TusTextos.com

Tú y Yo.

Mírame, estoy tan cerca, puedo tocarte, me sientes, te siento, estamos en el mismo lugar, aunque las penas nos ahogan, los gritos nos arruman, y nuestras diferencias nos separan, yo sigo junto a ti. Perdóname por hacerte daño, por ser tan diferente, en verdad no quiero que te alejes, quiero que estés cerca de mí, acompáñame en esta habitación tan oscura, no quiero sentirme solo. Cuando te cansaste, construiste una pared entre nosotros, y cuando la derribe, construiste dos más, pude atravesarlas a ambas, pero ya habías construidos cuatro, pero no me rendí, con la fuerza de mi puño derribe la primera. Cuando me canse, utilice mi cuerpo, lanzándome hacia a ti, para alcanzarte, aunque tú siempre te alejabas, busque un martillo cuando mi cuerpo ya no podía, aun así, no te encontraba. Las paredes se hicieron interminables, mis músculos no resistían ni el peso de mis emociones. Solté el martillo, no porque quería, sino porque ya no podía, lo solté, me libre del arma con la que intente acercarme a ti, mire, y no te importaba, desde lo lejos, desde la ventana de tu última pared, me viste en el suelo, agonizante, no quisiste levantarme, las paredes que tú mismo construiste te lo impedían. Al ver que no intentaba nada más, te preocupaste, al dejar de sentir que suelo vibraba, te ansiaste, a ver, que ya yo no lo intentaba, lloraste, y al ver que me levantaba camino hacia la puerta de atrás, gritaste mi nombre, pero te ignore, porque aunque quisiera ir buscarte, tus paredes me lo impedían, aunque solo deseaba tocarte, mis manos ya no podían, así que camine hacia la puerta de regreso, para abandonarte, camine entre las cenizas, entre los escombros de cada pared que yo mismo derribe, para no tener que volverlo a intentar nunca más. Te sentías sola, así que tú misma intentaste atravesar tus paredes, pero al verme tan cerca de la puerta, te diste cuenta que era demasiado tarde, por eso, me voy de este lugar, me alejo completamente de ti, porque solo me quisiste cuando yo no lo intentaba, porque me abandonaste cuando yo más te necesitaba. Me pare detrás de la puerta, a dar un último vistazo, nunca te vi tan perdida, nunca te vi tan destrozada, eras tú desde lo lejos, ansiando que yo regresara, pero así como estabas, abrí la puerta, y recogí los trozos de mi alma, recogí todo lo que te había dado, era mucho lo que me faltaba, me había hecho pedazos tratando de construir un mundo que en verdad, no me hacía falta. Te amo, y quizás tú también me amaste, pero tú misma hiciste el mundo, en que ahora quieres escapar, en que ahora, estás atrapada.
29 de noviembre de 2015

Más de Explicc