¡agua!

La lluvia había querido avisarme, pero quedó presa, varada en unas nubes que, cargadas de sueños líquidos, no quisieron liberar ni una gota de la dicha que todos necesitábamos. La sequía duraba ya demasiado, los labios resecos de la tierra buscaban la humedad de los besos como ansiosos amantes obstinados en saciar su sed a cualquier precio. Las aves ya no surcaban el cielo, derrotadas, vivían bajo pequeños fantasmas vegetales cada vez más famélicos. Su escaso plumaje parecía cubrir de luto sus figuras, ahora casi inertes. Todo, en fin, se había tornado árido, marchito, ajado, sin esperanzas de futuro. El agua seguía sin llegar.

17 / marzo / 2017

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Jucapega1963

Etiquetas:

dia mundial del agua