Cuento de Cuna.

por flor
Había una vez... un perrito, de esos flaquitos que viven al costado de las calles, con una mancha en el ojo derecho que lo hacia aun mas simpático de lo que ya era. Resulta que el perro andaba feliz de la vida, el si que era libre, se jactaba orgulloso de sentir que no necesitaba de los crueles humanos, que solo vivían para sus asuntos, y que a estas alturas del mundo no podían conectarse con lo mas sagrado que es la naturaleza.
El perrito los despreciaba, creía que nunca jamás iba a sentirse a gusto encerrado en las cuatro paredes de una casa, y siendo tratado como un payaso de circo. El vagaba por las calles, moviendo la cola, viviendo de lo que la suerte le deparara en cada momento... el si que era feliz.
Un buen día, caminando cerca de su calle, se topo con un nenito, sucio, bien sucio, que caminaba lento pidiendo monedas... tenia esas miradas negras y profundas como los pozos ciegos, esas miradas que parece que nunca vieron la luz. El nenito también lo vio, a lo lejos...al perro el corazón le empezó a latir fuerte, y una imperiosa necesidad de acercársele se apodero de el... tímido se arrimo al nenito que de tan ocupado que estaba convenciendo a un señor gordo panzón no vio que un perrito simpatico le hacia sombra en sus pies. Solo cuando el señor lo echo diciendo que mejor fuera al colegio (como si a el no le hubiese gustado estar jugando con sus amigos... que cosa los adultos, creen que saben todo! y son de lo mas ignorantes) se percato. Ahi estaba, el picaro animal, acariciándole los pies desnudos. El perro por su parte adivino la sonrisa del chiquito, se hizo carne con sus pies, y ya no se quiso levantar.
El chiquito lo alzó, y se fue caminando despacio hasta perderse entre tanta gente.
Dicen que dicen que ahora acompaña a su dueño por todas partes, juntando monedas aquí y alla.
Ya dejo de creer que todos los humanos son pura maldad, ahora lleva orgulloso la cabeza en alto mientras deambula por la vida con un niño de mirada negra y panza vacia como el.
RECOMENDAR TEXTO AGREGAR A FAVORITOS SEGUIR AUTOR
Este texto fue publicado por Flor 13 de diciembre de 2007 y archivado bajo los tags cuentos para benicio .

2 Comentarios

  • Facundo

    Pero fijate que todavia no los acepta tanto a los humanos, si asi lo hiciera, sabriamos que pasaba por la cabeza del chico tambien cuando se encontraron, y no solo la del pobre perrito con una mancha en el ojo =P

    Saludos Flor !

    13/12/07 08:12

  • Andresj551

    Que profundo tu cuento, me ha gustado mucho como representas a la humanidad desinteresada y arrogante, con el "hombre gordo panzón" y encuentro que tienes mucha razón, los que creen saber más son los más ignorantes.
    Por otra parte, el perrito, por curiosidad ¿tuvo una mala experiencia con los humanos antes?, eso explicaría porque creía que todos los humanos eran malvados.

    Saludos.

    14/12/07 12:12

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Flor

  • Conversaciones Con mi Principito (ii)

    - Principito, ¿que buscas con tanta ansia? -¿A que viene la pregunta? - A que te veo inquieto, yendo de acá para allá, y en el fondo de lo único que hablás es de tu rosa, tus volcanes y tu pequeño mundo. ¿que buscas, entonces? -Quizás te buscaba a vos. Sin saberlo, nunca se saben esas cosa...

    por flor | 349 lecturas | 14 comentarios
  • Desconexión.

    Esta es mi oportunidad, hoy le digo todo lo que me pasa. Si, ya no hay marcha atrás, ya esperé el tiempo suficiente. Ahí estas, te saludo como siempre. "Tengo que decirte algo", "¡Yo tambien!'' "Dale, decime" "Te quiero tanto amiga mía, ¡sos tan importante para mi!" Amiga.. con que era ...

    por flor | 633 lecturas | 8 comentarios
  • Secreto

    Increíblemente elegimos a quien era el que menos esperábamos. Justamente, porque no eras tal como te imaginé. porque no estabas en mis planes. Y.. (¿te cuento un secreto?.... veni....acercate) siento deseos irreflenables, de quedarme con vos.

    por flor | 372 lecturas | 15 comentarios
  • Pichones

    Había una vez… un pichón. Que vivía con muchos otros pichones, bien acurrucados en un hermoso nido que mama pájaro había tardado meses y meses en construir. Resulta que mama pájaro cuidaba de sus pichones como nadie, los limpiaba, los acunaba, les contaba cuentos y les hablaba de las maravillas de v...

    por flor | 347 lecturas | 2 comentarios
  • Costumbres

    Él era hombre de pocas mañas, para ser totalmente sinceros. Sin embargo, había una en particular, que a ella le irritaba sobremanera: se prendía frenéticamente el primer botón de la camisa. Cada vez que esto ocurría, venía ella, presurosa, a desprendérselo, mientras él se dejaba hacer. Olvidaba que ...

    por flor | 355 lecturas | 15 comentarios