TusTextos.com

Diez Mínimas Barrocas y un Microrrelato Desesperado

Cuando damos limosnas, repartimos la pobreza, no la riqueza.


El arte es la verdad de la ficción que nos permite superar la ficción de la verdad.


Los enfermos mentales van creciendo al ritmo demandado por la producción de psicofármacos.


El compromiso político ha hecho que ya no se tome en serio a los intelectuales.


Con la liberación femenina, las mujeres han perdido la vergüenza, pero no el miedo.


Los jirones de tela que se prenden en las alambradas son las banderas de la ley del inconformismo.


Las nubes son puntos suspensivos escritos en la página del viento.


Si uno tiene más razón que los demás, uno es mayoría.


Quien cree haber hecho lo suficiente, no ha hecho todavía nada, por lo menos nada nuevo.


La esperanza modifica los recuerdos.


Ahora que te vas para siempre, déjame que te diga una cosa, solamente una última cosa: Quédate.
Garcilasso04 de enero de 2008

Más de Garcilasso