TusTextos.com

Llegada Eterna

Vívidamente seguía embistiendo el corazón de Estela aquella preocupación nerviosa que había nacido en forma de corazonada, en la víspera; aunque no lo suficientemente aterradora como para evitar que estallara el ritual siempre animoso de un baño y acicalamiento precisos, certeros, que se dispuso a tomar esa mañana nítida en la que esperaría a su Amor, que venia de lejos.

Adornada en suave perfume de almendras, dirigió la mirada a través de la ventana de su recamara hacia el camino que traía a la casa antaña pero lujosa que habitaba. Un aire espeso revoloteaba por entre las flores del jardín, y el cielo parecía entristecer con cada canto ahogado de las aves, que anidaban prematuramente para que se abriera la soledad y campeara en toda la zona.

¡No quiero que llueva! le reclamó mentalmente al destino.

Entretanto, su madre y hermana habían dejado el caserón para asistir a una tertulia aburrida de sociedad, desamparando su ánimo y enmudeciendo un tanto más su temple taciturno, sin razón aparente. Las horas se inyectaban en los pensamientos de Estela como un veneno hostil que se lleva el aliento imperceptiblemente, y sabiéndose sola y melancólica, desesperó a tal punto de gritar en silencio el nombre de quien la había hecho esperar en tan pavorosa ansiedad:

Rodrigo, ¿eres tú?

Y abriendo la puerta principal de la casa, palideció al ver la tez penumbrosa del alguacil del lugar.

- Ha habido un accidente terrible en las afueras de la ciudad. Uno de los fallecidos llevaba junto a su documentación, ésta dirección y una fotografía suya. Lo siento.

La mueca fúnebre que desgarró el rostro de Estela habría espantado a la muerte misma, y el sentimiento opresor en su pecho y sienes, terminó por desplomarla en el suelo de lajas del amplio corredor.

¿Cómo se llamaba ese lugar a donde iban a parar los sentimientos fieros que atestan el alma de quien ama a quien acaba de morir?

El desmayo de su espíritu no permitió que Estela se volviese a conectar con el mundo que la rodeaba. Ella también había muerto con las palabras toscas que escuchó decir al hombre que entregaba desgracias, y todo cuanto existía para ella era esa fotografía suya que al reverso, escrito a mano, decía: "Siempre serás tú".

Transcurrieron los años y los astros y jamás hubo medico alguno que revirtiera su mutismo inducido; ya la vida no volvería a ser la misma para ella y realmente poco le importaba. Todo cuanto se le escuchaba murmurar a esa alma muerta que no terminaba de irse, por las tardes, frente a su ventana, era:

¡No quiero que llueva!

Johnny Hoyer.
Johnnyhoyer21 de junio de 2015
Archivado en:
cuento amor muerte historia

Lo recomiendan

10 Comentarios

  • Danae

    Tu precioso texto está impregnado de nostálgica lluvia.
    Siempre me han calado los textos de lluvia ...
    Por cierto, me alegra volver a verte por aquí después de tanto tiempo.
    Un abrazo grande!

    21/06/15 10:06

  • Norma

    mucha nostalgia y dramatismo.
    muy bueno
    saludos

    21/06/15 11:06

  • Johnnyhoyer

    Gracias, Danae! Encantado de encontrarte una vez más!
    Un abrazo grande!

    22/06/15 02:06

  • Johnnyhoyer

    Gracias por pasar, Norma! Saludos y un abrazo!

    22/06/15 02:06

  • Voltereta

    Un estremecimiento pone fin a tu relato, es lo que pasa cuando se oye buena música a o se leen textos que nos hacen sentir. Un aplauso para un texto que sin duda a sabido acariciar mi corazón.

    Un placer verte de nuevo por aquí, Johnnyhoyer.

    Un saludo.

    22/06/15 10:06

  • Noemimatos

    Johnny, la historia tiene un dramatismo que me entusiama y me agrada, esa llegada eterna suele pasarnos, el destino desde mi punto de vista, es un gran complice de nosotros, pero igual nosotros forjamos el destino. Esa llegada eterna pasa a menudo.

    Un beso
    -Noemi (;

    24/06/15 08:06

  • Johnnyhoyer

    Saludos, Voltereta! Un abrazo grande! Gracias por pasar! Siempre gratos tus comentarios. Saludos, Poeta!

    25/06/15 12:06

  • Johnnyhoyer

    Tienes razón, Noemi! Un beso de vuelta para ti! Gracias por dejarme tu huella!

    25/06/15 12:06

  • Romivi

    muy buena forma de relatar la historia, tus palabras me transportaron hacia la nostalgia...bien hecho

    24/07/15 03:07

  • Johnnyhoyer

    Gracias, Romi! Un abrazooo!

    13/10/16 05:10

Más de Johnnyhoyer