TusTextos.com

La Cárcel de Cristal

Pues no contemplo el dolor más que en sus ojos,
aquí arriba sólo queda llanto y frustración,
sólo queda anhelo.

La virtud más grande, la paciencia.
Es así como vive la carne,
cada nervio con su igual
cada pulso acompasado.

He de admitir que pienso, que razono, que vivo.
Soy el efecto sin alas
que llora la causa.
Causa madre, causa desconocida
No marcharé sin respuesta,
ni viviré sin vida.
30 de mayo de 2017

Más de Ismaelq