TusTextos.com

Vértigo

Sufría de vértigo, ese cosquilleo que te cala los huesos y te ancla al suelo, hasta que te conocí. Eras un precipicio con vistas al mar, y quien me lo iba a decir a mí, que me volvería adicta a las alturas. Eras el ojo de la tormenta, y cuando llovías, joder como llovías, de esas tormentas que no te mojan si no que te ahogan, pero tienes suerte, quizás mala o quizás buena, siempre me gustaron los días de lluvia.

La gente se te puede deslizar a través de tus dedos como el agua, no importa cuan fuerte agarres, cuanto mas te aferres mas rápido se desliza, pero no me imagino no abrazándote como un niño que abraza a ese osito que le salva de los sueños mas oscuros o quien se abraza al futuro con tanta fuerza como el que lo ha perdido todo a cambio de un poco.

Te digo ven cuando en realidad me muero por decirte vamos, a cualquier sitio, al rincón mas recóndito de una azotea a ver las luces del cielo, que el reloj se tome un descanso mientras las horas se fuman un cigarro.
Contigo, matando al tiempo, matando al vértigo.
EscribiendomematasPublicado el 18 de julio de 2018
Archivado en amor ella sentimiento microrelato

Lo recomiendan

Más de Escribiendomematas