¿qué Te Llevó Tan Lejos de la Luna?

Publicado por Foryou1396 el 14 de abril de 2012.
¿Querías ser egoísta? Felicidades, cariño. Lo conseguiste. Has conseguido lo que querías.
¿Qué fue de aquel niño simpático y dulce en el que me fijé nada más entrar en secundaria?
¿Qué pasó con aquella mirada clara y limpia, tan inocente? ¿Qué fue del chico alegre y jovial por el que mi corazón dio sus primeros latidos?
Quisiera tener una máquina del tiempo que me regresara atrás. Que te regresara atrás. A ti. A mí. A los 2.
¿Se puede saber qué fue lo que nos separó? ¿Qué fue lo que nos distanció y te volvió así?
Sé que te pisotearon, que te hundieron, que te tiraron abajo en tantas ocasiones que ya no recordabas lo que era subir. Pero yo estaba ahí, justo a tu lado, en ese lugar en el que tu indiferencia me aplastaba día a día.
¿Qué pasó con aquella relación que creo que tanto te recomfortaba? ¿Qué pasó con todas las confesiones que nos hicimos uno al otro?
Que llegó Diciembre. Eso pasó. Llegó Diciembre, las vacaciones, la distancia... llegó Diciembre y nos separó.
Llegó Diciembre, y al venir Enero, todo se rompió.
Pasó la estrella fugaz y le pedí un deseo. Pedí olvidarte, sacarte de mi pecho. Pedí poder sentir una amistad sincera hacia ti para no agobiarte más... y sucedió.
¿Es eso lo que te ha vuelto turbio?
Aunque no lo creas, siempre he estado cerca, preguntando, cuidando de ti, aun a miles de quilómetros de ti. Porque nada bastó para que dejaras de importarme. Siempre estubiste ahí. No creas que te dejé atrás.
Aunque vi tu frialdad en tu mirada apagada, aunque te vi reír con los demás y ponerte serio al verme pasar, aunque te vi rehaciendo tu vida sin mí... pese a todo eso, yo estube ahí.
Quizás pensaste que te traicioné... sí. Eso explicaría tu nueva actitud.
Quizás me odiaste porque aunque me lo negaras, entre tú y yo aquella chispa había comenzado a nacer, y yo dejé de esforzarme, dejé de esperar por algo que no llegaba nunca.
Había perdido el Sol, pero tenía a las estrellas conmigo. ¿Qué más podía pedir? Debí haber imaginado que el Sol y las estrellas, aún siendo iguales, no coinciden nunca, y que mi obligación era decidir con qué quedarme... y elegí la noche.
Pero pese a estar bien en la penumbra, echaba de menos a mi Sol. ¿Por qué se había ido? Necesitaba su calor.
Entonces deseé que fuera de día, pero quise retener conmigo a las estrellas. Quise alargar la mano desde la Luna y estendértela a ti, Sol, pero no llegué, no bastó.
Estabas lejos.
¿Qué pasó? ¿Qué te llevó tan lejos de la Luna?
¿Qué te llevó tan lejos de mí?

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Foryou1396