¿vienes?

Te propongo un juego, sólo hay una regla, prohibido mirar el reloj. Que sean tus ojos el segundero, quedando fijos en todos y cada uno de los puntos de mi cuerpo; el minutero, tus manos, deslizándose por mi costado. Y la aguja horaria, tu boca, recorriendo mis puntos débiles, rozando mis labios y, con ese sabor a sal, dejarme con sed de algo más. El tablero será tu cama.
Sellaremos las cláusulas a besos, o podemos romper el contrato y hacer lo que nos dé la gana: perderme en tu cuello y encontrarte bajo las sábanas; susurrarte besos y suspiros, gritarte sonrisas al oído. Morderte el labio, asalto menor. Aprovechar las noches estrelladas para encontrar constelaciones con todos y cada uno de los lunares de tu cuerpo. Los orgasmos sonarán como acordes, y la Luna será testigo de nuestros gritos. Hacer de los domingos viernes, ¿vienes? Que sea invierno ahí fuera pero primavera en tu cama.

24 / marzo / 2015

Etiquetas:

1 Comentarios

  • Trasdelviento

    Me ha encantado! Mucha magia en tus palabras! un beso!

    24/03/15 10:03

Mas de Holden