TusTextos.com

Ambiciones

Tus ambiciones son demasiado grandes, y en vez de lanzarte a por ellas, ellas acaban por comerte a ti. Hay que tener cuidado con las ambiciones, gigantes, que te hacen ver en comparación pequeño y diminuto. Pero no serás tan pequeño, porque de un ser mínimo difícilmente podrían salir anhelos tan inmensos.

Algo habrá en tu interior, capaz de domar a las mismas bestias que creó. Bestias sin bozal mucho ladran pero no muerden más que al dueño. Que Dios no me de más de lo que pueda manejar se decía la mujer sabia, que con deseos escuetos era feliz, mucho más que el que tenía el mundo en la mesa y no sabía por donde empezar. Qué primer bocado dar, sin romperse los dientes con él.

Solo es propio de inmaduros el verse así y pedir también la Luna. Es más pequeña, podría pensar, pero es que el primer paso todos dicen que es más difícil. Así que coge esos grandes monstruos a los que diste una vida que ahora no puedes arrebatar, dales de comer pero enséñales modales. Te harán falta y, a más grandes, mejor, estando a tu servicio.

Llévate bien con ellas las ambiciones, que a más grandes, mejor, pero siempre a tu servicio. Que ya no puedes separarte de ellas ni abandonarlas, y de hacerlo, volverían en la vejez para hacerla pesar aun más. Mejor ser su aliado, para que sean tus alas y no tus cadenas.
08 de octubre de 2018

Más de Icegarner