TusTextos.com

El Nombre Olvidado

EL NOMBRE OLVIDADO
Akyaabil,el viento que trae las lluvias y las flores le contó esta historia a las
montañas y los mares que recorre en su incesante andar,para que no se olvidara el
recuerdo de ese esforzado guerrero execrado por los dioses.
Cruentas e interminables guerras nunca le arredraron,a su brazo invicto temió aún la aciaga
noche;la muerte,que todo lo vence,miraba con asombro a aquel a quien un dia abatiría
con pesar, y los dioses miraban con malevolencia al hombre que nunca ofrecía ofrendas
ni libaciones y tampoco compartía su gloria guerrera con los celestiales seres.
Brillos mortales eran sus ojos y su esplendente espada sumía en el terror las huestes enemigas,pero su corazón era diáfano,como las aguas del riachuelo azul,y gustaba cantar
el valor de sus hombres y el propio,un canto a si mismo que a los dioses parecía arrogante
y soberbio.
Las canciones que entonaban omitían las alusiones a los dioses,lo que se consideraba
una injuria imperdonable,y que debería castigarse con el máximo rigor.
Nada irritaba más a los dioses que ese impío y herético canto en el cual los guerreros
-entre ellos aquel cuyo nombre no ha de pronunciarse-cantaban y alababan su valor y fortaleza,omitiendo el papel que pudieran desempeñar en el devenir de los acontecimientos las divinas entidades.
CANTO DE CARAVANA
No reconocemos a nadie la gloria de poder igualarnos.
Somos los reyes del horizonte ,los dueños de nosotros
mismos.
La sola fortaleza anida en nuestro brazo,que ama y
busca el peligro.
Si la luna no se desplazase hasta las llanuras del cielo
estrellado,
jamás conseguiría alcanzar su plateada plenitud.
.........................
Tres amigos tengo,sólo tres,ante la innumerable
adversidad:
el primero es mi espada,que no rehuye el rojo de la
sangre enemiga;
el segundo,mi arco,que hiere a distancia;
el tercero,mi corazon, que nunca me abandona.*

Asi decía el blasfemo cántico,ninguna alabanza a los dioses,sólo altivez y jactancia
en sus propias fuerzas y en su aguerrido temple...
El veredicto de los iracundos dioses fue unánime:
El nombre del guerrero sería olvidado,ninguna saga deberá recordarlo,ninguna estela,
bajorrelieve,o monumento le mencionaría,y si alguien lo pronunciaba o recordara, se
diría que nunca había existido alguien de tal nombre.
Era el castigo que los dioses habían otorgado a quien no pronunciaba con respeto su nombre,
no invocaba ni ofrecía sacrificios a los seres primigenios.
El más terrible castigo,el castigo pavoroso al cual temían los mismos dioses:
el olvido,la muerte de las muertes,la desmemoria,el sepultamiento tenebroso en el sepulcro umbrío de la nada...




El tiempo transcurrió y la venganza de los dioses parecía cumplida,pero los hombres
mantuvieron en secreto el nombre del esforzado guerrero y lo transmitieron de generación
en generación a sus poetas e historiadores para que su recuerdo no se borrara y la lápida
del olvido no prevalezca sobre el corazon de los hombres.
Asi me lo contó Akyaabil y asi se los cuento,para que el nombre de Kaxibal,nunca se borre
de la memoria de los hombres...

*Poesia popular arabe del desierto.
InoriseikPublicado el 26 de febrero de 2019
Archivado en mitos herejia fortaleza

Más de Inoriseik