TusTextos.com

Denominador Común

El sexo era el único lenguaje en el que ellos se entendían.
Las palabras no funcionaban,
no llegaban a los oídos de él,
no salían de la garganta de ella.
En la cama todo se postergaba,
quedaba reducido a un segundo plano cuando ellos se miraban y sus manos volvían a conocerse.
Ninguna conversación trascendental superaba la magia de aquellos encuentros donde los cuerpos se movían como entes ajenos a sus voluntades,
ebrios de ganas de devorarse.
En aquellos momentos,
no existía luz más brillante que la que ellos desprendían
ni música mejor que la de los jadeos que liberaban,
entre suspiro y suspiro.
Se enamoraban un poco más a cada embestida
y lo olvidaban todo tan pronto se vestían
y se marchaban a sus rutinas.
No coincidían en nada,
ni siquiera en el hecho de no coincidir.
No hablaban nunca
y cuando lo hacían,
terminaban discutiendo,
echándose mil errores a la cara.
Peleas,
gritos,
portazos
y llantos
que se arreglaban en la encimera de la cocina,
en la ducha,
en el sofá.
La pasión,
el hambre,
eran el denominador común que los unía.
Si bien no era la relación más sana,
más bonita,
ni el ideal del romanticismo,
ellos se entendían así
y no les hacía falta más.

De mi blog: http://cartasdeungatonegro.blogspot.com.es/
Foryou139631 de agosto de 2015

Más de Foryou1396