TusTextos.com

Grados- 2

Me vi cuervo porque yo quise
porque las horas no eran suficientes
porque nunca vi de cerca una tormenta,
de cerca,
desde la misma nube donde mi imaginación
anida y chilla grotescos pesares que tronan.

Me hice cuervo, queriendo volar
queriendo alas brillosas
queriendo cagarme en las personas, siempre
siempre viendolas desde arriba
desde la posición más solitaria
con el ojo del tirador.


Sin embargo
no hay mujeres ni canciones apropiadas

más que un eco- vibración que
pudiera tener alguna clase de cadencia bella.

O es mi imaginación torva. Tal vez siempre lo es.

Deseaba mucho y más,
arruinar todo lo que pueda en el trayecto
la montaña
la montaña final
donde no solamente la nieve puede descansar.
Donde no es la única egoísta disfrutando sin merecer
grandezas.

Canciones disgustadas, mujeres como objetos.

Me acuso como el
todo
nos acusa,
rebaja al nivel del dedo en la nariz
sin dedos
sin nariz,
cuervo. Cuervo planeando bajo. 87 grados en descenso.
Todavía puedo bajar más tras el filo de la montaña fresca.

Oh, puedo ser un pájaro negro
bajo celestes bóvedas virtuales virtuosas,
Son increíbles ciertos conectores, algunas aplicaciones
están regaladas,
es tan similar a la sinapsis clásica
que puede producir desagrado el intento,

pero sólo al principio. Si, vendo un material,
más bien lo arrojo.
La ilusión del progreso. Ilusión de
cagarme en todo ello.

La mañana no pudiera ser más azul
para un cuervo y la piedra.
Es otro encuentro. Eventualmente sólo con tiempo
otro cuervo más cuervo aun
tomaría su lugar. O se lo plagiaría, vamos se sabe que es mentira...

Volar no es un chiste, Señor...
Gentio23 de mayo de 2012

3 Comentarios

Más de Gentio