TusTextos.com

Carne

Desventurado astronauta que quimérico pareces frente a tu nave. Ni irreal ni salvaje es que aquí juguemos sucio, como el más querido de los niños. Como el hijo predilecto de otro estúpido. De otro Yo. O bien es opaca tu escafandra, o eres el más inepto en la tarea del sentir. En el vivir o en el morir, da igual. Porque todo es carne.

"En una pradera verde se aman y se cuidan las fieras, y los meteoritos bailan mientras las hienas lloran o los pájaros cantan. El absurdo querer natural del que al mismo tiempo odia porque no vive, sobrevive, en la tierra. El espacio azul con todas sus formas y sus seguras pero desconocidas mismas maneras de amar. Nuevas tecnologías en contacto con la atmósfera. Nuevas tecnológicas estrategias para creer querer procrear. Quieras lo que quieras dañas, ya sea a él, a mí, a las hiedras. Las ratas incordian, molestan las perlas, y el más sencillo de los bombones engorda. Eres el torero que en la plaza mata, el mismo que cuida sus plantas, trae rosas o desprecia a otras damas."

Esotérico debe ser despertar entre nebulosas. Aquí abajo, en ocasiones, llueve como siempre. Y tú miras la luna desde la perspectiva del que hace algo por cambiar las cosas. Elegido debes haber sido por atreverte a todo y a nada.


Pero al fin y al cabo todo es amor, destrucción, taxidermia.






HysteriaPublicado el 18 de febrero de 2017
Archivado en comeme

Más de Hysteria