Escribiendo-nos.

Sabía mezclar el olor de sus sueños y, el sabor de sus ganas.
Como siempre y como nunca, rememoraba lo no hecho.
Ese café, un recuerdo recién colado.
Esas ganas, un tanto amargas, pero en su vergel, néctar de buena caña.
En su vino; de eximio buqué, abundaba buena y rica tinta para seguir escribiendo.
En su piel, aunque ya con letras; sin embargo, había selva virgen aguardando poesía.

08 / julio / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

4 Comentarios

  • Diegozami

    Me gusto mucho.

    Saludos.

    08/07/18 08:07

  • Fesla

    Gracias, Diego. Saludos desde muy al sur.

    09/07/18 12:07

  • Remi

    ¡Me encanta! multitud de sensaciones en pocas frases, me gusta mucho, saludos Fesla.

    10/07/18 04:07

  • Fesla

    Muchas gracias, Remi. Saludos

    19/07/18 10:07

Mas de Fesla