ProbÉ El Dulce Perfume Del Pasto de la MontaÑa En la que RodÉ Hacia Abajo

Volví a sentir ese dulce aroma.
Rodeando su torso.
Cobijándome en sus brazos.
Anotando profundamente cada compás, cada nota detallada,
cada ritmo de la música que me ofrecía su pecho.
El latido de su corazón.
Su maravillosa armonía debajo de esa piel, curtida por los años y el trabajo.
Noble y tenaz.
Ardiente.
No necesitaba más.
No quería más.

27 / junio / 2017

Etiquetas:

Mas de Jacs12