TusTextos

Perfume de Chocolate

Perfume de Chocolate.

Ahora la habitación huele a chocolate. Quizás sea causa de mi imaginación, de mi decadencia por los años o de mis pequeñas muestras de locura en lo cotidiano. El resultado es que mi habitación huele a perfume de chocolate. Y me molesta. Me molesta ver de nuevo tus labios dibujándome un camino por el cuerpo.
Un camino que ni lleva ni acaba en ninguna parte. Así es como tiene que ser, un pasillo de besos sin final, y así era. Los cuadros de nuestro pasillo lo recuerdan muy bien, o al menos, los que aún quedan en las paredes. Me encantaba intentar controlar tu fogosidad, aquella cabeza medio hueca y despojada de vergüenzas. Me enseñaste mucho más de lo que pensé.
Y créeme cariño, ya tenía suficiente con recordar tu sonrisa por las esquinas de mi cuarto, para ahora además, asociarte al perfume de chocolate.
Sé que te crees que conoces todo de mí, mis gustos, mis pasiones, mis fallos. Lo peor es que no puedo negártelo. Lo conoces todo de mí. Conoces mi cuerpo como los cigarrillos que te llevabas a la boca después de hacerte el amor.
Por eso supe que te ibas. Supe que desaparecerías de la misma forma en la que me habías encontrado, y jamás supe como diste conmigo.
Me levanté por la mañana, sin el olor de tú cigarrillo por la habitación, ni con el humo que dejabas por el pasillo, o el chorro de aquél café tan amargo por la encimera.
Entonces recordé que me dijiste que eras como el viento, entre risas, nunca te entendí.
Ahora pienso que te equivocaste, y que eres más como un tornado. Y daría cada parte de mi cuerpo para disfrutar de tus estragos.
Pero los tornados no son eternos, y por mucho que giráramos entre las sabanas blancas de hoteles de cuatro estrellas. Nunca conseguí hacerte eterna.
Eterna, como los secretos que aún guardamos.
Hoy me huele el mundo a ti, y a tus malditos cigarrillos de chocolate.
Sólo espero a que el viento vuelva a cambiar de dirección, que arrases mi calma. Y me devuelvas las ojeras de amarnos toda la noche.

Memorias De Un Joven Escritohttp://saauljesus.blogspot.com.es/2014/12/de-chocolate.htmlr.
Equivocados03 de diciembre de 2014

1 Comentarios

  • Superandoloimposible

    Nunca llegaremos a entender algunas cosas, pero siempre tendremos algo que nos recuerde a ellas. Como el perfume de chocolate.

    04/12/14 09:12

Más de Equivocados