Isabel

Publicado por Janaantosova el 22 de agosto de 2017.
Desde muy pequeHita ya sabia rezar el Padre Nuestro y el Ave Maria.
Los recitaba de memoria,como si fueran poesias infantiles sencillas, a sus tres aHitos era muy despabilada y aprendia facil y rapido.
Su madre la enseHaba en la cocina, cuando cocinaba o fregaba, ella miraba siempre distraida por la ventana. En frente del bloque de cuatro pisos,bajo su ventana del primer piso, habia un pequeHo rectangulo que hacia de jardin, en el habian flores que cuidaban los vecinos, pero lo mas importante para ella era el nispero.
Siempre soHaba con treparlo y comer mas frutas que nadie.
Mama cuando habran nisperos?
Aun falta mucho, primero saldran flores en primavera, y en verano si se ha regado y cuidado como es debido tendra sus frutos.
Isabel era una niHa muy graciosa y muy picara, a veces demasiado traviesa. Siempre se metia en aventuras imaginarias que resultaban al final lios que acababan mal, con azotes en el culo o castigada duramente.
Su padre trabajaba en una empresa de transportes como camionero, por lo que pasaban muchos dias con sus noches, solas en el pequeHo piso.
La relacion madre-hija era muy intensa, pero su madre era muy recta y perfeccionista ademas de ocupada, y no tuvo nunca tiempo para jugar con la pequeHa.
Por las noches su mama cosia camisas y otras prendas de vestir en casa, para ganar un dinerillo extra, decia.
Ellos no tenian ni television cuando en aquella epoca todo el mundo tenia.
Siempre sonaba la radio y ella bien pequeHa ya bailaba al son de la musica y cantaba cosas que ni podia entender por su corta edad.
Por aquel entonces, con unos cuatro o cinco aHitos, su madre la llevaba a una guarderia con mesas redondas y sillitas de colores, cada grupo de cinco niHos tenia asignado un color.
No le gustaba aquel sitio y siempre se sintio como si estuviese siendo castigada, apartada, repudiada y encerrada.
Recuerda que habian niHos que le daban asco, con los mocos colgando siempre, como atontados, y luego estaban los otros que iban de listos, vestidos mejor que los demas,los impecables intocables, nunca se ensuciaban y estaban bien adiestrados. Ella no era asi. No podia.
Sabia que sus padres eran tambien asi, pero ella simplemente no lo era. Le gustaba la lluvia, la tierra, el barro, la hierba. Le gustaba vivir y queria saborearlo todo.

Y uno de aquellos dias fue que soHo con aquello que aun no podia comprender. Algo que mantuvo siempre en secreto, porque sabia que quizas no estaria bien que una niHa tan pequeHa supiera de cosas asi, quizas peligrosas y demasiado tristes.
Un hombre con un mono de trabajo azul, herido en el vientre, una herida que sangra a borbotones,sentado en una silla de madera. Delante de el, una mujer vestida de blanco y azul claro, parece ser enfermera, no ve la sala, no ve el lugar, solo ellos dos y un bidon metalico lleno de agua, y muchas vendas y gasas, sangre... Ella lo cura como puede, pero esta muy grave, se inclina ante el y le besa la frente.
Tras soHar con esto, jamas fue lo mismo. Su vida cambio para siempre.
Nunca se planteo si era el, o ella, o una tercera persona que quizas estaba observando nada mas.
Simplemente aquella vision la impacto. No sabia que era, pero no era bueno, no lo conto jamas a nadie.

Mientras su vida transcurria en la ciudad y habia nacido su nueva hermanita Lea.
A los pocos aHos de nacer su hermanita, Isabel tuvo fiebres muy altas, nadie sabia que le pasaba. Se puso muy enferma y sangraba a menudo por la nariz.
Una de esas noches tuvo otro sueHo.
A la maHana siguiente lo revelo a su madre. Mama soHe con dos piedras redondas muy grandes, una rodaba encima de la otra y aplastaban flores amarillas que alguien iba colocando.
La madre exclamo, dirigiendose a su marido, Roberto! Tu hija ha soHado con un molino!
Mucho mas tarde se entero de lo que era un molino.
Se acordaba de todo lo que le convenia y le interesaba, asi fue camino a su adolescencia.

Isabel Vega castigada por no prestar atencion y hablar en clase! Al pasillo!
Ahi si se puso la cosa muy dificil. Ya no era la pequeHa desparpajo que habia sido, era una jovencita descarada y rebelde ante toda autoridad.
Sus padres estaban preocupados, no sabian que pasaba, la habian mandado a repaso particular y nada,luego al medico y este decia que estaba muy sana, asi que, la mandaron al psicologo infantil. Tampoco llego a ninguna conclusion aquella joven y simpatica doctora. Sabia que querian sonsacarle sus secretos.
Isabel hizo la comunion a los diez aHos, estuvo un aHo antes yendo a catequesis, clases de Biblia, los niHos eran casi todos muy traviesos y la profesora muy buena y simpatica. Le gustaba ir alli. Al final cuando tenian que confesarse antes de hacer la comunion, el cura llego tarde y entre prisas les dijo que no los iba a confesar, que ya estaban mas que confesados en la catequesis. Asi que ya no tendria que contar a nadie sus secretos mas intimos.
Aquel fue un gran alivio para ella.
Pero ya con catorce aHos habian pasado mas cosas.
Su vida era demasiado aburrida en la ciudad,carecia de substancia, nada le era util o interesante.
Leia muy bien y mucho. Se comia los libros. Incluso libros ya para dultos. Uno de sus preferidos era Moby Dick o cualquier libro de Julio Verne la entusiasmaba. Leia muy rapido, en un par de dias se leia un libro entero.
Se habia vuelto hacia adentro, porque no la dejaban salir afuera de si misma.
No tenia amigos, solo le quedaba una medio amiga que hablaba con todos, hasta con los malos de la clase.
Asi descubrio que no eran malos porque si, los demas los haian malos, misteriosos, desconocidos, y estos solian responder con travesuras y gamberradas,para llamar la atencion y sentirse importantes y especiales, o para hacer gracia simplemente hacer reir a los demas. Eran niHos que se habian criado practicamente en la calle, en los parques del barrio. Alguna vez se escapo para ir a ver como cazaban murcielagos bajo las farolas, con redes para mariposas.
Por aquella epoca tuvo el siguiente sueHo revelador. Si bien habia tenido otros sueHos, este fue el que quizas mas pistas le diera,y del que mejor se acordaba.
Veia dos mujeres, una joven y otra mayor. Vestidas con algun traje de invierno,tipico de algun lugar, unas gruesas mantillas en la cabeza, marrones y a cuadritos blancos y negros. Luego unas blusas de algodon blancas cubiertas por gruesas chaquetillas de manga larga ajustadas hasta la cintura. Encima aun mas gruesos chaquetones de piel no demasiado largos, tambien marrones, como las faldas largas y gruesas que llevaban atadas a la cintura. Las botas altas, negras de piel y con cordones redondos encerados.
Llevaban cestas colgadas de sus brazos, las manos cojidas como en una plegaria a Dios, apoyadas en el vientre, por el cansancio de las horas de frio esperando.
Luego iban a lo que parecia ser un angar, alli un avion de color verde, gigante, con sus fauces abiertas, engullia desde una abertura lateral la masa de personas, una multitud.
Unos soldados parecian en su viaje, seleccionar los que irian y los que no, no era lo que le habia parecido al principio. Cruzaron unas palabras con el soldado. Sintio un gran alivio cuando todos estaban ya dentro, bien ordenaditos y las compuertas se cerraban, el soldado viajo todo el camino de pie junto a las dos mujeres.
Al llegar a su destino las gentes de fueron cada una por su lado y las dos mujeres parecian estar solas.
Iban al mercado con sus cestas. El mercado era un recinto cubierto, habian distintos establecimientos, pero ellas se dirigieron hacia uno en concreto. Alli vendian carne. Cuando estuvo mirando un momento el mostrador, mientras la tendera atendia a la mujer de mas edad,se fijo en los pedazos de carne, que parecian ser partes del cuerpo humano, como las que habia estudiado en el colegio, corazones, higados, luego costillas de torsos humanos, muslos, y alzando la vista, podia ver colgadas en ganchos de una barra de aluminio, piernas y brazos humanos.
No sintio horror ni nada, nisiquiera asco, le parecio todo muy normal y que era como debia ser. Pero cuando intentaba investigar mas, visualmente y vio una mosca en la carne cruda, se desperto.

Los aHos y la vida, ya despues de todo aquello, la habian ido cambiando demasiado.
Al final acabo metida estudiando por los pelos artes y oficios, y alli conocio al que seria mas tarde su marido.
El hijo de unos inmigrantes checoslovacos.
Le divertia su acento extranjero y admiraba la fluidez con la que el podia hablar muchos idiomas. Tenia unas manos grandes y fuertes, el aprendia el oficio de herrero. Ella estaba en otra seccion de la escuela, estaba aprendiendo a modelar complementando sus clases de dibujo.
Poco antes de terminar sus estudios, fue un duro golpe para sus padres saber que su hija se habia hechado un novio extranjero, medio ruso y que podia ser hasta comunista. Con lo catolicos y creyentes que eran ellos, que vergenza para la familia! y tan jovencita, eso no podia ser! Hecharia a perder su vida.
Al poco tiempo supo que estaba embarazada de su novio Bohumir.
Y asi fue como se fueron a vivir juntos al terminar los estudios y cumplir la mayoria de edad.
Luego de nacer la pequeHa Helena, la vida era mas facil para Isabel, podia volver a su mundo infantil, jugar con la bebe o cocinar para el que ya era su marido.

Cuando la pequeHa tenia unos cinco aHitos, y decidieron que tenian suficiente dinero ahorrado, se fueron al pais de su marido a conocer a los bisabuelos de la pequeHa Helena, a pasar un par de semanas, vacaciones merecidas.
Que lugar tan bello era aquel! Las blancas casitas de madera y adobe, de una planta, decoradas con pinturas coloreadas de flores y frutas en sus fachadas, los arboles frutales y las viHas, los campos de maiz y de cereales.
Y que comidas tan ricas y frescas, que gentes tan alegres y sencillas.
Era tan bonito todo aquello, Isabel luego no queria irse, les habia cogido cariHo hasta a las gallinas de los abuelos.
Y la pequeHa habia hecho amistad con un primito suyo de mofletes sonrosados, ojos claros y pelo como el trigo.
Lo bien que se lo habian pasado corriendo desnudos por el patio, el huerto lleno de tomates y de bayas dulces y acidas, de hojas de menta y de flores gigantes, coloridas y hermosas que jamas habia visto en la ciudad.
Que preciosa era alli la vida, incluso el tiempo pasaba de otra manera, la persona pensaba distinto y tenia oportunidad de meditar, mientras sacaba malas hierbas o recogia frutos, o ayudaba a encender el fuego de la vieja cocina de leHa, para hacer dulces tartas que jamas antes habia probado. Era todo tan distinto a sus vidas fuera de aquel pequeHo pais extranjero!
Isabel queria volver, intentar quedarse alli por la niHa, incluso habian discutido a medias con Bohumir antes de marcharse aquel dia.
El ultimo dia. Se despidieron hasta del gato, los abuelos lloraronentre abrazos y muestras de cariHo y la pequeHa Helena pillo rabieta que su padre se la tuvo que llevar en volandas hasta el coche, era bien temprano, no querian perder la luz del dia, el viaje seria de unos dias y en las noches pararian a dormir en las estaciones de servicio de la autopista.
Pero antes de salir del pueblo se permitirian el lujo de comprar unos panecillos tiernos y unos bollos rellenos de mermelada de ciruela. Bajaron todos del coche, la pequeHa empezo a llorar y su madre la desato de su sillon de seguridad, pensando en acercarse al escaparate de la panaderia y luego contentarla con el dulce, para acomodarla luego en el auto. La pequeHa al verse libre salio corriendo en direccion a una zona ajardinada delante de la panaderia, corrio unos cincuenta metros y luego se paro de repente frente a tres pinos. Isabel llego junto a su hija y la cojio en brazos enfadada, reprendiendola, cuando se fijo que delante de ellas habia una lapida de marmol blanco.
Era el recordatorio funebre de un soldado desaparecido muerto en combate en la Guerra Civil EspaHola, jamas se hallo su cuerpo, pero en el pueblo lo recordaban aun de esta forma. Habia muerto y desaparecido en la ciudad donde Isabel habia nacido, pero cuarenta aHos antes. Bohumir se habia acercado con el coche hasta la acera de enfrente, que haceis aqui tan lejos, pensaba que no queriamos entretenernos, y vosotras de paseo haciendo turismo por ahi.
Subieron al coche.
Fue el segundo viaje mas largo en la vida de Isabel,mas largo aun seria el de vuelta a aquel pais extranjero, que guardaba tantos secretos compartidos con ella. AHos mas tarde volveria, para no regresar mas a EspaHa.
Muchos aHos soHo con los verdes bosques bordeando el rio, y las viHas, y los campos de maiz...Para cumplir su sueHo de volver a verlos, de volver a casa, a su hogar...



Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Janaantosova