Azar

No hay cota de improbabilidad a la que no pueda llegar el azar si dispone de tiempo: ejemplo de ello es la vida

Etiquetas:

Lo recomiendan

Más de Javiersanz