El Deseo de Quererte

Publicado por Geniote el 07 de abril de 2016.
Un suspiro escapa de mi alma vacía al no tenerte, gélido recuerdo de mi desgracia.

Un escalofrío de emociones florecientes brota por mi cuerpo al verte,
como si hubiese podido por un momento comprender esa sensación
indescriptible que me causas.

Un recuerdo que me transporta a un hermoso bosque dormido donde las hojas susurran
al viento tu nombre y el otoño pinta mis memorias del color pardo de tus cabellos.

Tu mirada es una puerta al hermoso y tierno cielo callado, donde cada una de las
estrellas son mis pisadas al intentar alcanzarlo.

Ver tu grácil y delicado rostro me hace viajar a nuevas tierras, como
errante explorador que busca su tesoro en experiencias y regresa
enriquecido en espíritu.

Una vida a tu lado despertaría la pasión refugiada en mi corazón lleno de
anhelos y suspiros que el universo me otorgó al conocerte.
A la vez que la melodía de un viejo piano resuena en mi cabeza al imaginar
nuestro legado.

Un vestigio que dejas en la mente humana inmortal. Hasta que el fin de los
tiempos llegue con el cese de mis latidos con los que te obsequio. Y aunque
todo se derrumbe y muera, perduran los recuerdos que mi alma abrasan,
cenizas de un pasado único. Cuando las estrellas vuelen cual lluvia dorada iluminando
el firmamento, serán testigos del dolor que la soledad me causa cuando entre los recuerdos
vivo.

Pero cual fuego extinto por el tiempo, la última ascua recuerda el último suspiro
de nuestro mundo, desvanecido, que muere con dignidad. Marcado por una gran pasión que sólo un hombre
habrá conocido.

Las tinieblas que cubren el universo se extinguen y surge una mirífica cúpula blanca, regalo de los dioses
donde pintar nuestra eterna historia juntos.

Los respiros del bosque, los pensamientos del mar, los susurros del valle, hoy suspiran de emoción por haber pertenecido a nuestra historia y donde nuestros recuerdos descansarán enterrados.

Todo este mundo de pensamientos me invaden cada vez que te veo, y me pierdo entre todos ellos y ya ves, que tan fuertes son, que ni mi cordura mantengo.

Recuerda que alguien sintió por ti algo que solo con mi lápiz y hoja pude expresar y mis temores no me hacen contar.

Inefable pensamiento que todos los días recorre mi cabeza y me recuerda la humanidad que
mantengo, te otorgo mi alma de niño para vivir unidos de la forma más sincera e inocente, sobre
tus brazos, hasta que mi cometido termine. Cuando ese día llegue, la historia no habrá conocido
persona más feliz de haber vivido a tu lado.

Eisman

1 Comentarios

  • Remi

    Preciosas palabras tan bien combinadas , se transmite cada sensación descrita , gracias .

    10/08/17 08:08

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Geniote