TusTextos.com

Disfruta

siempre vago girando,
siempre
trato de cometer un acto dentro de otro,
para que las contingencias se apoyen en todas sus variantes,
todas las que pude conseguir en el breve tiempo
de contingencia, que es toda la vida. La puta madre,
que ya no puedo decir más nada,
y solo me salen programas de televisión. Un escape para recordar esa vez
cuando me llevé la contingencia por delante. Se seguirá cagando de risa, descarga más porquería
o halla una nueva guerra de la cual quejarse.
Mientras, los delirios del palpitar y el rezagado hipo mustio le resonarán
por muchos días en su vida,
va a
sentir el amargo a los costados de la lengua,
el futuro de la belleza
en el ahora de su inconsciente.
Cuanto odio para el mismo ser.

No podría explotar a menos que se hallara ahí
y ya no hubiera nada más que discutir al respecto. No podría explotar.
Tampoco es tan necesario que haga nada, ni el estudio
o la bravura de desenvolverse en la vida con uniforme
ni recavar información acerca de los pepinos que mandaste a comprar;
se que no soporto el mate dulce
ni esa yerba en versión amarga,
molestias hermosas con las que quiero convivir.

Haré canciones que no se pueden cantar
Y practique en silencio, en nombre de todos los que portan dolor de cabeza.
Es la naturaleza
que me hace arder, y quiere arder conmigo,
es el delirio en la pared: Yo no voy a ser ladrón,
ni voy a estudiar la hipotenusa,
menos me preocupa demasiado la opresión de los pueblos.
Me he fijado más en la opresión de mis pies. La nota mágica que dice
‘cómpralo ahora’ en un anti-equitativo neutro
no entiende nada sobre zapatos,
ellos fabrican bombas y ruedas propagandísticas.
Escuchan lo más subversivo para asi, más paranoicos que la subversión,
enhebrar esa limadura desesperada puntillosamente
como la víbora que suena tras la música,
siendo el justificativo de todo lo que se vivió.
Entonces es tomar la valija por donde tenga el mando,
y echar a volar en puñados de polvo rascacielo.

Como las nubes cuando despiertan antes de que vuelen los aviones en la marabunta.
Qué impresión causamos. Qué desmedido sabor insulso,
Ser tanto acá
Y sentir vergüenza de tener que reponder obligatoriamente.
Antes de que vuelen los aviones,
el cielo, Yo, viendo.
Gentio19 de enero de 2012

3 Comentarios

  • Libelle

    Siempre es un gusto leer un texto claro que grita y revindica cvon fuerza. Saludos

    19/01/12 12:01

  • Indigo

    Amistoso
    Veo que cometer un acto dentro de otro en muy practico porque se pueden escribir 5 conceptos dentro de 2, todo una economía literaria y para un editor es fabuloso, claro que con un mate amargo endulzado luego de frío, es una opción tipo b, aunque poco gusta, una alternativa diferente a la de tu enunciado trigonométrico.
    Ah por cierto, creo que estuve sin escuchar esas canciones de tu autoría, de esas que no se pueden cantar, el radio lo tenía apagado, fue dificultoso pero se logra, es impresionante de todas maneras y me avisas si las serpientes deciden acompañar con sus cascabeles, bajo del avión de inmediato y me presento, sin paranoia, que no lanzaré bombas anunciándome, sobre tus zapatos puedes sentirte justificado, buen gentío, un placer causar la mejor impresión en papel cyber, me voy por los teclados, debo llegar tarde a casa, mi computadora se comporta ahora como una coctelera simpática.
    Un saludable saludo

    21/01/12 02:01

  • Gentio

    JAJAJJAAJAJJ una coctelera simpática, la tecnologia se va al caño. Gracias por el elaboradisimo comentario (mas que mi poema :$) Alguna vez volaré mas claramente sobre polvo de rascacielo :) Gracias por los comentarios.

    21/01/12 04:01

Más de Gentio