TusTextos.com

Dolor

Ya no te regalo
la alegría de volar sobre los árboles
y arrancarle de un beso
la virginidad a la luna.

El diablo se ha suicidado
y en sus palabras últimas,
dijo tu nombre, de mar anclado en una gota que resbala.

Yo te quería con el amor de los cornudos, con la soledad de los pajeros,
con los atavismos de pueblos olvidados.

Te quise como el perdedor único en una noche derrotada.
Soy como los ningunos, como un eterno conspirador de la desgracia.

Pero te quise, y eso fue bastante. ¿qué importa que mi amor no pueda?
Esto que soy, después de todo, es lo que adoras: ¡la nada!
Fabio22 de enero de 2011
Archivado en:
algo

Más de Fabio