TusTextos.com

Dime que Todo Va Bien

Lo que me acercó a ti
fue la más desafortunada de las casualidades
(la misma
que ahora te hace cruzar Ourense a gatas
si se cruza por nuestro camino).
Me gustó tu forma directa de hablar,
tan rotunda y cruda
que hacía daño y gracia a partes iguales.
Me enganchó tu sonrisa socarrona
cuando consigues algo,
cuando alguna cosa sale como deseas,
cuando planeas algo con antelación.
Supe que me había enamorado de ti
la primera vez que sufrí por tu culpa
y sentí que no me importaba seguir haciéndome daño
mientras siguieras a mi lado.
Confirmé que te amaba
cuando al romper
besé otros labios
y seguí echando en falta tu cama.
Han transcurrido muchísimas cosas
en estos siete meses de altibajos.
Hemos discutido,
nos hemos separado,
hemos dejado de hablarnos a lo largo de un mes,
pero aquí estamos,
aunque no sepa muy bien por qué
ni cómo
ni hasta cuándo.
Últimamente la relación ha mutado,
y hay aspectos de ese cambio
que me gustan y me encantan,
mientras que otros me desconciertan
y hieren mis ojos a base de lágrimas.
Hay más confianza
a la hora de hacer y decir las cosas.
Pero hay más distancia.
Como si lejos de las sábanas
no tuviéramos nada en común;
como si yo fuese un ensayo
antes del gran proyecto (o en este caso, amor) de tu vida;
un simple pasatiempo
con el que ir aprendiendo
antes del examen final.
Y no sé,
porque da lo mismo cuántas veces trate de dejarlo,
siempre vuelvo danzando tras de tu caminar dispar.
No sé muy bien
qué sientes al besarme,
al follarme,
al verme reír.
No sé si se te va la vida
al imaginarme en otros brazos,
cumpliendo otras promesas.
No sé si te dolería tanto como a mí
perdernos en el vaivén del paso de los años.
Yo sólo sé que te quiero y necesito,
aquí,
ahora y siempre.
Sin miedo a que termine.
Sin miedo a hacer algo mal
que arruine esto,
te agobie
o te aburra de mí.
Aunque tal vez ya estés aburrido y agobiado,
quedándote por el placer de estar sin ser,
de tener algo ya hecho y edificado
en lo que se invirtieron tiempo y esfuerzo
y que da palo tirar abajo
y reconstruir sobre otro ombligo,
con otro querer.
Tengo miedo y me siento insegura.
Dime que todo va bien
y que tus intenciones son las mismas que las mías:
durar una vida,
aunque la vida luego nos dé en la cara con otro plan.

Más en mi blog: http://myowncarpediem.blogspot.com.es/
15 de enero de 2018

Lo recomiendan

Más de Foryou1396