TusTextos.com

La Ley Del Karma

Dan la media noche.
Me acurruco en la cama
a esperas de esa pequeña luz amarilla
que me diga que estás ahí.
Es entonces cuando me permito bajar la guardia,
cerras los ojos
y dormirme con la sensación
de que tu mano está sobre la mía,
con tu nombre en la pantalla encendida,
trayendo esa paz que solamente tú invitas.
Me dijeron algunos libros
que tienes que dejar ir aquello que más amas,
que aprender a despedirse es el trabajo de final de grado de la vida,
que sólo diciendo adiós avanzas.
La ley del Karma afirma
que la vida se mueve en espiral,
haciendo que la lección que no aprobaste
llame a tu puerta sin parar
hasta que aprendas y captes el mensaje.
Es esa puta ley la que ha hecho
que las cenizas que tanto me esforcé en barrer,
se volvieran Ave Fénix y golpearan todas mis ventanas.
Aquí me tienes,
casi dos años después,
contenta cuando los planetas se alinean
y puedo volver a verte.
Qué jugada maestra
esta de hacer que te quiera una vez más
justo antes de verte ir para siempre.
Tendré la gracia de entender mi Karma
el día en el que me despida
entre lágrimas
de ti.
Aún así aspiro a despedirme de ti
con la misma sonrisa con la que te recibí aquella primavera en mi vida.
Porque eres tú,
el chico de la ternura infinita,
el que condiciona todos mis demonios
pero no los determina.
Eres el amigo de mis orgasmos
y el compañero ideal de una tarde de verano a las seis.
O de veinte.
O hasta las diez.
Me gusta lo que me dices,
pero aún más lo que callas.
Disfrazo de silencios mis "te quiero",
mis "no te vayas".
Pero por más que selle a fuego mis labios,
mis ojos te adoran tanto
que a la mínima que les sonsaques
lo airearán todo,
todo te dirán.
Venderían mis secretos a cambio de un abrazo.
Por eso adopto el papel de colega enrollada,
de confidente en la cama,
de ave rapaz.
Visto de menos lo que claramente es más,
porque sé que no soy una pieza de tu puzzle
y que no me puedo quedar.
Siempre que me preguntas si me estoy despidiendo,
digo que no y bajo los ojos,
pues ambos sabemos que tendremos que hacerlo en algún momento
porque poco a poco se va agotando el espacio en tu agujero negro
para mi planeta sin órbita conocida.
Te quiero tanto que no me importa tenerte que dejar,
porque sé en el fondo de mi alma
que mereces marchar,
salir de aquí,
sanar.

De mi blog: https://myowncarpediem.blogspot.com
Foryou139610 de julio de 2019

Más de Foryou1396