TusTextos.com

El Murciélago y la Cigüeña

El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja.



¿Motivo del palpable júbilo del mamífero volador?
Un domingo diferente, un aniversario más de amorosa unión con la grácil ave.

La cigüeña estrenaba el dorado saxo obsequio del murciélago en la retirada empalizada –aquí no molestaré- se dijo y con esmero fluían distorsionados los sonidos.
A coro, huyendo como podían del nido, 5 pequeños murcigüeños desesperados chillaban -¡mamá, mamá! ¡yaa! formando una aparatosa algarabía agrietando la tibia mañana.



Ni la misma mamá de la cigüeña dio crédito al saber del romance de su hija, no obstante, aquellos seres compartían solidariamente y hoy ruidosamente conmemoraban.

Él iba y venía, se alimentaba con apetito de kiwi su fruta favorita, y de vez en cuando en vuelo rasante, de cardillo, que en esa temporada del año escaseaba. Todo sin descuidar a sus invitados, pues siempre ha sido un excelente anfitrión e inolvidable amigo, dicho incluso por su primo, el malévolo Vampiro que acababa de llegar en compañía de su consorte Vampira.



Ya Hombre había observado molesto que alguno de los animales que moraban en su granja, gustaba del apetecible fruto.
Se fue a cumplir su jornada dominical, día de venta en el mercado del pueblo de sus productos y los animales felices con su ausencia.

La velada avanzaba con situaciones divertidas y grotescas y el licor en cantidades moderadas deleitaba a todos.

Gallina le cacareó un chiste a Cerdo y este ruidosamente bebía y sonreía –¡honk honk honk! y echados entre sus propios excrementos, agitaban sus pulposas extremidades, la pasaban de maravilla.

Adyacentes, Gavilán y Zorro discutían en voz baja agazapados en un matorral. Murmuraban incoherencias entre efluvios de licor y algo en común los unía; contemplaban con ansiedad los hermosos muslos de Cerdo y Gallina...
-anda, ataca tú primero luego intervengo yo, se decían mutuamente la estrategia a seguir...
A pesar de su eterno comportamiento, tenían cabida en esa inclusiva comuna. Eso si, todos precavidos por su natural forma de actuar.

Tigre como siempre, seduciendo con perversa insistencia a Gata que inocente pasaba su cola una y otra vez por la sensible nariz de la temible fiera, ronroneándole versos; ella era la mejor juglar de aquel singular paraje y aspiraba a ser la casta pareja de él.

La simpatía era notoria entre Ciempiés que coqueteaba zapateando estrepitosamente sus 50 pares de zapatos nuevos de reluciente charol, muy cerca del costado de Cucaracha, haciendo amagos de que la aplastaba y Cucaracha con escalofríos frotaba las antenas; estaba fascinada con aquel peligroso jueguito. Y así, numerosos grupos de lo más variado de la fauna, se agregaban al jolgorio.

Las horas de sosiego pronto cambiaron:
Atardecía y llegó Hombre antes de lo previsto, poco había vendido.
Alarmado contempló buena parte de la siembra de fresas apisonada, marchita; y la cerca derribada.
Vaca hacia estragos secundada por Chivo que repasaba lo que quedaba de las hileras del maíz.

La tensión le subió cuando Tigre le pasó raudo y muy próximo, huyendo. Después del susto, furioso apuró los pasos entrando a la casa, en breve salió con rostro de irracional portando la escopeta y disparó en todas direcciones, la desbandada fue general, desordenada y para fortuna de ellos, nada que lamentar. Sin embargo se quebraban las leyes de la creación y Hombre ocupaba de nuevo el sitial superior del depredador.
...
Hombre escuchaba un sonido extraño, excepto esa disonancia todo era silencio absoluto, se acercó con intriga y la sorpresa fue mayúscula al divisar a Cigüeña detrás del palenque como la originaria de su curiosidad: Esta seguía tocando el saxofón sin haberse percatado de lo ocurrido. Hombre cambió por completo el semblante soltando una resonante carcajada, aquello era increíble. Quedó largo rato contemplando la escena y el ave tocando.

Vampiro, Vampira y Murciélago colgaban en un árbol próximo observando atentamente. Ya la dupla de Vampiros había propuesto a Murciélago de tomar represalias, chuparle la sangre en la noche a Hombre si continuaba atacando. Pero no fue necesario...

En 2 semanas se restableció la habitual quietud totalmente, en las tardes Hombre disfrutaba del progreso de Cigüeña y su instrumento. En otro lugar más allá, a intervalos irregulares, ascendía el silbido de una flauta (que a drede había dejado botada Hombre). Se trataba de Lobo, que poseía capacidad artística demostrada en sus aullidos nocturnos.
Y él recostado en la hamaca del alero, le florecía una idea genial: Con paciencia y tino, formar la Orquesta Animal.

Puede que continúe...
-----------------------------------------------------------------------------
* Las fotos son un préstamo de la red e intervenidas por mi.
** Información adicional:

Algunos de ustedes que alguna vez haya instalado una nueva tipografía en su ordenador le sonará el comienzo de mi cuento-ficción.
El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja.

Aunque quizá no se entienda a primera vista en el porqué, esta frase es parte del texto que vemos siempre que accedemos a la previsualización de un tipo de letra. Pues bien, la explicación es más sencilla de lo que parece. Este pequeño texto es un pangrama o frase holoalfabética, término con el que se denomina a un texto que usa todas las letras posibles del alfabeto de un idioma.

Indigo09 de mayo de 2013

15 Comentarios

  • Elisa2010

    hola indigo lla e buelto estube en el hospital oprendome y lo e psado muy mal pero lla estoy a qui y el sol brilla y yo estoy como una rosa me alegro mucho de saludarte espero que estes vien unsaludo con todo el respeto que temerse tuso textos sigen siendo fantastico

    09/05/13 12:05

  • Mejorana

    Allí donde el hombre pone sus manazas todo lo destruye.
    Aunque a pesar de todo, a veces algo los animales les deban agradecer a los hombres.
    Así es la Vida.
    Pero la orquesta de los animales valdrá la pena de volverla a crear.
    Me la estoy imaginando, Indigo. Me pienso que podamos ir juntos a sentirla.
    Vengo a devolverte los besos que me enviaste dias atrás.

    09/05/13 08:05

  • Vanished

    Con ese clima y esa fauna no creo que todo termine tan felizmente y en paz. El texto me ha gustado, le mando un saludo.

    10/05/13 12:05

  • Ennimaje

    Tu cuento se hace leer de forma amena y fluida, es intenso, imprevisto, gracioso y completo, lo disfruté mucho.

    10/05/13 06:05

  • Indigo

    Hola Elisa, me contenta lo que mencionas, como una rosa brillando al sol. Gracias por la amabilidad de acercarte con tus sinceras palabras.
    Un abrazo.

    11/05/13 02:05

  • Indigo

    Amiga Mejorana, hay de todo en la relación de la biósfera y nosotros, el cuento se origina y deriva por diversos senderos, confluyendo en un intento del Hombre por compensar o remendar su pasado desequilibrado. La agrupación musical por ahora es un dúo y lo hacen con profesionalismo, cuando está conformada en totalidad, te aviso e iremos a la función de gala.
    Un beso vampiro para ti.

    11/05/13 02:05

  • Indigo

    Hola Varnished, un gusto tu venida. Me detendré un poco más aquí. Fue un ejercicio de conectar diversas conductas de la fauna descrita, que están presente igualmente en los humanos. No se si percibes ese punto. El medio ambiente como soporte o lienzo, y el humano como agente de cambio. Resumiendo el escrito, es una alegoría de lo que pudiera ser una sociedad en sus orígenes, con sus vicios y bondades, que luego deja entrever que con organización, solidaridad y el reconocimiento del otro, es posible un mundo diferente, ya lo sugiero en las últimas líneas al conciliar al hombre, sus intereses y el ámbito donde se desarrolla. Una revolución o evolución a destino desconocido, no obstante cargado de voluntad y trabajo, un experimento social de signo diferente a lo anterior existente. Socialismo Ecológico.

    Gracias por intervenir, me da oportunidad de exponer mi criterio y lo añadido relacionado con el significado de Pangrama.

    11/05/13 02:05

  • Indigo

    Hola Sete! desbordo en placer al saber que coloreo tu primavera. Y las que vendrán muy posiblemente, jeje!
    Le has dado una interpretación al cuento, muy aproximada a mi intención.
    Eso es encantador saberlo. Y lo de la fuente, es un pequeño aporte a veces necesario y como una contribución que igualmente aprecio de otros, de tantas cosas que desconozco.
    Besos leona.


    11/05/13 02:05

  • Indigo

    Ennimaje gracias por tú ronda y lo que pudistes apreciar, sobretodo lo del humor y algún mensaje alentador, es quizás mi fuerte e intención central.

    11/05/13 02:05

  • Danae

    Entre el murciélgo y la cigüeña, aves tan dispares, nos vas ofreciendo todo un elenco animal descrito con fina ironía.
    Me ha encantado leerlo. Siempre me han atraído los colectivos animales, como también la fantasía de que formen una orquesta.
    Un abrazo, Indigo. Siempre un placer leerte.

    12/06/13 12:06

  • Serge

    Indigo:
    Tigre como siempre, seduciendo con perversa insistencia a Gata que inocente pasaba su cola una y otra vez por la sensible nariz de la temible fiera, ronroneándole versos; ella era la mejor juglar de aquel singular paraje y aspiraba a ser la casta pareja de él.

    Este cuento me gusto mucho.

    Un gusto volverte a leer.

    Serge.

    12/06/13 04:06

  • Indigo

    Me place Danae tu comentario, comparto lo del gusto por las situaciones entre los animales.
    Beso.

    24/06/13 08:06

  • Indigo

    Lo escrito fue un acto de reflexión que surge ante el maltrato animal aunque en este cuento no llega a consecuencias fatales.
    Me complace haberte agradado con lo leído.
    Saludos Serge.

    24/06/13 08:06

  • Villarey

    Murciélago y cigüeña, ave y mamífero tan dispares, ambos voladores, curiosa relación. Entretenido, ameno.




    Alvaro Villa Rey

    23/08/13 03:08

  • Indigo

    Me contenta saber que amenizó un instante de tu diario andar. Me gusta imprimirle esos contrastes a la escritura, es un reto.

    Gran saludo amigo.

    27/08/13 07:08

Más de Indigo