En Búsqueda Del Conocimiento Absoluto y la Verdad

La tan anhelada gloria que desea nuestro corazón, mente y espíritu. Y no hablo de sólo información sobre el mundo físico en general, como podrían ser las matemáticas, la física, la biología, la geografía, la oceanografía… Todas ciencias supremamente importantes y partes indispensables del saber humano. Pero que aun, no comprenden todos los misterios de la humanidad.

Hablo de una ciencia que desafortunadamente no se enseña en los colegios y universidades Que rara vez se enseña en los hogares hoy en día. Una de la que rara vez se habla o se discute. Una de la que creemos a veces estar aprendiendo, pero la cruda realidad es que nos estamos alejando más. Que se intenta enseñar por medio de las religiones, pero se torna en fanatismo y se tergiversa la esencia. La ciencia de la autoayuda, la del auto aprendizaje, la del auto didactismo. Que poseemos desde el momento de nuestro nacimiento, por ser resultado de la chispa divina de Dios. La ciencia de la eternidad, de la sabiduría. La ciencia oculta, secreta, misteriosa, enigmática, mágica. La ciencia que no es, hablar con los muertos, predecir el futuro, leer las cartas, hacer regresiones, ver espíritus. La ciencia de la pasión, del sexo, del amor conyugal, de la atracción, de la felicidad, de la magia… Una ciencia que nos conduce al “Conocimiento Absoluto”.

Una que está relacionada de cierta manera con todas ellas, pero sin embargo sigue siendo una síntesis superior de TODO. La verdadera ciencia que vinimos a aprender o más bien a recordar, porque es algo que tenemos innato, pero por desgracia, hemos descuidado y olvidado, al no haber obtenido una respuesta inmediata y lógica que nuestra mente –afectada por la de los demás -- necesita para aceptarla dentro de “nuestro sistema de creencias”. Se ha preferido olvidar e ignorar como no si nunca hubiera existido. Porque es más fácil dejarla en el olvido, que admitir que es tan ENORME que no la podemos contener ni poseer por la fuerza. Y solo sigue sus propias reglas. Es libre.

En apariencia inalcanzable, “inenseñable”, “inaprendible”, inexplicable. Pero una vez que se consigue, parece lo más sencillo del mundo y nos damos cuenta que estaba siempre “allí” en lo que nosotros llamamos “conciencia” pero rara vez escuchamos; o “allᔠen todo que nos rodea. “Cuando se encuentra la solución a un problema, este parece de una sencillez aterradora”.

La ciencia de Dios o la ciencia que lo engloba todo, no se explica mediante la lógica, ni fórmulas, teoremas, postulados u experimentos. La ciencia de Dios se tiene que vivir, para aprenderla. O más bien recordarla. Ya que en un principio todas la conocíamos, la tenemos dentro de nosotros. Solo falta sacarla de allí y darle uso. La teoría suena sencilla. Pero es en la práctica que tenemos que concentrarnos. Aunque, conociendo la teoría es un avance de por sí solo. Una vez que recordemos todo lo que debamos recordar, llegará por si solo el “Conocimiento absoluto y la Verdad”.

Primero cultivemos ésta Ciencia y luego tendremos a nuestro alcance El Conocimiento y las respuestas a nuestros interrogantes. Porque el conocimiento se busca, para saciar la duda. “Nunca dejes de tener dudas; cuando las dudas dejan de existir es porque paraste tu caminata”.

“Cuando el alumno está preparado, aparece el maestro”. Todo depende de nosotros. Somos nuestros propios maestros. Nosotros somos libres de recibir o desechar las “coincidencias” que nos ofrece Dios para nuestro crecimiento personal y espiritual. Solo somos nosotros los que podemos recorrer el camino, nadie nos puede llevar a cuestas. Somos nosotros los únicos que podemos escoger a nuestro Maestro GUÍA ideal porque conoceremos muchas personas que nos quieren enseñar algo; no todos querrán ayudarnos, muchos nos desviarán del camino, pero Dios los puso allí para probar nuestra fe y nuestro valor; por eso debemos amar a nuestros enemigos, sin ellos, en nuestra búsqueda no tendríamos dudas y siempre continuaríamos hacia adelante como zombis por cualquier camino que se nos ofrezca. Todo sería demasiado fácil. Ellos siempre andan probando nuestra valía y el filo de nuestra espada. Nos prueban constantemente a ver si estamos preparados. Y Por ello debemos darle gracias a Dios por los obstáculos. Somos nosotros los que al final escogemos que deseamos aprender de cada “maestro” que surja. La decisión final siempre la tenemos nosotros.

La mayoría del camino lo recorremos “solos”. Solos completamente no. Jamás estamos solos. Dios mora en nuestro interior. Pero está en nosotros si queremos aprovechar esa potencialidad o mandarla a dormir en el fondo de nuestro espíritu.

Para obtener el conocimiento más elevado. Primero debemos aprender una ciencia que viene antes de él pero está íntimamente relacionada. La “Ciencia del Amor” es ésta. Se podrían ejemplificar de la siguiente manera: La Ciencia del amor, simbolizaría a la mujer. “Dios fue mujer antes de ser hombre”.

El conocimiento simbolizaría al hombre –. La unión de la Ciencia, El conocimiento y la conciencia – que viene de la mano de los 2 primeros- de todo lo que nos rodea conformaría al “Conocimiento Absoluto”

El Conocimiento que estamos buscando continuamente. Se encuentra en todos los sitios, siempre delante de nosotros y a nuestro alcance-. Tanto el conocimiento, como la ciencia del amor pueden ser aprendidos tanto por hombres como mujeres. Simplemente a las mujeres se les facilitará un poco más ésta Ciencia y a los hombres un poco más el Conocimiento.

Cada uno debe aprender del otro. Todos tenemos una parte masculina y femenina dentro de nosotros. Naturalmente cada cual desarrolla un poco más el que esté acorde con su sexualidad, pero siempre quedará un pequeño vacío que tendrá que ser llenado por la energía opuesta. Los polos opuestos. El yin y el yang. Por eso la necesidad de sentirnos rodeados de esa “Otra energía”.

¡Pero tengan mucho cuidado! No podemos ni debemos intentar “poseer” esa energía ajena a nosotros. No debemos apegarnos a ella. Debemos aprenderla y cultivarla, pero jamás encapsularla. No podemos dejar que se produzca una adicción de energía opuesta. Sucede que si dejamos que esto suceda, estamos desconectándonos de la energía que nos alimenta siempre, la de DIOS. Y por lo tanto nos estancamos en nuestro camino evolutivo. Muchos se han detenido porque se vuelven dependientes de esa otra energía y olvidan la de Dios. Esto no nos debería pasar a nosotros que ya sabemos al menos.

La mayoría de las veces solo podemos aprender esa otra mitad de la energía, conociendo a nuestra “Otra parte”, “Alma gemela” o como la quieran llamar. Es una de las pocas maneras que nos ofreció Dios para completar al ser perfecto.

Pero claro, no es la única, porque Dios no puede dejar de privar a los que por X razón les haya sido imposible localizarla; y también los que no se decidan a encontrarla y simplemente se conformen con una pareja normal; o los que no necesiten encontrarla porque prefieren aprender solos. Aprendiendo del sexo opuesto que nos rodea siempre en cada momento puede ser un camino intermedio y un tanto más simple para la mayoría de las personas. El aislamiento por lo tanto es el más difícil de los 3; pero de todos modos muy efectivo, ya que muchos maestros espirituales lo han aplicado en sus vidas. Encontrar a nuestra “Otra mitad” por lo tanto sería lo más ideal para aprender de las 3 maneras. Ya que “ésa Parte” es el maestro idóneo para nosotros. Cada quien que escoja su propio camino. Libre albedrío para todos los hijos de Dios.

Estas energías separadas son fuertes. Pero unidas son invencibles. Cada uno necesita parte del otro para formar un ser completo.

La ciencia, del amor. Aunque suene irónico. Se enseña en todas partes. Pero no es una materia que podamos escoger en un instituto o un trabajo en específico creado por la sociedad.

Está en todos lados y en todos los rincones del mundo. La desgarramos y la empleamos constantemente. Cada quien a su modo. Cada quien con sus posibilidades. Cada quien con su sudor, perseverancia, esfuerzo y fe. Cada quien con sus creencias, con sus “ojos” y con sus dones. Sobre todo, con éstos últimos. Es la manera más pura de utilizarla, para alegrar tanto a la humanidad como al propio Creador.

Con los dones expresamos nuestro amor y gratitud por todo. Por la creación, por la vida, por la muerte, por la naturaleza, por los animales, por nuestra conciencia, por las oportunidades, por la imaginación, por la mente, por el espíritu, por la fe, por la convicción, y por poder ser capaces de sentir amor. No solo por nuestra pareja física, no por la belleza aparente, efímera; no por la sexualidad y el placer, no por la vanidad o el ego.

No, un amor puro y bello por TODO. “Ama al prójimo, como a ti mismo”. Emplea tus dones para ello. Son la manera más directa y con más merito para comulgar con Dios. Utiliza tu sabiduría y tu amor a tu manera “El que no tiene una espada que venda su capa y compre una”

Ámalos a todos tus hermanos por igual dice Dios. Ama a: Napoleón, a Hitler, a Osama, a Bush, a los que destruyen el mundo sin saber que hacen, a los que quitan la vida a los demás, a los que destruyen especies animales y a los que creen que los aman pero se los comen en un almuerzo; a los que lanzan sus desechos contra la naturaleza, a los que intentan engañar a la gente, a los que intentan recibir un poco de atención, a los que intentan sentir poder y gloria, a los que interrumpen la leyenda personal de alguien por producto de su egoismo, a los que asechan contra la vida, a los que se alcoholizan para olvidar, a los que se drogan para sentir, a los que roban para tener, a los que trabajan para su único bolsillo y su único beneficio, a los que se les olvida la esencia de la vida y solo “existen”, a los que miran la belleza del mundo sin apreciarla, a los que se les olvidó por la edad lo que vinieron a hacer a este mundo, a los que creen que no han tenido ni la más mínima oportunidad de progresar, a los que intentan poseer para sí solos el amor; a los que intentan poseer para sí el espíritu de otro ser, su ideal, su alegría, su sentimiento; a los que se apegan a sus rutinas y “lujos” en esta vida, a los que temen a la muerte, a los que modifican las creencias de los demás y los arrastran a la suya; a los que confunden la “magnesia” con la “gimnasia” de la vida y por lo tanto viven en la ignorancia de creer que hacen lo correcto.

Como dijo Jesucristo. “Padre, perdónalos y ámalos porque ellos no saben lo que hacen”

Nuestra tarea no es juzgar. Es amar y conocer. Es experimentar, es vivir. Es encontrar la Verdad de nuestra existencia. La Verdad y la razón de nuestra vida. Una vez que poseemos el Conocimiento Absoluto, la Verdad se abre ante nosotros como un abanico. Porque la hemos merecido. Hemos luchado por ella. Hemos atravesado innumerables batallas. Hemos aceptado su desafío y su honor. Por perseverar hemos triunfado y por lo tanto merecemos saber la verdad, parte de ella por los momentos.

Como es simplemente una parte, no nos debemos apegar a ella. “Ni siquiera a lo correcto nos debemos apegar”, ya que si lo hacemos estaríamos procediendo erradamente. Debemos estar abiertos a las experiencias que nos aporte la vida. Pero que sólo ofrece Dios. Si en verdad procede de él lo sabremos.

La obra de Dios se manifiesta a través de nuestro corazón,- recordemos cómo lo escuchábamos antes- , nuestros verdaderos sentimientos., nuestra conciencia y espíritu. Cuando estamos acostumbrados a ello, es fácil de reconocer nuevas Verdades.

¿Por qué no debemos apegarnos a la Verdad? Si sabemos cuál es, y sabemos que no estamos errados – “Nada es del todo errado, solo lo enfocamos a otras cosas y carece de significado allí donde lo utilizamos”-. ¿Por qué si, la razón de nuestra vida es conocer la Verdad superior? ¿Por qué no debemos apegarnos a la Verdad?

Por la simple razón de que la Verdad de Dios es infinita, y no la podemos contener. No, por lo menos en nuestro estado actual. La ganaremos cuando seamos una parte íntegra de él y nos fundamos en el TODO de la creación. Somos partes de él, pero andamos distanciados y muchos sin querer regresar.

Me lo imagino siempre como si existiera un IMÁN inconmensurable en el centro del Universo; ese sería Dios. Y nosotros tenemos uno pequeño incrustado en nuestro espíritu. Que se hace cada más potente conforme seguimos evolucionando y por lo tanto se produce una mayor fuerza de atracción hacia el PRINCIPAL.

Hasta que aprendamos la verdad absoluta, o como dicen los proverbios antiguos, llegar al “cielo absoluto”, podremos asimilar e incorporar todas las Verdades de la existencia.

Hasta ello, solo asimilemos una Verdad a la vez, porque cuando la logremos incorporar, vendrá una siguiente y luego otra y otra y otra. No sabemos cuántas. Sólo sabemos que cada una es acorde y está disponible a los que se encuentren preparados. Por lo tanto no podremos asimilar todas estas verdades en nuestro estado actual de PUREZA. Necesitamos progresar. Alcanzar la primera cima y luego prepararnos para las siguientes.

Parece un proceso muy largo. Pero lo maravilloso es que, una vez que agarramos el rumbo, ya nada nos puede desviar. Y al alcanzar alguna de las verdades, aunque sea la primera. No olvidaremos ya nuestro verdadero destino y seguiremos sin olvidar lo que hemos progresado.
Así que no te apegues a la primera Verdad. Conócela, aplícala y haz lo mejor que puedas en todo el tiempo que te regala Dios para que cumplas el trayecto. Enséñala y difúndela, pero no te cierres a Dios. Tal vez, es solo una pequeña parte de la primera verdad, solo Dios lo sabe. Por eso no podemos pensar nunca que lo sabemos todo. “Los hombres que se creen sabios, son indecisos a la hora de mandar y rebeldes a la hora de servir”.

De lo que si podemos estar seguros es que para alcanzar nuestra primera Verdad, deberemos tener “conciencia, conocimiento y amor de todo lo que nos rodea”. Luego vendrán la siguientes verdades que irán surgiendo conforme estemos preparados.

Trabajemos siempre en ello. “Siempre corta leña y trae agua”. Incluso hasta los avatares vienen a purificarse haciendo eso. A servir y seguir pastoreando ovejas hacia la primera Verdad. Para que una vez que lleguen, se sumen a la tarea de seguir ayudando al PLAN de DIOS. Hasta que no llegue el último de sus hijos a su encuentro el juego de la CREACIÓN seguirá existiendo.

Retomando un poco La Ciencia del Amor. Ésta nos prepara para avanzar y cumplir éste recorrido, solo éste. Ya que el amor que se experimenta en las siguientes verdades debe ser de una pureza cegadora. Un camino a la vez. “No te impacientes, come a la hora de comer y camina a la hora de caminar”.

El Conocimiento se aprende después de conocer la Ciencia del Amor, se encuentra en todos lados a su vez, pero tenemos que asimilar primero el verdadero amor por todo. El conocimiento está en el día a día, cuando hablamos con alguien, cuando cambiamos de “escenario” y nos dirigimos a una reunión, diligencia, trabajo; está cuando tomamos una decisión y se produce un efecto, está presente en cada segundo de nuestra existencia. Pero a diferencia del amor, se manifiesta a través de una enseñanza. Cada cosa nos trae una enseñanza poderosa. Hasta nuestros enemigos nos ayudan en el camino. Solo tenemos que analizar a fondo, cada situación y pensamiento que nos viene. Las enseñanzas siempre están ahí, pero si las queremos captar con totalidad primero debemos hacer y tratar a todo lo que nos rodea con amor. Si estamos en paz y armonía será más fácil de obtener cada aprendizaje provechoso en cada situación, podremos escuchar, ver, palpar, degustar y oír las enseñanzas de la vida más claramente.

Si estamos viviendo un tipo de situación en específico, es porque muchas cosas nos hacían falta por aprender. No debemos sentir envidia a quien al parecer “tenga mejores oportunidades en la vida”, esto es una falsedad, una ilusión. Cada quien debe aprender del camino que Dios le ha diseñado si quiere llegar a la meta. Todos tenemos las mismas oportunidades

Así que continuemos con el Amor…

El Amor se puede manifestar de dos maneras. Errada y correctamente.
Errada cuando se intenta poseer para sí mismo y correcta cuando se comparte con los demás. Por eso Dios nos dio nuestras principales herramientas. Así como un carpintero, un mecánico, un matemático, un médico necesita sus “instrumentos” Dios nos provee a cada uno, con uno único y diferente. Estos son nuestros “DONES”. Dones que si los enfocamos adecuadamente, podemos ayudar y alegrar a los demás. Además de tanto difundir el Amor y el Conocimiento.

Muestras de dones, pueden ser: la composición de John Williams, la música de Michael Jackson; Las sinfonías de Beethoven y Mozart, El arte de Da Vinci y Miguel Ángel, la sabiduría de Platón, el uso de las matemáticas por Pitágoras y Aristóteles, los libros de Paulo Coelho y Harry Potter; OSHO, Buda, Jesús, Krishna, Krisnamurti, Sai Baba y de todos los maestros espirituales; los visionarios que quieren siempre un mundo mejor, los cineastas, los guionistas, los actores.

Cualquier persona que no se deje el Amor y el Conocimiento para sí mismo, e intente aportar algo a la humanidad estará en comunión con Dios. Cada uno tiene su propio DON, y no todos serán cantantes o escritores igual de famosos –claro, existirán, como en todo, los cantantes que anden desviados de la obra de Dios. Debemos identificarlos e ignorarlos a tiempo- , pero todos a su vez contribuyen con la obra del creador. Un DON es un DON. “Un árbol por ser distinto de otro, no deja de ser bello a su manera”.

No sólo es una muestra de amor emplear tus dones. Cualquier trabajado desinteresado que se haga por el bien común tiene el mismo mérito a los Ojos de Dios. No veamos solo la grandeza, en las cosas que resultan aparentemente “maravillosas” a la vista, apreciemos a los anónimos que no publican su trabajo y que nunca son reconocidos públicamente. Apreciemos a los, trabajadores incansables que solo buscan el bienestar de los demás y no quieren llevarse todo el crédito por las cosas. Siempre trabajando, siempre sirviendo por amor.

La Ciencia del Amor, se encuentra en todas partes como he repetido reiteradas veces. Esta ciencia se conoce y a la vez no se conoce. La ciencia que muchos profesamos y desempeñamos sin saberlo. La ciencia que otros destruyen sin conciencia –“El que destruye el amor, está obligado a construir”. Dice Paulo Coelho en uno de sus escritos: “Finalmente no seremos juzgados por nuestras culpas, pecados, equivocaciones y faltas. Seremos realmente juzgados por el amor que dejemos de ofrecer. Por el amor que encapsulemos y poseamos. Esto, si alerta a Dios. Su misericordia nos perdona las faltas, porque nos ve como a niños pequeños y así son los niños, inocentes e ignorantes. Pero un amor del que tengamos conciencia e intentemos reprimir, es como atentar contra él. Es una prueba de que nunca lo conocimos, de que él nos amo y nosotros no lo apreciamos, de que uno de sus hijos murió en vano en la cruz para liberar al mundo de la oscuridad. Su acto de amor fue olvidado.”

Profesemos amor a todo. A TODO. Todas las cosas merecen su oportunidad de ser amadas, no somos nadie para juzgar y escoger a quien debemos ofrecer nuestro amor. Solo somos unos simples servidores que trabajan en silencio y siguen evolucionando.
Dios está en todos los lugares. “Hasta un grano de arena, puede ser un puente hacia lo invisible”.

La misericordia de Dios es tanta, que el Conocimiento Absoluto y la Verdad, no es solo accesible a los que leen muchos libros, a los que meditan, a los que profesan las religiones, a los que son devotos y tienen fe de un santo, a los que dedican su vida completamente en trascender.

Están a la disposición de todos. El amor de Dios no tiene límites y no puede dejar que solo ciertos hijos trasciendan. Porque si así fuera, entonces ni los niños, ni algunos viejos, ni los que matan, ni los que roban, ni los que blasfeman, ni los ateos, ni los que están repletos de dudas, ni los que simplemente siguen una vida honrada y normal y no se percatan de que debemos trascender; ni ninguno de éstos seres podría seguir adelante.

Por eso puso una sabiduría que estuviera al alcance de todos. Y este es el AMOR. La ciencia más sencilla de aprender y a la vez la más intrincada. Una ciencia que se puede captar en 1 minuto pero para aplicarla correctamente puede pasar mucho tiempo.

Difundamos Amor, respiremos Amor, cocinemos con Amor, trabajemos con Amor, Amemos con Amor, disfrutemos con Amor, superemos los obstáculos con Amor, perdonemos con Amor, crezcamos con Amor, escribamos con Amor, cantemos con Amor, lloremos por amor, seamos Amor.

Si te fijas bien en el mundo que te rodea, muchas de las mejores películas, canciones, libros, series y creaciones se basan en Amor. El tipo de Amor que se aplicaría en dicho “escenario” donde este ejemplificado, pero al fin y al cabo Amor.

No lo apreciamos porque estamos sordos al conocimiento. No apreciamos las “causalidades” en cuanto a esta ciencia se refiere que nos da la vida. Las coincidencias dobles en la vida, JAMAS existen y si nos damos cuenta, ¿cuántas coincidencias concernientes a la energía del AMOR se nos han presentado en la vida? Pero por estar vibrando a otro nivel no somos capaces de captar, a pesar cuando esté delante de nuestras narices en cualquiera de los medios antes mencionados. Pero no nos dejemos engañar, eso sí. Él amor que más se profesa es el de pareja. Este no es el único ni el más indispensable. El verdadero amor es el que dirigimos a todas las cosas por igual. El amor hacia Dios.

La mayoría de las madres tienen gran parte del trayecto recorrido, solo con el simple hecho de Amar tanto a otro ser y poder dar hasta su vida por él. Un amor innato.

No subestimemos el amor, en cualquier faceta que se nos presente. No tratemos de poseerlo para nosotros mismos. No lo encapsulemos. El verdadero amor es libre.

Descubre tu forma de esparcir Amor y difundir el mensaje. No tengas miedo en demostrarlo, puedes estar mucha más acertado que muchos que piensan que andan cerca de la verdad. Da Amor, todo el que puedas, siempre hay Amor que brindar, así como siempre hay gratitud para ofrecer a Dios.

Ya sea barriendo hojas en el parque, creando música, siendo feliz, tratando a los demás con todo el cariño que se pueda y dándole las mismas posibilidades que a las cosas que más queramos; ayudando al enfermo, dando consejo al dudoso, alimentando al hambriento. En fin, millones de posibilidades de dar, recibir amor y de tener gratitud.
“Cuando más agradecemos, más cosas tenemos por agradecer”

Es tu oportunidad de cambiar al mundo, está en tus manos ahora. Profesemos el Amor que Cristo nos recordó. Y del que todos los Maestros Espirituales hablan. Pero sobre todo, ama a Dios. Se merece nuestra eterna gratitud por el regalo que nos otorgó.

Date cuenta y observa que todo en el mundo es Amor. Pero míralo desde el punto de vista, de alguien que es muy consciente de ello y no del que lo ve y lo escucha, pero en realidad no lo aprecia. Del que es consciente que, tiene la pureza de un bebé y la belleza de una rosa. De algo tan puro que no podemos destruir. Se consciente, y concientiza a los que te rodeen. Juntos podemos crear una cadena muy eficaz. No intentes atentar contra el Amor. Simplemente hay que dejar que salga y fluya por sí mismo.

Empieza por aprender el primer mandamiento de la ley de Dios que aun no ha sido tergiversado. “Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. ¿Casualidad? No lo creo.

Una canción que solía escuchar a través de mi madre cuando era muy pequeño y de la cual solamente me acordé hoy es:

Dios es Amor,
La Biblia lo dice,
Dios es Amor,
Juan Pablo lo repite,
Dios es amor,
búscalo y verás,
en el capítulo 4,
versículo 8,
primera de Juan,
en el capítulo 4
versículo 8
primera de Juan...

Y mira, desde niño la había escuchado, pero jamás la había internalizado. Así es el conocimiento sino lo aplicamos en nuestra vida, simplemente datos que se archivan en lo más profundo de la memoria pero mueren de ganas por salir.

Capítulo 4, versículo 8, primera de carta de Juan: “El que no ama, no ha conocido a Dios. Pues Dios es amor”.

Esta es una de mis maneras de demostrar mi Amor. El Conocimiento existe para ser enseñado de un ser a otro. La única manera de aprender es enseñar. Haz tu parte hoy.
©


Visiten mi blog. En la primera entrada les hablaré de uno de los libros que me cambió la vida. Un libro que solo llega cuando estás preparado. Y si has llegado hasta el final de la lectura. Es posible que ya lo estés. Así que disfrútalo y estúdialo.

Disculpen la extensión, pero es que continuamente me surgían y surgían ideas y tuve que reordenarlo todo y de todos modos jamás quedará perfecto y siempre le faltará algo. Es muy difícil detenerse. Él me ha movido la mano de nuevo.Estoy muy contento de haber terminado este pequeño borrador. Más adelante Dios me dirá que más necesito aportarle. Muchas gracias soy tu más humilde servidor mi señor. Hágase tu voluntad.

http://escritoresenlibertad.blogspot.com/

23 / septiembre / 2009

Etiquetas:

2 Comentarios

  • Abyssos

    Eres gran pensador... te lo habia dicho ya, podria sacar mil conclusiones de tu escrito y quiza no terminaria... me quedo con "El Amor se puede manifestar de dos maneras. Errada y correctamente."... eso me hizo pensar mucho sobre todo en lo absoluto... hay cosas tergiversadas... todo parece estar fuera de su cauce normal en estos dias... todo parece expresarse de forma erronea o errada.

    He de decir, como una opinion muy personal y sin animo de ofender ni nada por el estilo, que yo no atribuyo tantas cosas a ese "amoroso Dios" que citas en repetidas ocasiones, sin embargo respeto mucho tu pensar y sentir. Cuestion de enfoques y experiencias, solo eso.

    Un abrazo amigo, sigue escribiendo y gracias por compartir con nosotros tus creaciones... gozo de poco tiempo, pero cuando pueda, me voy una vuelta por tu blog.

    Suerte.

    23/09/09 06:09

  • Elframoso

    Has tocado un tema interesantísimo, me limito a felicitarte por haberlo hecho.
    Grande, amigo

    24/09/09 06:09

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Jesusmiguel888