Vieja Guardia: Capitulo 1.

El inicio

Grandes historias se cuentan todos los días. Grandes historias van formándose día con día.

Una de esas grandiosas historias que vale la pena contar, se formó en esos días poco después de terminada la copa mundial FIFA 2018. Mi trabajo como periodista deportivo me ha brindado la oportunidad de codearme con la élite del futbol mundial, y gracias a ello, se me ha permitido hablar sobre aquél fabuloso acontecimiento que propició el inicio de un nuevo capítulo de la historia del fútbol. La libertad que se me ha brindado está también aunada a una gran responsabilidad, no debo faltar a la verdad y explicar los pormenores y detalles por los que los protagonistas de ésta aventura tuvieron que pasar para poder formar, día a día, una extraordinaria historia.
Me disculpo de antemano si por alguna razón omito o agrego algo que pudiera llegar a ser inexacto, mi intención es llevar ésta historia lo más acorde con la verdad posible, de igual manera confieso que para éste trabajo, por vez primera, me convertí en mitad periodista y mitad fan. Gracias por todo.
Fer Soto.


En agosto del año 2018, a sólo unas semanas de terminada la copa del mundo, al ex astro italiano Andrea Pirlo lo visitaba la nostalgia y recordaba con anhelo épocas brillantes en su vida profesional. Añoraba los enormes coliseos que rodeaban y siguen rodeando una gran mesa de billar de césped, a veces sintético a veces natural; extrañaba a los fanáticos alentando o puteando al equipo, dependiendo del rendimiento. Extrañaba los entrenamientos, los viajes en el bus hacia el estadio, los interminables uniformes nuevos que siempre olían a frescura, el pitido inicial de un juego.
Suspiraba y suspiraba. Y así el tiempo pasó y llegó diciembre. Y con diciembre llegó la invitación para otorgar el balón de oro al jugador elegido. La gala fue en París, en un teatro reconocido. Se encontró rodeado de un gran número de celebridades y personalidades del futbol mundial, saludó a viejos y nuevas figuras.
Entre todo el alboroto y ceremonia, habló más tranquilamente con un antiguo del fútbol italiano: Javier Zanetti. Se habló de todo en esa conversación, familia, amigos, exdirigentes, nuevos dirigentes. El tiempo apremiaba así que se despidieron, no sin antes acordar reunirse en unos días.
A los días, Zanetti telefoneó a Pirlo, y le contó que a la cena también asistiría Philip Lahm, ex astro de la selección alemana y ex Bayern Munchen. Se habían conocido en una fundación para niños sin hogar en Italia, donde Lahm había sido invitado como embajador. Pirlo aceptó y la fecha del encuentro quedó agendada para el 22 de diciembre.
En la cena, rememoraron encuentros pasados cuando Javier (Inter de Milán) se enfrentaba a Pirlo (Milán o Juventus), o cuando las competiciones europeas (Champions league) hacían posible toparse con el Bayern de Munich.
Después de hablar de las historias que el trío compartía, un silencio anhelante se hizo presente y se encontraron viendo el vacío. Pensaban en que tal vez en tal partido pudieron haberse echado más a la defensiva, pensaban en que tal vez si su movimiento hubiera sido otro el balón hubiera entrado, si no hicieron mal en ir por ese balón que al final perdieron y resultó la jugada en lesión.
El silencio se interrumpió por el timbre de una llamada entrante al celular de Zanetti. Lahm y Pirlo se distrajeron con sus propios móviles. La reacción de Zanetti al atender y preguntar quién hablaba y al escuchar la respuesta lo contrarió visiblemente. Se quedó callado unos minutos escuchando a su interlocutor. Sus colegas de retiro no habían captado su rostro de perplejidad. De pronto Zanetti puso su mano en la bocina y les dijo: "Habla Carles Puyol".
Obviamente lo conocían. Tanto en la cancha como fuera de ella, era la leyenda en la defensa central del equipo catalán del Barcelona como de la selección española, también retirado hacía no tantos años. Quería hablar con ellos; y siguiendo sus instrucciones, Zanetti colocó el móvil en la mesa con el altavoz encendido.
"Buenos días, o tardes caballeros, realmente no se qué horas son allá, hablo desde Brasil y aquí es apenas medio día. Me enteré por sus ex agentes que tendrían una reunión hoy y he decidido comunicarme con ustedes para platicarles sobre un proyecto en el que creo que estarán interesados. Mi compañero y entusiasta en este proyecto es Roberto Carlos, el ex Real Madrid. No sé si les ha pasado últimamente amigos, pero, ¿no extrañan jugar al fútbol?".

18 / diciembre / 2017

Etiquetas:

Mas de Jaquez