Abismo Sin Impacto

Publicado por Idytwy333 el 16 de abril de 2017.
No sé qué espero. Están deshilachados todos los pequeños lazos que me atan aún a la cordura y cada vez rozo más la desesperación de caer en un abismo sin impacto. Me aplaca el miedo de sentir que cada vez estoy más abajo, pero que no llega el momento de estamparme contra el suelo y tener la opción de levantar cabeza y escalar de nuevo la montaña de mis miedos.

Los días cada vez pesan más y mis pies están cansados de caminar descalzos tanto tiempo. ¿Tienes unos zapatos? Creo que lo que de verdad necesito es que reparen mis alas y migrar volando, como hacen las aves cuando empiezan los días turbios y así, dejar de dar pasos en falso.

Pero el problema es que cargo con mi invierno y no hay lugar donde la calidez del sol deshaga los temblores de mis pestañas cada vez que pienso en un futuro.

Despedazo a sangre fría las palabras esperanza, sueños y fe porque me parece hipócrita hablar de lo que mi entendimiento ya no alcanza y dejo esas fantasías para los que aún tienen fuerzas para crear posibles donde antes sólo habían dudas.

¿Me ha encontrado alguien? Hace tiempo que me fui de mi misma. Miro al espejo que tengo delante y no reconozco los ojos que me miran; observo las manos que escriben estas líneas y no reconozco los dedos que intentan en vano describir mi dolor. Hace tiempo que mi voz dejó de ser la misma y mis palabras se silenciaron en miradas que no decían mucho. Fui creando de mi sonrisa una incógnita y de mi lucidez un laberinto, inventando trampas en todo lo que digo, ausentando la verdad en el albedrío que debería pertenecerme.

He vuelto a perder por querer engañarme una vez más, tantas vendas me he quitado de los ojos que ya no distingo las sombras de la luz. Ya no sé si miro al cielo o la sangre de mis huellas, mi habitación cubierta de mugre por la suciedad que han dejado el paso de los años, el paso de las cicatrices por mi corazón deshidratado de caricias.

Estoy abrazándome a mí misma, preguntándome si esto es lo que se sentía al estar piel con piel. Estoy secando mis lágrimas preguntándome cómo debe ser que las hagan desaparecer con besos en la mejilla. Estoy hablándole al silencio esperando que esta vez alguien me responda.
Pero solo soy yo, me digo. Solo es mi voz, que me vuelve a decir: estás sola.

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Idytwy333