Sueño: Llavero //// J

Perdón me susurra y le dice al resto que se tiene que ir y D la acompaña a abrirle la puerta.

Ahora el ambiente se volvió medio incómodo, quizá porque no me despedí ni volví a hacer contacto con mi ex novia, tan habilidosa en el campo de las relaciones humanas que rompió conmigo susurrándolo en frente de mis amigos. Abro mi mochila, saco la ketamina y hago una línea, sin ni siquiera esperar a que se vaya. El silencio incómodo sigue.

¿Estás bien? Me pregunta J, ella siempre se preocupó por mí, me cae bien, no por el hecho de que esté buena, a veces siento que si hubiera nacido con concha hubiera salido igual a ella.

Levanto mi cara de la droga, actuando Si si, todo bien Le respondo fingiendo una sonrisa.

Mi otro ex y su novio me miran, preocupados, a decir verdad, todos me están mirando así, no me gusta, mentira, me encanta la atención, sobre todo si se preocupan por mí y demuestran que les importo (casi me pongo a llorar cuando mis amigas me trajeron un chocolate de Bariloche, sigo teniendo la caja en algún lado de mi mochila), pero ahora no estoy de humor para eso. Les digo que tengo sueño y que me voy a mi casa, a pesar de que solo sean las 2. Me despido de todos individualmente, y a J le doy un llavero en forma de gato que había encontrado en una feria en plaza Francia, dice que le gusta, y aunque mi primer instinto es pensar que miente pero al final le creo, eso o actúa espectacularmente bien.
Pienso en ella mientras camino por Las Heras, me cae bien, siempre estoy recomendando sus servicios como maquilladora a cualquiera que lo necesite, dudo que lo usen igual. Le queda bien el pelo corto, le queda bien todo en realidad, no sé cuánto tenemos en común, a veces pensamos de forma similar, muy minitas para ser hippies y muy hippies para ser minitas. Aunque ella sabe sonreír mejor que yo, mostrando los dientes y todo.
J tiene novio, obviamente, igual nunca intentaría nada con ella, es un año mayor que yo, ¿Cuánta gente conocés en una buena relación donde el hombre sea el más joven? Cuando estábamos en cuarto año la gente pensaba que yo le daba, eso era en parte verdad pero también era más que me caía extremadamente bien, cosa que me puso aún más triste cuando mi ex se puso con su nuevo novio se empezaron a juntar todos sin mí. Obvio en el tiempo que él y yo estábamos juntos ya graduados de la secundaria no escuchamos un carajo de ella y cuando rompemos aparece......... Obviamente es solo una coincidencia enferma y me da miedo organizar una juntada por el simple hecho de que me da miedo que todos acepten ir con la intención de cancelar luego (o peor, cancelar al principio), por eso la quiero igual que siempre y le compré el puto llavero.

Lo único que quiero hacer ahora es salir vestida de mina, irme a un bar gay y chupársela a treinta tipos a la vez. Cuando hablo de vestirme de mina no hablo del trava adicto al crack que ves en constitución a las 3 de la madrugada, hablo de vestirme bien, una camisa blanca semi transparente, jeans, chocker, anillos, brazaletes, lentes de contacto (con mi peinado actual no me sale el look de nerd sexy de anteojos con marco). Ya sabés, linda, el tipo de lindura que no te dejan hacer solo por tener pija. Pero eso cuesta guita, y yo gasto la mía en putas y taxis.

Quiero escuchar Frank Ocean mientras camino por Las Heras, pero mis únicos auriculares son esos deportivos que van alrededor de tu cuello y son re difíciles de guardar en verano Y soy demasiado maricón y tendría miedo de que me roben a la noche, por eso cada vez que salgo con amigos siempre tengo que estar alerta. Encuentro un taxi, me subo, me lleva a mi casa y me voy a dormir rápidamente.



Siempre con miedo de que me lastimen.

18 / diciembre / 2017

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Jazminvez

Etiquetas:

relato cuento depresion sentimiento angustia tristeza