El Cuento de la Tortuga y la Liebre.

por flor
Había una vez una tortuga y una liebre. No, no me mires con esa cara Benicio, que no es la conocida fábula de estos dos animalitos... esta es una historia distinta.

Cuentan que una vez, la liebre osó desafiar a la sabia tortuga a una carrera por los alrededores del bosque. La liebre, de pura apurada, apenas la tortuga consintió tamaña disparate, se puso a entrenar. Era seguro que ganaría, pero de todas formas quería ser la mas rápida.

Por fin llegó el gran día. Tortuga y liebre, enfrentadas, empezaron la carrera, de cara a los curiosos animalitos, que al enterarse no quisieron perderse el espectáculo. La liebre salió a pasos agigantados, para luego directamente correr, perdiéndose entre los arboles. La tortuguita, a paso lento, bordeaba el camino y sonreía a los espectadores. Tan lento iba que los animalitos se cansaron y comenzaron a retarse a ver quién podría alcanzar a la liebre.
La carrera duro tres horas. Triunfal, la liebre hizo el tramo final 'contorneándose y segurísima de sí misma, mientras los animales murmuraban extasiados, queriéndo todos parecerse a ella. Bueno, no todos, porque muchas tortuguitas se quedaron a esperar a su sabia compañera que, firme en su andar, seguía la caminata.
A ella le tomó dos dias hacer el trayecto que tan velozmente la liebre había recorrido en pocas horas. Cuando por fin llegó, ahi estaba la liebre, y sus secuaces, para reirse de ella, de lo lenta que era y lo loca que estaba... que como había aceptado enfrentarse a la gran liebre. La tortuga miraba en silencio y se sonreía. La liebre enfurecida, no entendía el porque de tanta sonrisa, ¡si no había nada para festejar!
'¿Cómo que no hay nada para festejar?-' respondió la tortuga. '¡Claro que hay, y mucho! ¿Vos crees que ganaste la carrera solo por llegar primero? creo que estas muy equivocado'.
Entonces la tortuga le explicó, como en esos dos días había aprendido a descubrirle infinitas formas a las nubes, como se había matado de la risa cuando una mariposa se posó en su caparazón y se quedó allí a descansar. Le contó sonre los diferentes tipos de árboles, como los fue saludando a cda uno de ellos, y preguntádoles el nombre. Los árboles, disfrutando de la atención que nunca reciben, le contaron los secretos que guardaban en las ramas. Aprendió que la lluvia de rocío es la mas suave de todas, que la luna nunca muestra dos veces la misma cara, y derramó unos lagrimones cuando despuntó el amanecer.
Entretanto los animales eufóricos se fueron callando, y la liebre comenzó a sonrojarse, tanto como un tomate, mientras aumentaba su vergùenza.
'¿Vos crees que ganas la carrera sólo por llegar primero?'- repitió la tortuga, ahora ella triunfal. 'Te confundiste, resulta que el camino es siempre mas provechoso, y las lecciones más importantes uno las aprende viajando... ¿de qué te sirvió llegar primero si no pudiste disfrutar de ninguna de estas cosas? Nunca entenderé tu apuro de llegar antes, si de todas formas ibas a llegar'.
Este texto fue publicado por Flor 21 de enero de 2008 y archivado bajo los tags cuentos para benicio .

17 Comentarios

  • tuxsparty

    Muy bueno flor.
    Me gustó mucho.
    Aguante la tortuga!!! :D

    21/01/08 11:01.

  • veronica

    me encanto. a veces soy un poco tortuga ninja, a veces soy liebre. creo que lo bueno es ser como el junco, flexible. no quebrarse sino inclinarse hacia donde el viento nos lleve. un poco liebre un poco tortuga, y no perderse nada en el camino por llegar a ningun lado!

    21/01/08 11:01.

  • mejorana

    Genial Flor, el elogio de la lentidtud de la tortuga. Corremos y corremos y no sabemos hacia donde caminamos. Tal vez corremos más para vivir más. Qué se yo. Tu escrito me trae a la memoria, un libro que tengo ganas de leer y que se llama "Elogio de la Lentitud". No recuerdo el nombre del autor pero creo que debe ser un libro muy interesante.
    Felicidades Flor, y gracias por estar de vuelta .
    Muchos besos preciosa

    21/01/08 06:01.

  • flor

    jeje, no es cuestion de ser una cosa o ser la otra, sino aprender a valorar el camino, y no desvivirse por llegar sin haber conocido todo... por eso pense en la tortuga... que se yo...

    mejorana, siempre estas ahi leyendome, muchas gracias! no se bien de que libro hablas, pero lo voy a buscar!

    21/01/08 07:01.

  • gonza

    Me gustó tu reversión. Una crítica maliciosa: el certámen era una carrera, y por definición gana el que llega primero.
    Alguna vez vieron la versión de Bugs Bunny?

    21/01/08 08:01.

  • flor

    que tipo de carrera gonza? quizas no era como las carreras a las que estamos acostumbrados, viste que cada cosa tiene su sentido en el contexto que se arma, y puede que para la tortuga la carrera sea algo y para la liebre otra cosa... no?¿
    (tratando de evadir las criticas la chica jajajaja no, mentira, me gusta cuando me critican, me dan que pensar)

    un beso gonza!

    22/01/08 11:01.

  • themanwho

    JAJAJA QUE BUENA HISTORIA!! YO SOY BIEN TORTUGA, SIEMPRE ME ESTAN APURANDO A TERMINAR LA CARRERA CON LA EXCUSA DE QUE NO SABES CUANTA VIDA TE QUEDA, PERO HAY QUE DISFRUTAR CADA MOMENTO PORQUE DE LO CONTRARIO NO HE VIVIDO...

    24/04/08 12:04.

  • dario

    Flor este texto es sencillamente hermoso,y sinceramente ...cuanta razon tiene la tortuga,saludos

    13/07/08 04:07.

  • flor

    The Man Who, recien leo este comentario tuyo, muchas gracias...

    Dario, si, yo tambien creo que la tortuga tiene razon... mejor no apurarse y tener los ojos bien abiertos para disfrutar el paisaje, no?
    Besos grandes!

    13/07/08 11:07.

  • estela

    Una bell?sima historia. Deteng?monos a mirar el cielo, a escuchar el canto de los p?jaros, a ver jugar los ni?os.

    Delicioso tu texto!

    26/08/08 03:08.

  • flor

    Estela, muchas gracias!
    la tortuga sabe bien lo que hace.... no?

    besos!

    30/08/08 01:08.

  • santiago

    Creo que la moraleja es que la felicidad esta en el viaje y no en la meta, me gusto tu texto. bye

    28/09/08 11:09.

  • issei

    Quiero ser como la tortuga, pero creo que en estos tiempos la vida pasa demasiado rapido, por eso solo soy una liebre mas...
    me esforsare mas para ser una tortuga, gracias por tu cuento me gusto mucho...

    30/12/08 10:12.

  • elmer

    Sensillito y muy llegador al alma,hay un dicho que reza:"DESPACIO Y BUENA LETRA".-saludos Floricundita bonita.-

    09/01/09 10:01.

  • adso

    Gracias por este remake del cuento. Me gusto mucho.
    Referido al comentario de MEJORANA del 21/01/08, si ya se, pas? mucho tiempo, pero es que justo ahora lo estoy leyendo y la verdad es que es un libro imperdible. Ideal para entender la filosof?a "Slow".
    Saludos,

    22/01/09 02:01.

  • flor

    Santiago... algo de eso hay. El viaje, que lindo que es el viaje!


    Issei, no es una cuesti?n de como pasa la vida en la actualidad. Casi que siempre estamos preocupados por eso, olvidandonos que a la vida hay que tomarla de las astas y hacerla propia. Ojo, hablo por mi tambien, sabes la cantidad de veces que soy liebre!

    un beso grande, gracias por sus comentarios!

    31/01/09 11:01.

  • flor

    Jeje, Elmer gracias! me gusto tu sobrenombre, es la primera vez que me dicen asi =)

    ADso...muchas gracias.. a?n no le? ese libro, me queda pendiente.. =)

    31/01/09 11:01.

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Flor

  • Vitalidad

    Hay ocasiones en las que es mejor llamarse al silencio, y hundirse en el eterno anonimato que te da el olvido. Hay veces en que no basta con hacer las cosas lo mejor que uno puede había que ser perfecto, y no se pudo. Hay ocasiones en que desgarrart e en búsqueda de un sueño, sólo ...

    por flor | 17 comentarios
  • Pichones

    Había una vez… un pichón. Que vivía con muchos otros pichones, bien acurrucado s en un hermoso nido que mama pájaro había tardado meses y meses en construir. Resulta que mama pájaro cuidaba de sus pichones como nadie, los limpiaba, los acunaba, les contaba cuentos y les hablaba de las maravillas de v...

    por flor | 2 comentarios
  • Necesidades Básicas Insatisfechas (ii)

    Necesito escaparme de mi propia piel. Me ata, me comprime. Necesito rasgarla como si fuese seda, rasgarla en mil jirones y desprender me uno a uno de ellos. Mi piel es mi propia jaula, no me deja escapatori a alguna. Necesito desesperad amente salir. Porque salir de mí implicaría verme como si fuese...

    por flor | 23 comentarios
  • Encuentros I

    Como todas las tardes, me subí al colectivo que me lleva a casa, deseando que hubiese lugar, así me sentaba y dormía los cuarenta minutos de viaje. Por suerte, apenas avisé al chofer mi destino, divisé un espacio libre y me escabullí. Desde chica que el rum rum del colectivo tiene en mí el mismo...

    por flor | 6 comentarios
  • Ciclotimia.

    Día nublado, de esos terribles, que no cooperan, jamás a levantar los ánimos. Sentí, toda la helada mañana, como nunca, algo que me golpeaba el pecho... esa sensación de querer gritar con todas mis fuerzas y sacar afuera la bronca. Y este frío de fines de otoño que siempre me hace añorar el sol de ...

    por flor | 11 comentarios