Mi Niño Interior

Publicado por Indigo el 26 de enero de 2015.
Vive despierto día y noche, haga calor o luna llena y mantiene el fuego inquieto que abraza mi espíritu.
Supera (mi niño interior) la posible temporalidad de mis ideas, renovándolas o afirmándolas.
Ese niño igualmente, se divierte de lunes a lunes, hace fiesta.
No teme, es valiente ante la infalible finitud de la carne, es decir, a la muerte.
Atesora vastos paraisos que habitaron mi anatomía, todas las confidencias dejadas en mi piel; placeres, besos, y de los fracasos hizo lecciones.
En mi contínuo peregrinar, ese niño mira el sendero difuso o persistente, según las propuestas de los sentidos y me habla de prudencia cuando es menester.
Esparce luz en las oscuras jornadas, en las tinieblas de mis dudas, desgarra el velo del sutil engaño. Auxilia el criterio.
El niño interior se desplaza con holgura entre el ayer y el hoy y en balance perfecto, administra el futuro próximo.
Es capáz de poner órden al estado de felicidad, si este se extravía.
Y con las musas ni hablar, atrevido y audáz aunque servicial, amable... les atiende, les da café para asegurar que no se duerman.
Consuelo en la tristeza, frescura, paz; eso es mi niño interior.
Y tu niño/a interior ¿Cómo es?

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Indigo