Cuento de Cuna.

por flor
Había una vez... un perrito, de esos flaquitos que viven al costado de las calles, con una mancha en el ojo derecho que lo hacia aun mas simpático de lo que ya era. Resulta que el perro andaba feliz de la vida, el si que era libre, se jactaba orgulloso de sentir que no necesitaba de los crueles humanos, que solo vivían para sus asuntos, y que a estas alturas del mundo no podían conectarse con lo mas sagrado que es la naturaleza.
El perrito los despreciaba, creía que nunca jamás iba a sentirse a gusto encerrado en las cuatro paredes de una casa, y siendo tratado como un payaso de circo. El vagaba por las calles, moviendo la cola, viviendo de lo que la suerte le deparara en cada momento... el si que era feliz.
Un buen día, caminando cerca de su calle, se topo con un nenito, sucio, bien sucio, que caminaba lento pidiendo monedas... tenia esas miradas negras y profundas como los pozos ciegos, esas miradas que parece que nunca vieron la luz. El nenito también lo vio, a lo lejos...al perro el corazón le empezó a latir fuerte, y una imperiosa necesidad de acercársele se apodero de el... tímido se arrimo al nenito que de tan ocupado que estaba convenciendo a un señor gordo panzón no vio que un perrito simpatico le hacia sombra en sus pies. Solo cuando el señor lo echo diciendo que mejor fuera al colegio (como si a el no le hubiese gustado estar jugando con sus amigos... que cosa los adultos, creen que saben todo! y son de lo mas ignorantes) se percato. Ahi estaba, el picaro animal, acariciándole los pies desnudos. El perro por su parte adivino la sonrisa del chiquito, se hizo carne con sus pies, y ya no se quiso levantar.
El chiquito lo alzó, y se fue caminando despacio hasta perderse entre tanta gente.
Dicen que dicen que ahora acompaña a su dueño por todas partes, juntando monedas aquí y alla.
Ya dejo de creer que todos los humanos son pura maldad, ahora lleva orgulloso la cabeza en alto mientras deambula por la vida con un niño de mirada negra y panza vacia como el.
RECOMENDAR TEXTO AGREGAR A FAVORITOS SEGUIR AUTOR

Este texto fue publicado por Flor 13 de diciembre de 2007.
Archivado bajo los tags cuentos para benicio .

2 Comentarios

  • Facundo

    Pero fijate que todavia no los acepta tanto a los humanos, si asi lo hiciera, sabriamos que pasaba por la cabeza del chico tambien cuando se encontraron, y no solo la del pobre perrito con una mancha en el ojo =P

    Saludos Flor !

    13/12/07 08:12

  • Andresj551

    Que profundo tu cuento, me ha gustado mucho como representas a la humanidad desinteresada y arrogante, con el "hombre gordo panzón" y encuentro que tienes mucha razón, los que creen saber más son los más ignorantes.
    Por otra parte, el perrito, por curiosidad ¿tuvo una mala experiencia con los humanos antes?, eso explicaría porque creía que todos los humanos eran malvados.

    Saludos.

    14/12/07 12:12

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Flor

  • Otra Vez.

    Y otra vez... volví a caer, en una trampa de mentiras. Falacia de creer, en la sola posibilidad de cambio. Hay cosas que se mantienen como estan. Y otra vez.... el mundo dejó de ser mío, las lágrimas interminables, se ahogaron en mis ojos. A gritos pidiendo ayuda. Ayuda para que? si ya no hay tiempo que calga la pena; si siempre,pero siempre voy a terminar de la misma manera. Y otra vez... resurgen los reproches, se destapan los velos, y ahí estoy al desnudo y sin máscaras ...

    por flor | 363 lecturas | 5 comentarios
  • Incertidumbre y Tiempo.

    ¿Qué hago con esta soledad tan profunda, que se cuela por los poros? Ya no puedo delegar más en el tiempo, él no puede ser amo y señor de mi existencia. Tengo que tomar el tiempo por las astas, y moldearlo a mi manera. Aunque esto signifique parame frente al océano intentando con las manos, frenar el vaivén del mar. Ya no quiero delegar más en el tiempo... porque, de ser así, como la arena va a terminar escurriéndoseme entre las manos

    por flor | 341 lecturas | 12 comentarios
  • Teatro

    Si la vida te diera la espalda, Volverías a mi? Si nuestros inevitables destinos se unieran, ¿Te podría reconocer? Hay algo de lo que no tengo duda, Si el mundo entero se volviera loco, Vos serías el más cuerdo. Si las estrellas marcaran mi nombre, ¿Podrías llegar a leerlo? Pasaron entre nosotros tantas cosas… Y seguís siendo un extraño. Un extraño al que sigo queriendo. Algún día perecerán los rencores, Las amarguras, las penas. Y verás que todo es mas simple. Que siempre f...

    por flor | 471 lecturas | 16 comentarios
  • Cosquillas.

    Y te vi, parado entre medio de tus faroles y me enamoré. Te encontré envuelto en nubes de verano y no dejé de mirarte. Aspiré tu olor de primavera de eucalipto y hierbabuena, volví a sonreir. Aguardé el momento de encontrarte de frente supe que volverías. Como siempre. Y te ví, rezándole a la luna, no hay otro igual Busqué tu cara en la neblina palpé cada uno de tus rasgos ¡que bueno encontrarte así! Tan dispuesto, tan entregado, tan vos.

    por flor | 523 lecturas | 11 comentarios
  • Pensamientos

    'La felicidad dura lo que dura decir la palabra' fue uno de sus ultimos pensamientos... nada de visualizar su vida en segundos, ni de recordar a todas las personas que por ella pasaron. Clavo la mirada en el techo, y se dijo: '¡Que feliz que soy!'... y cerro sus ojos, esta vez para siempre.

    por flor | 363 lecturas | 14 comentarios