TusTextos.com

Estrellas Fugaces

"Y como dos bengalas yuxtapuestas. Aprendimos a amarnos, aunque el fuego del otro nos quemase."

Como pequeñas descargas de la médula a la esencia, verte es como morir de infarto: falta de aire, nervios y un temblor que recorre cada músculo de mi cuerpo.
Una sensación parecida a lo que tiene que sentir la abeja con la miel; atracción.
No me hace falta besarte para imaginar como tiene que ser tu rojo de labios recorriendo cada parte de mí. Dejando marcas invisibles, más allá de los mordiscos o las caricias.
Nos hacemos el amor en un segundo, y nos amamos en silencio toda la noche.
Somos como pequeñas estrellas fugaces tratando de juntarse, como el hielo al alcohol, o el baile de media noche de las películas infantiles.
No podemos faltar, pero tampoco podemos estar juntos. No hay magia que nos una ni zapato de cristal que permita encontrarte.
Y como una manecilla del reloj que ha perdido el tiempo, nos movemos en direcciones opuestas, olvidando que la tierra es redonda. Y que por más que corramos para alejarnos, lo único que hacemos es tardar en volver a vernos.
No hay peor adicción que la que no te deja dormir. Y de ti sólo tengo tu mirada, con la suficiente fuerza como para mantenerme despierto por varias lunas llenas.
Observando el firmamento, y las estrellas. El espacio y la oscuridad.
Las miles de épocas que han existido y que existirán cuando nadie me recuerde, cuando nadie me eche de menos.
Miro al cielo, con la misma intención que te miro cuando el mundo te pone delante de mí. Con ojos de niño, asustado y con toda la esperanza de vernos juntos al hacernos mayores.
Miro arriba, y sonrío. Porque aunque no te tengo a mi lado, al menos sé que miras el mismo cielo que yo.
Con sus dos estrellas fugaces, peleando por cruzarse algún día.


Memorias De Un Joven Escritor.
EquivocadosPublicado el 10 de septiembre de 2015
Archivado en despedida separacion sentimientos amor lagrimas sinceridad

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Superandoloimposible

    Es precioso. Tienes un estilo suelto, elegante y muy sentimental. Derrochas sinceridad.

    Un beso, Su.

    11/09/15 01:09

Más de Equivocados