TusTextos.com

La Mujer Más Feliz de Este Planeta.

Levanta la cabeza de mi pecho y me mira a los ojos.

Le sonrío.

Él me sonríe y conozco esa sonrisa, esa sonrisa acompañada de una mirada que me dicen que me desea y que en ese momento por su cabeza están pasando cosas indecentes, y lo que él no sabe es que por mi cabeza están pasando cosas igual o mejores.

Me abraza por la cintura y sube un poco la cabeza, mirándome a los ojos y a la boca hasta que decide darme un beso. No es un beso de los dulces, en ese beso me cuenta las ganas que me tiene y, yo le respondo de la misma manera.

En menos de lo que me espero ya siento mi humedad, en serio este hombre consigue que lo haga muy rápido, y aunque estoy nerviosa dejo que la situación siga, pues mi cuerpo necesita de él.

Me da vergüenza pero me tranquilizo a mí misma.

Me besa el cuello, en ese instante dejo de pensar en lo que está bien y en lo que está mal, sólo puedo pensar en él y en lo que deseaba sentirlo.

Me armo de valor y le digo "Haz lo que quieras de mí papasote". Cuando me pongo nerviosa hago la tonta si...

Vuelve a ronreírme y a mirarme de esa forma que me gusta tanto, con esa cara de cachondo.
Me gustaría saber lo que piensa cuando me mira así.

Vuelve a besarme el cuello, definitivamente en ese momento dejo de pensar y empiezo a dejarme llevar.

Cojo su mano y le hago ver el efecto que produce en mí conduciéndola hacia mi zona más sensible.

Se muerde los labios. Se nota las ganas que me tiene y eso me pone peor.

Muero por que me coma entera, que me devore con todas sus ganas y le pido porfavor que me haga suya en mi pensamiento.

Cada vez estoy peor, mi respiración se agita y la de él también, me mira a los ojos y entra dentro de mí.

Juro que siento la misma sensación que con el primer beso que nos dimos después de estar un buen rato deseando hacerlo.

Y que sensación... Como un globo de felicidad que explota dentro de mí, esa sensación de alivio cuando te tiras un día entero sin fumar sólo pensando en tabaco y por fin le das una calada, esa sensación pero multiplicada por mil. De verdad, creo que lo que más he deseado en mi vida ha sido a este hombre, y por fin lo tenía entre mis piernas, pegado a mi pecho, escuchando su respiración agitada, sintiendo como disfruta con mi cuerpo, mordiéndome la boca, besándome el cuello, bajando por mi pecho... Enserio me besa tan fuerte que creo que me va a dejar marca, pero me encanta.

Cierro los ojos mientras me muerdo el labio y le hundo las uñas en la espalda.

Su nombre sale de mi boca sin darme cuenta.

Le muerdo desde el hombro hasta el cuello mientras de mi boca salen pequeños sonidos que intento esconder.

Mi corazón va a mil y siento que me desmayo de placer.

Me mira a los ojos y veo su cara, dios me pone mucho esa cara y verlo disfrutar.

Se muerde el labio y me besa con mucha pasión.

Entierra su cara en mi cuello y entra y sale de mí cada vez más rápido dejando salir de su boca pequeños gemidos que me vuelven loca.

Cuando estamos apunto de acabar se incorpora y me vuelve a mirar, veo en su cara como explota de placer y yo me siento mejor que nunca.

Por fin había sido suya y juro que había sido lo mejor de mi vida.

Sonreímos y me besa.

Luego se acuesta en mi pecho mientras le rasco la cabeza y el cuello, se queda dormido encima de mí y yo puedo jurar ser la mujer más feliz del planeta en ese momento.
12 de junio de 2018

1 Comentarios

  • Mr.elio

    No digo que este mal, pero siento que le falta algo, algo único o un detalle que lo haga tuyo, tu marca sobre el texto, siento el relato de amor pero si mas que eso, el acto de amor dejándose llevar por el deceso.

    16/06/18 08:06

Más de Esheadila