Las Maravillas de Vivir

Publicado por Idytwy333 el 28 de febrero de 2017.
He reunido las fuerzas necesarias para alzar siempre la cabeza y decirme:
confío en mí.
He vislumbrado victorias a lo lejos y me he negado a creer que no las alcanzaría;
he dejado de mirar al mar turbio para mirar el amanecer en el horizonte.
He enterrado todos los malos recuerdos y he dejado que florezcan de ahí nuevas experiencias;
las derrotas nos hacen crecer y he aprendido a mirarlas no con temor
sino con expectación,
a la espera de un nuevo reto.

He aprendido que soy lo que soy por las decisiones que he tomado
y que no hay que soñar con un pasado que ya no existe.
Ni si quiera nosotros somos ya los mismos.

Ahora entiendo que no importa si el vaso está medio lleno o medio vacío,
sino si se está llenando.
Que quizá perderás sensibilidad
pero ganarás experiencia
y que esas cicatrices que no se van
acabaran por sellarse cuando aceptes tu presente.

Me gustan las vidas en movimiento, las sorpresas y los quiebres del destino.
Me gusta el miedo porque cuando lo tenemos
saca todo nuestro potencial de dentro.
Me gustan las sorpresas,
la incertidumbre,
lo desconocido y lo ignorado.
Me gusta el fracaso,
porque significa desprenderme de lo innecesario.
Dejar de fingir lo que no soy y empezar a canalizar todas mis fuerzas en lo único que me importa.
Fracasar significa ver algo que era necesario aprender;
pero el dolor no nos sigue... Así que camina.
Porque solo hay una cosa que vuelve un sueño imposible:
El miedo.

Somos los seres más racionales por naturaleza y sin embargo
a veces llegamos a ser realmente estúpidos.
Nos negamos a ver más allá de lo que nos inquieta,
sin fijarnos en todas las cosas maravillosas que suceden a nuestro alrededor
cada vez que el sol cruza el cielo.
La vida siempre espera las situaciones críticas para mostrar su lado brillante,
pero es un error creer que los sueños se hacen realidad sin ofrecer nada a cambio:
Sudor, lágrimas, tiempo, motivaciones, fuerzas, sueños
y también una parte de nosotros mismos.
Si quieres entender la palabra felicidad tienes que entenderla como una recompensa
y no como un fin.

He aprendido miles de cosas.
He vivido tantas experiencias que me cuesta recordarlas todas.
He conocido gente maravillosa
y otras que sólo me han enseñado lo peor de cada ser humano.
He visitado lugares en los que me he sentido completamente libre;
he visto amaneceres que me han hecho sentir viva.
He llorado por rabia, tristeza y por alegría.
He sentido el dolor de una pérdida y también el de perderse a sí misma.
He dado consejos estúpidos y he dado tantos otros q jamás escucharía.
He madurado, sí,
pero también he aprendido a amar la inocencia que sigue viva en mí.

Y aún así,
después de aprender tantísimas cosas
y ver el mundo desde una perspectiva asombrosa
sigo pensando que daría absolutamente todo lo que se
a cambio de una pequeña parte de aquello que aún desconozco

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Idytwy333