dibujos en las paredes y esparciendo la oscuridad sobre toda la habitación dejándola en una penumbra casi palpable por los sentidos.
Nicole se sacudió el sudor que corría por su frente. Una noche más que se sumaba a las anteriores.
¿Cuánto tiempo había dormido esta vez? Ni siquiera el despertador había sonado aún, así que por deducción no eran más de las nueve de la mañana, y aún le quedaba largo rato para que su plan comenzase. ¿Pero era ya necesario? Acaso Liam verdaderamente ¿se acordaría de ella? De Nicole, ¿de su promesa?
Lenta y en silencio salió de la cama para mirarse frente al ancho espejo que caía desde el techo.
Cansada, se llevo los dedos sobre las marcas de sus muñecas. Hoy era uno de esos días en los que necesitaba de su secreto para salir adelante. Su pelo enmarañado caía hecho jirones sobre la cara, ocultando sus verdes ojos vidriosos y sus largas y anchas ojeras que empezaban a tornarse rosáceas.
Sin apenas un resquicio de luz buscó con sus manos en el armario que tenia a mano izquierda la cajita que escondía en uno de los rincones bajo la ropa que se ponía de muy de vez en cuando.
Alargo la mano y se colocó en la silla de madera tallada a mano por una de las más prestigiosas marcas inglesas.
Nicole saboreó aquel momento, tan intimo, tan suyo, tan lleno de misterio y silencio.
Sobre todo amaba esa calma que acompañaba su acto, un acto horrible para muchos, pero que en él había encontrado la droga que apaleaba el dolor de la vida, el dolor de su vida.
La cajita, adornada con un sello en medio de una estrella de cinco puntas aguardaba el momento para volver abrirse. La caja además de aquella estrella, que se notaba que había sido dibujada por manos ajenas al oficio del pintor, no presentaba anomalía alguna.
Las bisagras se extendieron lentamente hacia atrás dejando entre ver una bailarina preciosa acompañada de una triste canción de serenata. La figura danzante de la bailarina siempre había infundido respeto sobre Nicole. Allí aguardaba en la oscuridad, esperando ser vista por el mundo, esperando ser aplaudida por un publico imaginario y felicitada y cortejada por todos los hombres del lugar. Pero por una causa u otra eso no iba a suceder, pues la joven y bella bailarina de la caja sabía perfectamente que solo podía tener un baile y que al acabar volvería a esconderse en un rincón, fuera de la vista de las personas, desterrada de cualquier esperanza. Y así se sentía Nicole, mientras escuchaba aquella fúnebre canción y veía danzar a la joven bailarina sus dedos encontraban la pequeña cuchilla que escondía.
Y mirándose al espejo, mientras escuchaba los elogios y los aplausos de un público imaginario, al igual que la joven bailarina, sus dedos dibujan cicatrices en su carne rosácea, perdiendo la esperanza a cada gota de sangre derramada.

Como todas las Semanas, aquí tenéis el Nuevo cap de Besos Robados! y a continuación os dejo mi blog, espero que os metáis y podáis leer los capítulos desde ahí, ya que estoy trabajando en el blog muy duro y me gustaría que me ayudaseis.

Cap:17
http://saauljesus.blogspot.com.es/2013/01/cap-17-momentos-eternos.html

Blog Besos Robados:
http://saauljesus.blogspot.com.es/
18 de enero de 2013

2 Comentarios

  • Creatividad

    Buen relato e inmejorable narrativa. Muy bueno. Saludos

    22/01/13 09:01

  • Equivocados

    Muchas gracias! Aunque tus relatos para mi son inmejorables, sigue así y espero que te pases para el proximo cap. Saludos

    25/01/13 03:01

Más de Equivocados