Cruda Realidad (microrrelato)


El roce le hizo sonreír de nuevo. Nunca pensó que una semana pudiera llegar a ser tan larga y desesperante. Siete días se habían convertido en una eternidad insoportable. Durante ese tiempo pudo comprobar la estupidez que había cometido al aceptar el reto que suponía el intento de sobrevivir sin él.

Poder acariciarlo otra vez, le hacía sentirse mucho mejor, notarlo cerca de su cuerpo dulcificaba su carácter, le reconciliaba con el resto de la humanidad. El simple hecho de tocarlo con sus dedos le reconfortaba tanto como el mejor de los medicamentos que pudieran administrarle.

Al fin, todo retornaba a la normalidad, a la seguridad de sumarse, de nuevo, al mundo, a su mundo. Pero, eso sí, se juró que jamás volvería a apostar con nadie que sería capaz de vivir ni un solo instante alejada del calor y la seguridad que le proporcionaba su fabuloso e imprescindible teléfono móvil.

05 / marzo / 2016

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Jucapega1963

Etiquetas:

realidad desengano dependencia